Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 4 D E D I C I E M B R E D E 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 26. miento de responsabilidad en muchos casos. E n otro de los capítulos de su informe alude a las relaciones con las Repúblicas hispanoamericanas y Méjico y declara que constantemente aumentan los sentimientos de cordialidad. Declaró que quedan en N i caragua 600 marineros, por requerimiento de aquel Gobierno y de los jefes de todos los partidos, y señala que anhela su repatriación a medida que la situación lo permita. También espera reducir los 2.605; rinos que hay en aguas de China al número estrictamente necesario para la guardia de la Legación. A l hablar de las amistosas relaciones con la América española, dice que el Gobierno de los Estados Unidos y el de Méjico han avanzado mucho hacia la realización de las relaciones amistosas y para solucionar nuestras- Herencias. Estados U n i d o s- -d i j o- -está orgulloso de la parte que le corresponde en la solución del pleito entre Chile y Perú acerca de Tacna y A r i c a Menciona la labor de la Comisión Interamericana, que terminó con el incidente entre Bolivia y Perú, incidente que amenazó con degenerar en guerra. Aludiendo a Nicaragua, dice: A ú n tenemos marineros en suelo extranjero; es decir, en Nicaragua, Haití y China. Y en el más amplio sentido de la frase, debo decir que no podemos desear vernos representados en el extranjero de esa manera. Añadió quedos marineros en Nicaragua esperan el entrenamiento de la Policía nacional, capaz de asegurar por sí sola la tranquilidad, y pone de relieve su anhelo que siente de repatriar más fuerzas. También promete- -si el Congreso así lo aprueba- -enviar una comisión a Haití para tratar de implantar política más definitiva, y recalca el deseo de reforzar las misiones diplomáticas de Estados Unidos en América del Sur. -United Press. ma Setenta víctimas de la ola de frío Chicago 3, 7 tarde. A causa de la ola de frío y las grandes nevadas que azotan el medio. Oeste, se calcula que perecieron unas setenta personas. L a ola afecta a una extensa región alrededor de Chicago. Se han paralizado los embarques en la región de los lagos. Cinco de los muertos por accidentes en carretera, lo fueron por quedarse ciegos a causa de la nieve. Los otros han fallecido debido a la inclemencia del tiempo. -United Press. FRANCIA Interesante texto del testamento de Clemenceau París 3, 5 tarde. (Crónica telegráfica. Según había decidido la familia de Clemenceau, hoy se ha publicado el testamento del ilustre fallecido, en lo que se refiere á sus funerales, y es L Illustration la revista que reproduce el original. E l testamento, que lleva fecha de 28 de marzo, dice lo siguiente: Quiero ser enterrado en E l Colombier, al lado de mi padre. M i cuerpo será conducido desde la casa mortuoria al lugar de la inhumación sin ningún cortejo n i ceremonia de ninguna clase. N o se me practicará ninguna oblación. N o habrá ni manifestación, ni invitaciones, n i ceremonia. A l rededor de la fosa, nada más que una verja de hierro sin nombre, lo mismo que para mi padre. E n mi ataúd quiero que se coloque mi bastón con puño de hierro, que es de mi juventud, y el pequeño cofre cubierto con piel de cabra, que se encuentra en la esquina izquierda de la parte superior de mi armario de espejo. Se dejará dentro de él el librito que allí fué depositado por la mano de mi querida mamá. P o r último, se añadirán los dos pequeños ramos de flores secas que están sobre la chimenea de la habitación que da acceso al jardín. Se colocará el ramo pequeño dentro de la granada que contiene el grande y el todo será depositado a mi lado. E l cofre a que hace alusión Clemenceau le fué regalado cuando era un niño por su madre, hacia la que había conservado la mayor veneración. Todos los cumpleaños su madre se apoderaba del cofre y volvía a dárselo lleno de algunos francos o de un recuerdo. Así fué como un día recibió una edición de 1828 de Le Mariage de Fígaro. Es este libro y este cofre lo que él ha querido que se coloque en el féretro. Las flores les fueron dadas algunos días antes de la ofensiva alemana, del 15 al 17 cíe julio de 1918, en el frente de la Champaña. Informado en aquella fecha Clemenceau de la nueva táctica adoptada por el general Petain, que consistía en dejar en primera línea una cortina de débiles elementos destinados a oponer alguna resistencia, pero a ser fácilmente atravesada, para que el enemigo, confiado, viniese a estrellarse contra la segunda línea, le llegó al corazón el ver las tropas que iban a ser sacrificadas de esta manera. A l pasar entonces por delante de un grupo de suboficiales, uno de aquellos hombres, que iba a morir al día siguiente, ie ofreció unas flores. Clemenceau, con una emoción que se le saltaban las lágrimas, dij a estos valientes: ¡H i j o s míos, estas flores irán conmigo en m i ataúd! Clemenceau ha cumplido su promesa. L a voluntad de Clemenceau de que su entierro se celebrase sin ninguna ceremonia era, desde luego, terminante, pero se buscaría inútilmente la menor palabra que justificase las vejaciones de que han sido objeto los periodistas, que se trasladaron al lugar de la inhumación, en cumplimiento de un deber profesional. Repetiremos, pues, que Clemenceau seguramente no deseaba esto, y que al cumplir su voluntad han ido más allá, de lo debido. L a parte del testamento que no se ha dado a la publicidad se refiere a la fortun a que deja a sus tres hijos: Michel Clemenceau, madame Madelcine Jacquemaire y madame Therese Clemenceau. Esta fortuna parece que debe ser muy modesta, y ello no es sino un honor para el Tigre, que cuando se hizo cargo del Poder en 1000 estaba todavía pagando la deuda contraída como director del diario Justice. Pero aunque no tenía sino una fortuna muy pequeña, cuando definitivamente abandonó la vida pública al terminar la guerra, después aumentó, como consecuencia del viaje que hizo a los Estados Unidos para dar conferencias y de la edición de su último libro. Los amigos del ex presidente estiman que su fortuna podrá alcanzar a un millón de francos. Aparte de esto, Clemenceau no poseía ningún inmueble. Alquilaba el piso que ocupaba en la rúe Franklín, lo mismo que la casa de Saint Vicent Sur Jard. Como todavía no se ha abierto la caja de caudales, sus amigos, para fijarla fortuna que deja, han tenido que sujetarse a cálculos aproximados. Se sabe sólo que Clemenceau cobraba derechos de autor de dos editores, y que L Iüustratión le compró ea cuatrocientos m i l francos los derechos de reproducción de su último libro, que todavía no se ha publicado. A propósito de este libro, Clemenceau había rechazado la oferta de dos millones de francos, hechas por varios editores de los Estados Unidos, para poder publicarlo dos meses antes que en Europa. L a negativa y la modesta fortuna que deja, después de tan larga carrera, son una respuesta terminante a los detractores que trataron de derribarle, presentándole como vendido a I n glaterra. E l destino de los hombres políticos es tener grandes enemigos, sobre todo, cuando se tiene un carácter poco fácil como el del viejo Tigre. Pero nadie podrá jamás dudar lo más mínimo de su honradez. Y esto, para un hombre público, constituye una fuerza no despreciable. -Ccria. El G o b i e r n o obtiene 101 de mayoría votos París 3, 8 mañana. L a Cámara, en sesión nocturna, continuó la discusión del presupuesto del ministerio de Trabajo. Los socialistas presentaron una moción pidiendo un aumento de crédito en el capítulo de pensiones y retiros para la Caja Nacional de Ayuda a la Vejez. E l Gobierno se opuso a ella, planteando la cuestión de confianza, y la moción fué rechazada por 346 votos contra 245. INGLATERRA E l problema del tráfico en L o n dres. E l aumento de sueldo a los ministros Londres 3, 3 tarde. (Crónica telegráfica. H a causado sorpresa la declaración hecha por el ministro de Transportes en la Cámara de los Comunes, acerca del problema del tráfico en Londres. L a impresión general es que no se puede formar juicio aún sobre el proyecto de ley. E l Gobierno ha creado el organismo para controlar los diferentes servicios de transportes metropolitanos, pero, al mismo tiempo, intenta adquirir dicho servicio, que comprende a los tranvías, autobús y líneas del ferrocarril subterráneo, dejando solamente en manos de las Empresas particulares las principales líneas metropolitanas. Difícilmente el Gobierno realizará este proyecto. P o r lo menos, así se deduce de los comentarios de la oposición. L a cuestión que está planteada es de enorme importancia, pues el tráfico en Londres, adquiere tales proporciones, que, para resolver el problema de congestión de las calles, se impone la eliminación exagerada y la competencia en los medios tíe transporte. E s necesario, por tanto, unificarlos o controlarlos. Próximo a reunirse el Comité que ha de determinar el aumento de sueldo a los ministros de la Corona, se hacen muchos y variados comentarios acerca de su composición, pues si bien es cierto que el público que paga terribles impuestos no podrá tener representación en dicho Comité, la tienen, en cambio, otros organismos, coa bastante menos derechos. Claro es que el contribuyente será consultado, cuando se plantee este problema en el Parlamento, pero ello no significa gran cosa, porque la Cámara de los Comunes ejerce escasa influencia en el mun- do financiero. L a cuestión del aumento de sueldo de los ministros tropezará, sin duda n grandes dificultades, parque se considera que las ciretmstancias presentes son poco propicias para aumentar los gastos. La Administración inglesa- -dice el Daily Mail- -es la más costosa del mundo,