Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 3 D E DICIEMBRE D E 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 36. La línea media, discreta y- bien las defensas. Del Valencia, Costa, Torredeflor y Arrilla, y, a ratos, Molina. L a defensa, fracasó ruidosamente. Pedret, bajo de forma. El arbitraje. -El Sr. Insausti realizó una buena labor. Algunos exaltados pidieron al arbitro, en varias ocasiones, castigos severos para el equipo blanco. Nosotros, en una tan sólo creímos que al público asistía la razón, pero, a la postre, nos convencimos de que el Sr. Insausti tiene sobre el caso criterio definido, que aplica por igual a ambos bandos, y así, es preciso acatar su decisión y darla por buena. E l partido, por lo demás, fué fácil para el juez, pues sólo en contados momentos hubo alguna dureza, no confundible con la violencia. Alineación da equipos. -El Valencia F C. formó así: Pedret; Melechón, Pasarín Salvador, Molina, Arilla; Torredeflor, Pi- colín, Silvino, Costa, Sánchez. E l Real Betis Balompié: Jesús; Tondo, Jesus ín; Regueiro, Angelillo, Adolfo; Suá- rez, Enrique, Paco León, Aranda, Manolín. Y hasta el domingo, que veremos al Sevilla contra el Sporting de Gijón. -Antonio Olmedo. E l primer encuentro en M a d r i d del campeonato de Liga. E l Athletic de M a d r i d contra el Europa de Barcelona Madrid 2, 2 tarde. Poca expectación, como era natural, ya que el partido era el primero de una larga serie invernal que desde ahora amenaza al bolsillo del aficionado. E l desarrollo del encuentro fué algo inesperado; el Europa se impuso desde. el principio, practicando un juego eficaz y positivo, cuyos resultados se vieron en dos tantos de buena factura, que creyeron bastante para apagar el entusiasmo de nuestros áthléticos, torpones y malhábiles, en la primera hora, a pesar- dé la buena voluntad que pusieron en práctica. Sin embargo, nuestros jugadores se crecieron, igualaron, y después obtuvieron el triunfo, sacando el juego de los dí as grandes, sin amilanarse ni empequeñecerse. Esquema. -Principio movido; dominio franco del Europa. Atorrullamiento athlético. Avance catalán, centro de Alcázar, remate cruzado de Cros, primer tanto. Continúa la presión; falta en la misma línea del área. Tirado el remat por Bestit, es el segundo tanto. Los blanquirrojos empiezan a reaccionar y a entenderse, incurriendo en terreno enemigo. Costa. se adelanta, burla medios y defensas y, acercándose, tira fuerte; primer tanto athlético. A la par que van mejorando los nuestros, van aflojando los forasteros. Llega un buen centro de Mazarrosa, y M a rín remata; es el tanto del empate. Continúa la reacción y desinfle, respectivamente. Se suceden los corners contra el Europa. A l ejecutar uno de ellos Mazarrosa, un jugador del Europa- -no vemos cuál por estar distantes- -hace una falta a uno del Athletic (creemos que a Cuesta) el arbitro concede un penalty, que vale un tan to; tercero de los nuestros. Descanso. Scgmida parte. -Entusiasmo, encono, dureza noble, ardor, empuje por ambos lados y, en conjunto, veinticinco minutos de fútbol, por parte de los jugadores y de contento por parte, del público, al ver tan inesperada, tan buena pelea. Es ya cuestión de suerte, y ésta se decide por el Athletic, al rematar Cuesta, de cabeza; son cuatro los tantos contra dos. Minutos después, logran otro; pero Melcón lo anula por aprecio de un dfísidc. previo. Algo se animan con esto los catalanes, y obtienen su tercer tanto, el mejor de la tarde, de un formidable tiro cru- zado de Bastit, forzado por Olaso al desviarse cori exceso del camino que seguía recto a la portería de Cabo. Los madrileños, al ver el cariz del asunto, ponen colofón a su serie con otro tanto, remate de Marín a un golpe franco, tirado muy flojo y muy cerca de la meta de Altes. Los. jugadores. -Los mejores, sin discusión, Cruz y Costa, o Costa y Cruz, si ustedes lo prefieren. E l catalán, por su tranquilidad y dominio, y el madrileño, por su agilidad, valor e infantil aspecto, fueron los mejores sobre el terreno. Bien ambos porteros, sobre todo Altes, que demostró su clase, a pesar de los cinco tantos. Acertados los defensas, sobresaliendo Olasito, que estuvo como en sus mejores tiempos. Regular, nada más, la línea media catalana, y francamente bien, la del Athletic (sin contar la primera mitad del primer tiempo, que ayudó a sus delanteros enormemente. De los delanteros recordemos a todos y no citaremos a ninguno, ya que suplieron con el entusiasmo la falta de acierto, y es de justicia reconocer que todos hicieron lo posible. Melcón, que arbitraba, lo hizo con la imparcialidad a qué nos tiene acostumbrados. Quizá algo meticuloso; pero más vale pecar por carta de más. Se le fueron algunos detalles (un offsidc clarísimo que, indirectamente y a los cinco segundos, valió al Europa el segundo tanto) pero hay que reconocerle la rectitud y el buen deseo. Los Umers, como para no verlos. Equipos: Altes; Figueras, Alcoriza; Coligo, Loyola, Gamis. Ramonzuelo, Bestit, Cros, Escrit, Alcázar, del Europa. Athléticos