Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 6 DE DICIEMBRE DE 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 6 los M a r x Engels, Lassalle, Fourier, Sainthacenaos rsfiexionar sobre el liberalismo de Simon y Luis Blanc. De otra suerte, en su quienes así creían practicarlo; pero ello es que no parábamos mientes en tales actos de inmensa mayoría se hubiera alistado en el comunismo en lugar de hacerlo en las filas violenta intransigencia, v por liberales y muy liberales, que le daban derechos y particiliberales se tenían encasillados a los perpación indirecta en el Poder. turbadores. E l Soviet fué para este proletariado una E l tiempo y los hechos nos han enseñado revelación. L a posibilidad de gobernar conque una gran parte de aquellos proletarios tra una clase; la dictadura del proletariado; con que nutrían sus filas los partidos demola sumisión de las personas educadas y de cráticos eran liberales per accideiis, de la intelectualidad a los mandatos despótiocasión, gangueros por tenerles cuenta el cos de la plebe y el exterminio de la clase triunfo de las ideas y de los hombres de i z media, que por ser la más inmediata a él es quierda, que les favorecía política y socialla que más odia, la convirtieron rápidamenmente, y, más que por nada, por el despete al comunismo. Las supuestas ventajas macho de no pertenecer a las clases dirigentes teriales de éste no es lo que más le inteo gobernantes. Algunos no eran así con preresa. De sobra sabe hasta dónde llegan. N o meditación, sino de. un modo inconsciente. ignora que en Rusia el obrero no vive meDe buena fe se creían liberales de arriba jor que en un régimen capitalista, y dentro abajo. A h o r a con motivo de la revolución de éste mucho peor que el obrero de los Esrusa, hemos visto todos, excepción de los tados Unidos de América, la más acabada aludidos, que en éstos no existía una conorganización capitalista del mundo. L o que ciencia liberal, un sentimiento liberal, arraile interesa, lo que le seduce de Rusia y emgado y consciente. E l comunismo es la negabriaga como un mal vino es la posibilidad, ción de la libertad; l a repulsa de los Derecada cual en su país respectivo, de humichos de! H o m b r e l a oposición a lo fundallar a la inteligencia, poner fuera de la ley mental de la Revolución francesa. E s la fora la burguesía y ser él, con su mentalidad ma de gobierno más antiliberal, más despónula o no cultivada, el centro del univertica, más tiránica. U n a clase que no gobierso. P a r a llegar a esto no le importa la pérna para todos los ciudadanos, sino para unos dida de su libertad. L a sacrifica de buen y contra los otros. N i libertad de imprenta, grado a cambio de que 110 la tengan los demás y sea él el liberticida. ni de reunión, ni de huelga, n i inviolabilidad del domicilio. E l mismo obrero no es A esta mala pasión debemos atribuir los ciudadano, sino siervo del régimen estatista. progresos del comunismo. E l proletariado Quien en Rusia se manifiesta contrario a este deserta de las filas del socialismo de cátedra despotismo, ya sabe lo que le va. P a r a ese y del republicanismo. E l ciudadano se ha existe una G. P. U que manda a la Siberia convertido en camarada o sea en el mayor o fusila. enemigo de las libertades. E n un ideario de opresión ha encontrado lo que, naturalmenAntes de la revolución rusa, la masa prote, no podían ofrecerle los partidos libeletaria de estos últimos tiempos desconocía rales. Y ahora, al renegar de la libertad, es la doctrina comunista, a pesar de la primecuando se ha encasillado donde siempre dera y segunda Internacional, de l a Commubió de estar. ¡Pero qué ingratitud supone nc. de París, y de las barricadas del 48. I n útil decir que no conocía tampoco a Car- esto! Qué inmensa ingratitud revolverse 1 contra lo que le desató las manos y la lengua y! s elevó a la condición de hombre l i bre! Y mayor, más negra ingraíkud todavía es desear el triunfo de la revolución comunista para humillar y perseguir a la i n telectualidad liberal, de la que tantos beneficios ha recibido el proletariado, y tanto esa intelectualidad ha luchado y sufrido para que pudiese gozarlos en el seno de una estructuración política de perfecta igualdad entre todos los ciudadanos. Así paga el diablo a quien bien le sirve. Sería erróneo creer que es específico de la clase proletaria el desconocimiento del derecho que tenemos todos a vivir en un régimen de libertad. A pesar de los avances del comunismo entre la clase obrera existen millares y millares de obreros organizados que esperan el logro de su bienestar dentro de una legalidad liberal. E n contra, tenemos personas de alta posición social que, a poder, no serían menos liberticidas que el camarada Estos son reaccionarios, i n adaptables al medio liberal por atavismo. E l proletario comunista puede serlo por influencia ancestral, por ineducación política o por innata maldad, que no todos nacemos buenos, como aseveró Juan Jacobo. Ganar para la libertad a esos atávicos, predestinados al mal o políticamente ineducados, es obra de tiempo. H a n dé pasar muchas generaciones: antes la libertad no tendrá enemigos; antes nadie querrá dominar a nadie, y grandes y pequeños, fuertes y débiles tendrán por denominador común la iibertad. Como sin ésta no vale la pena de vivir, y el comunismo es, hoy por hoy, su más serio enemigo, hay que formar el frente único liberal para cerrarle el paso y evitar su instauración en las naciones civilizadas. ADOLFO MARSILLACH Barcelona, diciembre, 1929. es conocido su nombre e innumerables son las personas que deben a la Cafiaspirina el alivio de sus dolencias. Por eso aquél que en horas tristes y penosas fué libertado del dolor y recuerde la eficacia maravillosa de la Cafiaspirina, no dudará oído, jaqueca o neuralgia. La Cafiaspirir a reanima, levanta las fuerzas y no ataca el corazón ni los ríñones. en acudir a ésta cuando otra vez tenga la desgracia de sufrir dolores de cabeza, muelas y
 // Cambio Nodo4-Sevilla