Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 4 D E D I C I E M B R E D E 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 6 C e r q u e nuestro meridiano intelectual es París, y hasta que P a r í s no consagra a un tutor europeo, traduciendo v elogiando sus Aras, aquí no solemos otorgarle credenciaes de celebridad. L a razón de este acatamiento a la moda francesa es muy sencilla: ana casi toCai ignorancia, entre nuestros l i teratos, de otros idiomas y de otras litera turas. Conozco escritores españoles que se atreven a traducir (l) y a comentar a afamados autores ingleses... sin saber una sola palabra de inglés. E s decir, que fusilan cuando pueden las traducciones francesas, a su vez alteradas muy a menudo por supresiones que obedecen a implacables exigencias editoriales. A u n así y todo, el público español ha podido familiarizarse con Wells, con Bernard Shaw, con Joseph Conrad y con algo de Joyce. Y gracias a Ricardo Baeza, con las insuperables traducciones directas de las obras de Osear Wilde, y ahora las del genial dramaturgo norteamericano Eugene O Neill. Seguirá a éstas la traducción de las obras completas de William Somerset Maugham? Esperemos que sí, pues ya es hora de ampliar nuestro panorama mundial con algo más que los libros de viajes de Paul Morand y las películas más o menos exóticas provistas por Norteamérica. Hace algún tiempo manifestaba yo, aquí mismo, mi extrañeza de que las grandes C a teas editoriales españolas no hubieran pensado aún en dar a conocer a nuestro público las obras históricas y biográficas del ilustre escritor ingüés Lytton Strachey. Pues bien; hoy, que los teatros de París y de Londres representan los dramas de Somerset Maugham y. que el público- y la crítica. franceses han consagrado las traducciones de algunas de sus novelas y de sus mejores cuentos, espero que los lectores españoles no tarden mucho en leerle en castellano. Somerset Maugham es un autor que sólo recientemente ha alcanzado la plenitud de su fama. Sus primeras novelas, Mrs. Craddock y Lisa of Lambeth, si bien escandalizaron en ciertas esferas por su crudo realismo, no le valieron, en cambio, el puesto envidiable que hoy ocupa en la moderna literatura inglesa. Siendo, como es, el teatro un mayor medio de divulgación que 5 a novela, es harto probable que para la mayoría del público británico sea Somerset Maugham m á s conocido como el comediógrafo satírico de Onr betters o de Lady Frederick, y el v i goroso dramaturgo de The Sacred Fíame, cuyo estreno en Londres, el año pasado, causó verdadera sensación. Como antaño Osear Wilde, también las obras de Somerset M a u gham han sido representadas, a un mismo tiempo, en tres o cuatro teatros de la capital. Y añádase a esto que las adaptaciones dramáticas de sus novelas cortas The Letter (La carta) y Rain (Lluvia) lograron éxitos clamorosos. Pero no es el dramaturgo, en Somerset Maugham, lo que más me atrae, no obstante su maestría indiscutible en el diálogo y en la técnica teatral, sino su obra literaria y el ambiente exótico de sus mejores cuentos y novelas. N i los barrios bajos de Londres, ni la alta sociedad inglesa me i n teresan tanto en los libros de Somerset Maugham como aquéllos en los cuajes nos presenta el choque del Occidente contra el Oriente, de los convencionalismos contra la pasión o los instintos, y, en suma, el conflicto de la civilización frente al impetuoso atavismo de las razas de color. Prefiero a su original novela de transición, The Mocti and Sixpence, el maravilloso escritor exótico que ha elegido la China, Borneo y las Islas Malayas como escenarios diversos de esas obras ya famosas que se llaman The Tremolina of a Leaf, The Cashuarind Tree -ambos volúmenes reúnen sus mejores cuentos- y, en fin, su intensa novela de adulterio, de desilusión y de amargura, The Painted Veil. (Los lectores que deseen leerla ya en francés, han de saber que The Painted Veil ha sido traducido como La Passs Dangereiise. The Cashuarind Tree se convirtió en L Archipel aux Sirenes, y The Moon and Sixpence salió el año pasado bajo el título de L Envoutée. Seguramente dichos volúmenes contienen lo mejor de Somerset Maug ham, lo que ha de sobrevivir de él y situarle en la literatura inglesa junto a los maestros de este género, un Kipling, un Stevenson, un Conrad. Y entre sus páginas destacan esas dos narraciones palpitantes Rain y The Letter, que hacen de nuestro autor un hermano espiritual del Maupassant de Boule de Suif y de la Maison Tellier, es decir, de la nouvelle, género intermedio entre el cuento y Ja novela. H a y en Somerset Maugham el mismo pesimismo, la misma implacable observación, sin indulgencia, al observar a los seres humanos; un estilo semejante por su sobriedad y su fuerza. Pero el escritor inglés ahonda m á s en la conciencia humana, analiza mejor las almas y supera al francés en la inventiva novelesca, en la ironía mordaz de sus rasgos psicológicos y en el diálogo que va revelando episodios y caracteres como un auténtico dramaturgo. Para Maupassant la mujer lo es todo y el sensualismo predomina en sus novelas. E n cambio, Somerset Maugham no oculta su desdén por la mujer, a la que juzga un frivolo juguete o una fatalidad en la vida. Está desprovisto de sentimentalismo y de ilusión al juzgar a los mortales, y l a emoción, en sus obras, nace de las situaciones trágicas en que éstos se encuentran cuando ceden a sus pasiones o a sus instintos. E l autor inglés COK DE GAS Para evitar retrasos, causados por la aglomeración de pedidos, se recomienda a nuestra clientela el servicio establecido de suministros a díasfijosde cada mes, que serán atendidos puntualmente, a los precios de la siguiente tarifa, a domicilio: Por saco de 40 kgs. Por toneladas Cok sin partir. 7 Cok número 1. Cok número 0 Carbonilla 4,25 4,50 4,75 3,30 ptas. ralamente 101,25 ptas. 107,75 113,75 77,50 L a fábrica sirve el c o k de l a mejor calidad, y e n sacos precintados. Avisos a G A S M A D R I D S A Ronda de Toledo, 8, tele fono 71440 y 71449, y a tas sucursales, Alcalá, 43; Pozas, 2; Barbieri, 20; Serrano, 52; Plaza Chamberí, 2; Marqués de Toca, 9; Francisco Silvela, 49
 // Cambio Nodo4-Sevilla