Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-f A B C. JUEVES 5 DE DICIEMBRE DE 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 35. á quien retuvo hasta la madrugada, la broma de tapiarle, durante la noche, l a puerta de su casa. Socorría dispendiosamente a los pobres y protegía a los artistas populares. Este hombre recogió la parte espiritual de la leyenda y erigió una estatua al gallo de M o rón. Se gastó en l a obra varios miles de duros e hizo participar también en ella al erario municipal. Y o declaro que veo en esto un gracioso, original e inconfundible sello sevillano. E n otras partes, genialidades como ésta, se idean, se comentan en el casino y se ríen por todos, pero no se ejecutan. Solamente un sevillano es capaz de llevarlas a la p r á c tica, gastándose para ello miles de duros. GRAN EXPOSICIÓN DE M o r ó n vio absorta cómo en el lugar más pintoresco se construyó amplia terraza con el marco de, un panorama soberbio. Hubo que levantar un muro de contención formidable, y se. construyó una escalinata de acceso de 15 metros de ancho; todo ello adornado con farolas, bancos, azulejos, etc. E n medio de la plazoleta, y rodeado de jardín, se levantó el gran pedestal, y sobre él fué colocado un gallo de bronce: el gallo de Morón. Así, pues, en 1016 quedó resuelto el problema. Llegaba un forastero, preguntaba por el gailo, y le d e c í a n -V a usté a verle deseguía... Y le mostraban el monumento. E l forastero se quedaba extático, particularmente por el hermoso panorama que se divisa desde aquella altura, y declaraba que se sentía feliz. Pero preguntaba, con estúpida tenacidad, qué significaba aquella ave espantable, que, con el pico abierto, parece huir, horrorizada, de una paella, se le repetía simplemente que aquél era el famoso gallo de Morón, y que no había para qué hablar m á s del asunto. Todo terminaba con dos chatos en un chalet próximo, y la fama del gallo de Morón iba en aumento, basada ya en una firme y material representación. Pero, he aquí que un día cambia l a decoración de la influencia local, y el pintoresco y simpático personaje- -hagamos abstracción de todo análisis; yo en ésto no intento descubrir la política por ninguna parte- -se marcha, aburrido, a Sevilla. E l gran monumento al gallo de Morón queda abandonado, sin valedor directo. E l nuevo Ayuntamiento concentra sus iras en esta representación de pasados despilfarros, y no vuelve a preocuparse del jardín, ni del gallo, ni de la escalinata. E l espíritu infantil de destrucción aparece por aquellas alturas; destroza el jardincillo, parte los bancos, rompe las farolas, ¡derriba el muro! Tocando los destrozos con nuestras propias manos, no acertábamos a comprender cómo pudo realizarse tanto daño... Todo está desvastado. ¡Oh, el cuadro es abrumador! E l gallo, en las altu- ras de su pedestal, es la efigie adecuada a esta desolación. Quedan la bella terraza, la escalinata. Pero la obra realizada- -por capricho, si así es preciso declararlo- -estaba hecha y representaba una belleza urbana... N o está bien lo ocurrido; no está bien. U n guardia municipal hubiera podido evitarlo todo. ¿T a n caro era conservar de tal modo una obra valorada en cien m i l pesetas? L a destrucción, ¿fué obra de los muchachos, de l a incultura, o lo fué de ocultas pasiones? Y o digo que las pasiones son legítimas, cuando sirven para construir, para renovar. Cuando destruyen, su espectáculo provoca la repulsa. H e aquí l a triste y lamentable historia del gallo de Morón, del simbólico gallo de Morón. ¿Será la frase hija de nuestro carácter, de l a terrible predestinación de toda romántica iniciativa? Entonces, en M a drid, centro de España, habrá que erigir cualquier día un soberbio obelisco al gallo de Morón, que. se quedó sin plumas y cacareando. -Francisco M. Mata. Morón, 1 de diciembre. C R O N I C A, S M A L G II E Ñ A S Arte malagueño moderno ¿V e r d a d que desconcierta un poco el título enunciado asi, sin comentarios previos, súbitamente? Y o también hube de experimentar extrañeza cuando, por primera vez, me habló sobre el tema el director de la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Málaga, don César Alvarez Dumont. E s cierto que por aquellos días l a noticia era completamente nueva y l a sorpresa estaba más que justificada. Málaga ha tenido siempre fama de remisa en manifestaciones artísticas, aunque yo siempre he creído heredada y sin causa esta fama; pues 1 Tínica en precios, surtido y calidades E L mCA ¿1 MEDIAS Plaza San Ildefonso, 1 y 2. Teléf. 50 SS 9. ¡EL ÉXITO III a i pre en directa. É Filiéis A G. ¡etc. S u automóvil puede m a r c h a r siemA d o p t a d o por V O I S I N- -N Autobuses de B E R L Í N G de R i s o y Cía; C de Recoletos, i G R A N É X I T O I E CHINAS Y TURCAS formando usía riquísima coEeccsón en cuanto a medidas, colones y calidades, que se posie a Sa venta a P R E C I O S EXCLUSIVAMENTE DE OCASIÓN A V E N I D A P I Y M i R G A U n. 11, bajos, Madrid. Do 10 a 1,30 y 4 8 8 P e l í c u l a sonora de gran p r e s e n t a c i ó n y de extraordinaria variedad de panoramas. PROTAGONISTA: 1 Todos los días en ¿ESTA USTED MUY GRAVE de catarros, reuma, dolor de costado? Apliqúese u n I Proyectores El aparato que finalmente Vd. instalará. Lo más, perfecto que se. ha construido hasta la fecha. E 1.500 funcionan en España jjti y el número aumenta cons- i j íantemente. ¡Se- les puede fácilmente l j adaptar el dispositivo para j hl el fiim. sonoro! MM 111- ccídíofios y detalles a los agentes: poroso americano de fieltro rojo del y el mal desaparecerá; LOS gjligid la marca W 1 NTER sobre Ja c abierta del emplasto, Recibimos el siguiente telegrama, que agradecemos: Maestros y maestras normales, grupo Suárez Somonte, de Llerena, felicitan y agradecen esa digna Redacción artículo La escuela sin maestro, excitándole a continuar campaña. M A EST ROS Y A B C hfr C G. CARANDINILtda. BARCELONA V í a Layctana, 21 MADRID SEVILLA Av. P i y Margatl. 9 C. San P ü b l o 10 PAÍTIUAÍ tj f TOS- GRIPE LP GARGANTA