Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 3 D E DICIEMBRE D E 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 6 z a y, e n s u salón p r i n c i p a l se s i r v i ó el a l m u e r z o finalizado el c u a l l a R e a l F a m i l i a a c o m p a ñ a d a p o r el marqués, paseó p o r los j a r d i n e s y g r u t a s de l a h u e r t a a r m o n i z a dos c o n torrentes de agua y c o r o n a d o s dé alegre v e r d o r E l t r a j e c o n que aparece s u h e r m a n o don A l f o n s o le r e c o r d a b a los presentes que unos días antes le h i c i e r a n a ella y a él los vec i n o s de A n d ú j a r A ella, vestido y m a n t i l l a de muaré r o s a c o n encajes de C h a n t i l l y zapatos de raso b l a n c o p e i n a de c o n c h a fest o n e a d a de o r o y b r i l l a n t e s y aderezo del p r e c i o s o metal, c o n vistosos esmaltes. A l príncipe de A s t u r i a s t r a j e de m a j o hecho por el sastre s e v i l l a n o M a n u e l R o m á n G o r d i l l o D e aquí pasaba su recuerdo a aquella tarde cordobesa de toros, en l a que, a l a v u e l t a de l a p l a z a u n a comisión de a u t o r i d a d e s sevillanas le h i c i e r a n idénticos r e galos, c u y o r e c u e r d o h a c o n s e r v a d o en det a l l a d a descripción el c r o n i s t a del r e g i o v i a j e E l t r a j e de l a i n f a n t a- -d i c e- i g u a l a l del príncipe, se c o m p o n í a de c h u p a y c h a leco, y f a j a y a d e m á s enagua de moratín W a n c o b o r d a d a c o n c o r d ó n a z u l P r u s i a con a l a m a r e s de seda y o r o de c u a t r o pares de m e d i a s de seda, tejidas en S e v i l l a dos p a res de zapatos de raso, pañuelos y sombrer o de m a j a D o n F r a n c i s c o G á l v e z s a s t r e D M a n u e l Casaus, s o m b r e r e r o y D M a n u e l M A l t i l l o b o t i n e r o f u e r o n los p r i n c i p a l e s artesanos que t r a b a j a r o n e n estas prendas. 1 E l de l a i n f a n t a aparece en l a estampa r o m á n t i c a que a c o m p a ñ a a estas notas, y el de D A l f o n s o h a sido e v o c a d o p o r M a d r a z o en el c u a d r o que nos ocupa. C o n ellos e n t r a r o n en S e v i l l a u n o s días después, los infantes. H e aquí cómo l a i n f a n t a en el P a l a c i o d e l a C i u d a d h a r e c i b i d o después de t a n- tos años, s i n palabras que el v i e n t o m a r- I a m i g o se consolaba pensando e n l a gran orc h i t a antes p o r encanto del arte, el m e j o r questa de conciertos, que había de r e s a r c i r l a homenaje de r e c u e r d o S ó l o quiere S e v i l l a al día siguiente. L l e g ó al hotel para com r que p e r d u r e en su m e m o r i a el instante en U n a orchestrina- -media docena de p r o f e s o que, asomada a u n v e n t a n a l h o n d o y a m r e s- -l e amenizó c o n música l i g e r a el filete p l i o todo el pasado de su niñez se le v i n o de lenguado a l a C o b l a t y el buey a la m o d a a los ojos c o m o u n a i n t e n s a b a n d a d a de T o c a b a n u n a fantasía de La Tempranica alegrías. ¡menos m a l! -y le pareció ver r e d i v i v o a su v i e j o a m i g o el pobre J e r ó n i m o G i m é n e z ALEJANDRO G O L E A N T E S D E T E R A N deambulando, por entre las mesas, g a d i t a n o S e v i l l a d i c i e m b r e 1929. p i c a r o y fino inteligente y s o n o r o buen a n d a l u z i t a l i a n i z a n t e que había a p r e n d i d o en los operistas l a t e a t r a l i d a d y en B a r b i e r i l a a