Cabo; Lafuente, Olaso; Santos, Ordóñez, Arteaga; Mazarrosa, Marín, Cuesta, Hiera, Costa. Athletic de Bilbao, dos; Real M a d r i d uno Bilbao 2, 2 tarde. E n el campo de San Mames ha tenido lugar el esperado encuentro de campeonato entre el Real Madrid, de la Corte, y el Athletic Club, de casa. L a expectación que había despertado era enorme, y el campo se llenó de bote en bote. Él campo, gracias al descanso de unas horas que se tomó la lluvia, estaba en inmejorables condiciones. PAf TILLAS TOS- GRIPE GARGANTA ÓMNIBUS X CAMIONES Entrega inmediata. S. A Z E S K E R A l c a l á 33, Madrid. B US S I NG Mariume Helena RI 7 BISTE 1 X, D E P A R Í S N E W- X O E K la grande especialista de belleza, manda: a Madrid una de sus mejores colaboradoras de su c l í n i c a de P a r í s la que e s t a r á a la d i s p o s i c i ó n de quienes tengan a bien honrarla con su visita en un s a l ó n particular del liotel R I T Z los d i á s 2 S y 29 p r ó x i m o s pára hacer demostraciones y consultar gratuitamente sobre el empleo de sus renombradas especialidades de belleza V A LAZE. ¡TRES, PASOS rÍALA B E L L E Z A! Las demostraciones t e n d r á n lugar de cinco a siete de la iarde. Las consultas particulares, por las mañ a n a s de once a dos. Los productos V A T i A Z E s é h a l l a n de v e n t a en las siguientes p e r f u m e r í a s J L L V A I K E Z G Ó M E Z S e v i l l a 2; I N G L E S A C: S a n fferóJ nirrio, 3; TJJRQtriOtiA, M a y o r 1; F R A N C E S A P e l i g r o s 5; C O P E L I A B a r q u i l l o 8 J U LIO G O N Z Á L E Z P i M a r g a H 20, 2. F L O R D E A Z A H A E -C a r m e n 10; p e K t o n e r t r í l O A Montera, 45; G S A N T A M A R Í A Serrano, 26. Y termina el encuentro sin que se registre ya en él nada más que merezca la pena de su referencia. E l resultado, aunque el triunfo ha sido del Athletic, ha decepcionado a los bilbaínos, que esperaban un mayor éxito, por lo que se Íes había dicho de la forma del Real Madrid. Kebot estuvo mejor que Vidal; el portero bilbaíno, admirable, haciendo paradas inverosímiles. penalty. La alineación, bajo las órdenes de V i llalta, es la siguiente: Real Madrid: Vidal; Quesada, Torregrosa; Prats, Esparza, Peña; San Miguel, Triana, Rubio, Morera y López. Athletic Club: Blasco Rouce, Urquizu; Pichi, Buguerza, Roberto; Lafuente, Bata, Unamuno, Chirri II y Gorostiza. Elige campo el Athletic y sale el Real Madrid. La pelea acusa un gran entusiasmo desde los primeros momentos; nerviosos y des- concertados los bilbaínos; tranquilos y desarrollando un juego excelente, los madrileños, cuya línea delantera se entiende muy bien, dando desde el primer momento la sensación de que van. a ganar el partido. Durante los diez primeros minutos, el dominio es absoluto del Madrid, y el resto del primer tiempo domina asimismo, si bien no con tanta intensidad. Producto de ese domnio fué el goal del Madrid, que se produjo, sin gran vistosidad, por. un pase de Morera, que aprovechó Rubio, -tirando la pelota bombeada. Blasco se encuentra toda la primera parte del encuentro inseguro, y es Urquizu la providencia de su equipó; al que libra de tantos- que se tenían por seguros. Los athléticos, rabiosos, sin ceder en su nerviosismo, realizan varios avances, y en algunos de ellos consiguen los dos tantos que les deparan el triunfo, tan costosamente alcanzado. Para lograr el primero, llevan la pelota por el ala derecha, y Bata hace un pase a Unamuno, el cual chuta, perforando la puerta madrileña. E l esférico h a rozado en un jugador madrileño y se desvía, entrando por el lado opuesto al que blocaba el portero, que se ve defraudada. Hay gran vistosidad en este tanto. E l segundo goal athlético, último de la tarde, se produce por un pase de Chirri a Unamuno, que avanza solo desde medio campo, burla a Quesada, que le sale al encuentro, y llega delante del portero madrileño, ya sin tropiezo, para chutar cruzado y obtener definitivamente la victoria en la pelea. En otro avance athlético, coge Gorostiza la pelota y avanza hasta la línea de comer, centrando tan cerrado que casi va al marco el portero sale a despejar, le entra entonces Bata, para rematar de cabeza, y es tal el encontronazo, que Vidal cae al suelo lesionado, al parecer de bastante importancia. E l percance, al que se da en los primeros momentos las mayores proporciones, causa mucha sensación en el público. Se para el juego unos minutos y no tarda en sustituirlo Ñebot, que salió al campo con Vidal, continuando la lucha con la ejecución de un castigo que el arbitro impone al Athletic. Y termina el primer tiempo, después de unas jugadas incoloras que no apasionan. A l aparecer, en. el segundo tiempo, el. arbitro, Viüalta, cuya actuación estiman deficiente los bilbaínos, es abroncado. E l Athletic ha abandonado su nerviosismo con la ventaja conseguida, y en esta segunda parte domina más que en la primera; pero el Madrid hace denodados esfuerzos por lograr el empate, y su actuación pone en grandes apuros a los bilbaínos. Han menudeado los castigos y las faltas llueven; pero, en cambio, los corners han sido escasísimos y no se ha apuntado un solo