Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BROWN nwERr M v SE: N O R A S Sombreros fieltro elegantísimos, a 8 pesetas. MONTELEOIÍ, 35, primero, derecha, Madrid. UINARI A DISCOS CONTADO- -PLAZOS ELECTRICA Av. Conde Peñalver, 21 y 23. MADRID O L E V E R -Victoria, 4 MOTORES DIESEL APROBADA R. O. MiB- 4- iwi. Má 5 d e terrestres y marinos. Grupos Motor- Bomba. Instalaciones de gasógenos para el GAS INDUSTRIAL Cía. de los MOTORES DEUTZ OTTO LEGITIMO I DA. MADRID Calle de Villanueva, 4. apartado ¡560 r f? rei cia 5 en España acreditan al año siguiente su superioridad A SHA TÍA APAATAD 0- H: 69 Ofkink Aliia tM Mkf k p ¡ó C o l ó i t Agencia en Madrid: Sagasta, 18. Tel. 36743. f ¿8 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL 39 ¡T ú! ¿Tanto me aborreces? -exclamó dolorosa- mente Malatesta -N o no te aborrecía- -dijo Estéfana- te temía, César; he humillado demasiado tu orgullo, te he i r r i tado demasiado; eres harto terrible para que yo no te miese por la vida del hombre a quien vieses esposo mío. -P e r o esto es volverse loco- -dijo Malatesta- o tu amor, ese amor que veo en t i es una fascinación que te embriaga, o te unías sin amor con ese hombre. -Y o no te conocía, César; no te he conocido hasta esta noche, hasta hace un momento; nunca me has hablado tú con tanta sinceridad; cuando tú me enamorabas, veía yo en ti la intención de humillarme, y esto me irritaba, me obligaba a humillarte a mi vez; nosotros hemos sido enemigos; no podíamos olvidarnos el uno del otro, y creíamos odio lo que sentíamos el uno por el otro, César; tú has enamorado a otras mujeres por irritarme; yo, por irritarte, he escuchado los amores del Rey don Sebastián; el mismo día en que ese Rey me vio y me siguió fui yo a casa de Tieppolo Albano a comprarle el tósigo de los B o r g i a s ese tósigo le he entregado yo hace poco, antes de venir a hablarte, viéndote y a para que lo entreguen a Bempo, el cocinero que prepara las viandas que se sirven en ese pabellón donde debíamos entrar juntos, donde no entraremos, César, porque yo. que nunca he asesinado; yo, que no he nacido para matar, al verte, al unir mi mano con la tuya, me he estremecido, he pensado en que sí no retrocedía, en que si te halagaba, si te engañaba, dentro de poco tiempo tu mano, que ardía en m i mano, sería la mano helada de un cadáver. O h! ÍNo puedes dudar de mí, César, porque te lo revelo todo, porque al revelártelo todo te doy la seguridad de que mi alma es tuya. -Tengo miedo, Estéfana- -dijo con acento cobarde Malatesta- tengo miedo porque me parece imposible que Dios me permita gozar la felicidad de tu amor; en mi memoria se levanta todo el mal que he hecho, todos los dolores que he causado, toda 3 a sangre que he vertido; tengo la conciencia negra, he sido un infame y la felicidad no puede ser nunca el premio de la infamia. -i Oh, n o! Dios tal vez tiene misericordia de ti y te da mi amor para que te conviertas, para que hagas tanto bien como mal has hecho. ¡Dios mío! ¡Yo no sabía lo que era amar, y era dura, fría, terrible; no he hecho daño a nadie, he amargado el corazón de mi buen padre, de mi anciano padre; yo conozco ahora que te amo y que te amo como D i e s quiere que ame la mujer, porque me siento ansiosa de virtud, porque mi alma se ha hecho tierna y dulce de repente. -A cada momento siento más miedo, porque a cada momento me siento más feliz- -dijo Malatesta. ¡A h n o! Escucha: yo he entrado en los jardines con el Rey don Sebastián; por él, a quien yo creí amar, fascinada por su historia, por su nombre, por sus desgracias, por la grandeza que de él rebosa, yo venía a matarte, porque temía que tú, al verle esposo mío, le matases; él está aquí, yo voy a buscarle yo le diré: Señor, perdonadme si, engañada, he podido engañaros; yo no os amo; lo he comprendido hace un momento, porque al i r a matar a César Malatesta, he comprendido que le amaba, que no había amado ni podía amar a otro más que a él; perdonadme, señor, y olvidadme o tomad de mí l a venganza que queráis, porque yo no puedo engañaros, porque yo no puedo sacrificarme, porque yo no puedo hacerme horriblemente desgraciada, envolviéndoos en m i desgracia. César Malatesta estrechó contra su seno en silencio a Estéfana, que reclinó la cabeza sobre su hombro y lloró. E r a la primera vez que Estéfana lloraba. E s necesario convenir en que Gabriel de Espinosa era muy desgraciado. Todas las empresas que acometía tenían un resultado desastroso. P o r la primera vez de su vida había amado, y cuando por su amor, se había indispuesto con su conciencia, abandonando a su esposa, a quien nunca había amado, pero a quien todo lo debía; abandonando a su hija arrastrado por la locura, cuando ebrio de amor y de deseo se creía próximo a gozar del cielo que había soñando en Estéfana, Estéfana comprendía delirante de placer, que no amaba al hombre a quien creía haber amado; eme amaba con toda su alma al hombre a quien había creído aborrecer con todo su odio; que el Rey don Sebastián te era com pletamente indiferente, y que César Malatesta era
 // Cambio Nodo4-Sevilla