g i l i d a d española y s a n d u n g u e r a L u e g o MUS 1 COFOB 1 A otros a m i g o s le l l e v a r o n a l teatro. H a b í a u n a c o m p a ñ í a de v a r i e d a d e s varietés i n t e r nacionales rezaba eü p r o g r a m a en u n i d i o Lamentaciones de un filarmónico m a también i n t e r n a c i o n a l bajo el cono de su g o r r o b l a n c o e n h a r i n a d a l a faz, u n paM i filarmónico a m i g o me n a r r a b a l l o r o s o yaso h a c í a muecas r a s g u e a n d o u n a v i h u e l a y balbuciente, pero c o n g r a n profusión de otro, d i s f r a z a d o de e x c é n t r i c o estiraba y p o r m e n o r e s su minúscula odisea m u s i c a l e n c o g í a el fuelle lírico de s u armónica. M í que a él se le a n t o j a b a u n a c a t á s t r o f e H a a m i g o reconoció en l a desafinación constante bía l l e g a d o a la gran, c i u d a d anticipándose de p r i m a y bordón y en el g e m i r de g a i t a del de u n día a l a f a m o s a orquesta de c o n c i e r canto l a g u i t a r r a y el acordeón fatales de tos, á v i d o de música clásica y m o d e r n a sus c o m p a ñ e r o s de v i a j e L u e g o surgió u n a y se las prometía m u y felices porque los p r o banda de negros habaneros. B a n d u r r i a s g u i g r a m a s b a r a j a b a n los n o m b r e s de M o z a r t t a r r a s o t r a v e z a g r i a s cornetas, y el güiro y B e e t h o v e n c o n ios de R a v e l D e b u s s y y los i n s t r u m e n t o s característicos. U n a m u R i m s k y y R i c a r d o Strauss. j e r esbelta y ondulante, b l a n c o el traje, ceY a en v i a j e s u f r i ó l a p r i m e r a desazón. ñida l a c i n t u r a p o r u n a echarpe a z u l que se S u v a g ó n de l u j o e r a el último, c o n t i g u o anudaba en el centro, c o m o el cinturón de a l coche de tercera, y por l a a b i e r t a v e n t a u n a b a y a d e r a b a i l a b a u n danzón entre los n i l l a m i e n t r a s distraía los ojos en las n u g r i t o s de c u a t r o n e g r a z o s ágiles y m e m b r u bes de c a r a m e l o que fingía el crepúsculo, l l e dos. E s t a l l a b a e n r o j o la b o c a de l a b a i gaban hasta sus oídos los ecos de u n a g u i l a r i n a y los obscuros ojos b r i l l a n t e s t r a z a t a r r a v i a j e r a desafinados los mis de p r i m a b a n en el a i r e u n a linea de m a l i c i o s o s p u n y sexta, por donde no e r a n mis p r e c i s a m e n tos s u s p e n s i v o s Y era aquello u n a seudote, s i n o otras notas ajenas a l a t o n a l i d a d m ú s i c a sensual y r e l i g i o s a c o m o de f a q u i r e s que ponían u n a base i n s e g u r a u n sostén c o m o p a r a e n c a n t a r serpientes. L o s negros, inarmónico y desacorde, en t i e m p o de vals, retorciéndose, e r a n como cobras erguidas, y b a j o e! l plañir m e l i f l u o de u n acordeón. M i wm mu AI ser descubierto en el desierto, proporciona el descanso y alguna vez la salvación después de un viaje largo y penoso a través de grandes zonas inhóspitas. Asi como las frescas sombras de los árboles dan ai peregrino del mar de arena descanso y alivio, de la misma manera ta Cafiaspirina proporciona alivio y bienestar en ios dolores. Sus efectos son decisivos contra los dolores de cabeza, de muelas y de oído, neuralgia, jaqueca, contra todas las molestias periódicas de la mujer, asi como también contra otras muchas dolencias. Además, reanima y levanta las fuerzas. Representa el fin del sufrimiento. No ataca el corazón ni los ríñones.