Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL RETRATO DEL CARDENAL NIÑO DE GUEVARA Cataloga D M a n u e l B Cossío en su m a gistral obra sobre el Greco el lienzo en que Dominico Theotocópuli representó a don. Fernando Niño de Guevara, y señala como limites los años de 1594 y de 1604. correspondientes a la segunda época de las consideradas en el- arte- del- pistar. Respecto al retrato, dice el Sr. Cossío: D o n- Fernando Niño de Guevara, ilustre toledano, presidente de Granada y muy apreciado de los príncipes soberanos por su i n tegridad, jurisprudencia y piedad, segas reza su epitafio, no tué cardenal hasta 150 Ó, n i inquisidor y arzobispo de Sevilla hasta róoi, viniendo a morir, de sesenta y ocho años, en 1609. E n t r e estas- fechas debió hacerse el retrato, v, por su ejecución, me figuro que más cerca de las primeras que de la última, Breves líneas dedica el sabio crítico al personaje del cual abundan interesantes referencias l a atención del S r Cossío se concreta al examen técnico del cuadro en tres páginas enjundiosas. P a r a el alemán doctor M a y e r el retrato se pintó entre- T S 9 6 y 1600. Con un poco de investigación se puede determinar el momento histérico a que responde. E l jesuíta padre Jerónimo Román de la H i g u e r a anota en el tomo final de su Historia eclesiástica de Toledo (Biblioteca N a cional, mss. 1293) A ñ o de 1600. H a sido de los fuertes en nieves y fríos que se han visto en Toledo, porque se ha helado el vino, cosa bien desusada en es a ciudad. L a cual iha dado por presidente de la general Inquisición a don Fernando Niño, cardenal de Guevara, Ua- mado por S u Majestad de Roma por sus admirables partes de prudencia. uso de negocios y gran valor. Recibióle Su M a jestad con particulares muestras de contento; hace y a este oficio. (Para comodidad del lector transcribo el pasaje en ortografía moderna; lo propio que con los restantes que he de citar. Más atrás se consigna: Murió este año 1600 el arzobispo de Sevilla y cardenal don Rodrigo de Castro, y proveyó de su- plaza Su Majestad al cardenal Guevara, que dejó la plaza de inquisidor. Y más adelante: E l año de 1600, por l a Cuaresma, entraron Sus M a jestades en Toledo, donde fueron recibidos con mucho regocijo y aparató, cual conviene a la ciudad que es primada de España, y mucho más a tan grandes Monarcas, así de la ciudad como de la Iglesia y clerecía, y halláronse en el acto de la fe que se hizo en Zocodoyer, trayendo presos de diferentes cárceles de España, y allí estuvo el cardenal Guevara, inquisidor general, por ha berlo dejado el obispo D Pedro de Puertocarrero, que era ya de Cuenca, con título de consejero de Estado, etc. E l padre Román de la H i g u e r a al ocuparse de algunas cosas sucedidas en este presente año de 1601 en España apunta: F u é servida la Majestad del Rey D Felipe I I I dar el arzobispado- de Sevilla al cardenal Guevara, que hacía oficio de inquisidor mayor, y esta tan importante plaza al arzobispo y cardenal de Toledo. Murió el cardenal D R o d r i g o de Castro, arzobispo de Sevilla, y proveyó esta plaza Su M a jestad al cardenal Guevara, que era inquisidor, que dejó la Inquisición; dióse a clon Bernardo de Sandoval y Rojas, cardenal de Toledo, y al obispo D Andrés de Segov i a pasó a Cuenca. P o r el día de Sant M a u r i c i o 22 de septiembre, parió Su M a jestad en Valladfolid una hija. Llamóse después doña A n a de A u s t r i a Bautizóse en el monasterio de San Pablo de Predicadores. Llevó l a infanta el duque de L e r n i a era su maestra la marquesa del Valle, doña Magdalena de Guzmán. Bautizóla el cardenal D Bernardo de Rojas, y estuvieron al bautismo los cardenales de Guevara y C o lona, con algunos obispos; hiciéronse muchas alegrías por d R e i n o A ñ o lóoi. Por mandado de S u Majestad, este año el cardenal Hernando Niño de Guevara fué a residir a su silla, cíe S e v i l l a Espero que se me perdone tanta c i t a reviradas por mí, creo que su lectura no permi e lugar a dudas. P o r los testimonios precedentes cmeda, pues, sentado que don Fernando Niño de Guevara residió en T o ledo de IÓOO a I 6 C I salvo su viaje a V a Jiadolid. H a y que pensar, en consecuencia, que el Greco le retrataría entonces en la i m perial ciudad. L a obra pictórica no. parece posterior; revela un estudio muy profundo del natural, y no cabe suponer que su autor procediera de memoria o por leve boceto. A h o r a bien: el S r Cossío califica de réplica un busto del cardenal por ei Greco, que se descubrió en el Puerto de Santa M a ría y salió de España para ir de colección en colección basta l a de D Osear Reinhart, en Wintherthur (Suiza) E! doctor Mayer ve en él un estudio de, cabeza, para el retrato de cuerpo entero que es gala de la co ección Navermeyíer en N u e v a Y o r k Menciona, además, una antigua copia m a l a en la capilla funeraria (mayor) dei convento de San Pablo, ermitaño, de Toledo. T i e m po ha que, substituyendo a tm hermoso o r i ginal del Greco, Despedida de Cristo y I- a, Virgen (hoy en Chicago, col. C h Deering) estuvo colocada casi enírení del austero enterramiento del cardenal Niño. Asimismo, las religiosas le retiraron a clausura, hará más de diez años; ignoro si l a conservarán. E n mi opinión n o e r a tan m a l a copia, y, UON FERNANDO NIÑO D E GUEVARA. REPLICA. COLECCIÓN O REINHART, E N WINTHJERTHUR, SUIZA. (FOTO MORENO)
 // Cambio Nodo4-Sevilla