Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
las ísierzas. desptié de la enfermedad Gracias á su gran valor restaurador, ha conseguido Bovril la aprobación universal de médicos y enfermeras. Estimula y nutre sin que se experimente la reacción de drogas y estimulantes nocivos. E l bien que hace, Bovril á un convaleciente, if es un bien permanente, y representa tanto j! más terreno ganado en el camino de la salud. En su casa debe tener el Bovril siempre á mano, no solamente para casos de apuro, sino también para uso diario como bebida saludable que estimula y nutre al mismo tiempo. Anuncio- luminoso combinado con los ascensores. Recorre día y noche la íachiáda del edificio; en movimiento constante, ¡Anuncio sin precedente! Dirigirse, al Apartado 188. Madrid. s Sombreros Seltro elegantísimos, a 8 pesetas; MONTEt- EOK 35, primero, derecha, MADRID. E: Ñ O RA S TIENE- -QUE- -SER para campo, sólidas y económicas. Toldos para cubrir mercancías y camiones: Artículos de lona. J. E O C A Avgensola, 19, Madrid. Compramos nutrias, martas y zorros, pagando más que nadie. CASA BALCÁZAR, S. A Avenida Pi y Margall, n ú m e r o 5. Madrid. Plaza Urquinaona, 4, Barcelona. Uria, 70, Oviedo. A LOS CAZADORES Visitadnos los últimos, y aquí compraréis. especializado acuarelista Hace falta en ¡TALLERES C A E t l E y ESCORIAZA. TM Zaragoza. al ¡52 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ E L PASTELERO DE MADRIGAL Yezid se puso en marcha y se alejó como temeroso de dejar sola a la sultana con Gabriel. ¡O h! Este es un sueño horrible dijo Gabriel, pasándose de nuevo la mano por la frente. Y luego asió las manos de la sultana, la miró con extravío y exclamó. Malatesta, había sido, desarmado a la primera embestida de Gabriel de Espinosa, y había recibido una tras otra en el pecho tres furiosas estocadas, tiradas- con una rapidez horrible. Cuando llegaron junto a Gabriel el esbirro y. el corsario, cuando M i r i a n se abrazó a él convulsa y aterrada, César Malatesta estaba por tierra arrojando la sangre a borbotones por sus tres anchas heridas. Afortunadamente para Estéfana, M i r i a n había, abrazado a Gabriel de Espinosa y Brachioforte y Y e z i d se habían interpuesto. De otro modo, Gabriel de E s pinosa hubiera cerrado a estocadas con Estéfana, después de haber tendido a Malatesta. Porque Gabriel. de Espinosa estaba embriagado por la pasión febril que le había inspirado Estéfana, y la rabia, el dolor, los celos le enloquecían. Estéfana se lanzó sobre César Malatesta y se tiñó en su sangre. ¡Muerto! -exclamó lanzando un grito horrible, vibrante, agudo, arrancado del fondo de su alma. Y luego, alzándose, rígida, cubierto de extensas manchas rojas su blanco traje, con la mirada fiera y centelleante, con los brazos temblorosos y. extendidos hacia Gabriel de Espinosa g r i t ó ¡Maldito seas tú, y que su sangre y mi desesperación caigan, sobre tu cabeza y que me vengue. de ti la mano de un verdugo! Y vacilando luego, e inclinándose hacia el cadáver, cayó sobre él con los brazos extendidos. ¡A h! -exclamó Gabriel de Espinosa envainando su espada y lanzando: una larga y hueca carcajada- I Y o estaba loco! Y se volvió a Mirian, la estrechó entre sus brazos y exclamó: -i T ú si que me amas! Luego se volvió, y llevando a Mirian asida de la mano, se alejó en paso lento. Yezid los siguió. B r a chioforte envainó su espada y se quedó inmóvil al lado del cadáver y de Estéfana, que estaba desmayada. sobre César Malatesta. En Venecia brotaban tos esbirros de é n t r e l a hierba, (le los troncos de los árboles, de debajo de las -piedras, de las paredes, del, -pavimento, del. fondo dé. los cana- les, de tocias partes, en cnanto un hombre daba el m á s ligero motivo para ser preso, A ú n no había entrado YEZID SE PUSO EN MARCHA Y S E ALEJO DE DEJAR COMO TBMBUOSO SOLA A L A SULTANA CON CAIILUKL -Pero esto no puede ser; yo no he podido olvidarme de ti sin un encantamiento. Dicen que los venecianos conocen filtros que enloquecen, como cono-
 // Cambio Nodo4-Sevilla