Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUDÍO S E N SU PATRIA en las escaleras de l a B o l s a de Bruselas, sos por el mundo no sólo hay bolsistas y- ¿Q u é es el sionismo? -preguntaban a antes de que se declarase en quiebra s u p a mercaderes. A u n entre éstos se conservan un humorista cierto día. dre, y que acabó precipitándose desde un a menudo el espíritu devoto tradicional, ti- -E l sionismo es un movimiento- -contesculto de los libros santos, la nostalgia de avión en las aguas del Canal de la M a n t ó- en cuya virtud cada israelita se p r o la P a t r i a perdida, que la lejanía y! a i m cha, cuando poseía centenares de millones, pone embarcar hacia Palestina a todos sus probabilidad del regreso hacía parecer más y tenía entre sus amigos e invitados de tas compatriotas y quedarse él mismo en tierra. betla. Y así, antes de que se iniciara el mofiestas nocturnas a l heredero del Imperio Respuesta injusta, como todas las humovimiento sionista- -que no tiene otro fin sino británico? rísticas. E n tos barrios judíos de N u e v a el de restituir a la raza desarraiY o r k como en los de V i e n a y en gada un trozo de su suelo natal- esas calles populosas que v a n descada solemnidad religiosa am: al, cede el hotel d e V i l l e al F a u b o u r g lebrada en la intimidad de las fa te San Antonio, en París, o en milias, terminaba con las palabra esos hogares del mísero b a r r i o rituales: londinense de Whitechapel, que el- -El año que viene en Jerusalén. g r a n Israel Z a n w i l l describió en Sueño que pareció, durante s i sus novelas con emoción tan proglos, quimérico, y al que la tensa funda, hay millares de f a m i l i a s voluntad de un pueblo, que ha proque sólo esperan reunir lo indisvocado y resistido tantas persecupensable para el viaje, a fin de ciones, ha dado realidad en pocos volver a la tierra tantas veces p r o años: Porque es cierto que el i m metida. E s claro que las mocitas pulso mayor a esa emigración j u hebreas aventureras, que s u e ñ a n día a Palestina l o dio lord Balfour, en ser estrellas de cinematógracuando prometió al pueblo hebreo, fo, o bailarinas, o cantantes f a en pago de los servicios que había mcsasy o quieren oír ¡hablar de prestado a los aliados durante la ese regreso a la tierra sagrada de guerra, u n hogar en la tierra perlos antepasados. ¿No tienen ante d d a hace diecinueve siglos. P e r o sus ojos el ejemplo de las Sarah esa emigración había c o m e n z a d o Bernardt. de las P o l a N e g r i de antes. Y naturalmente, no la h a las Tórtola Valencia, de tantas y U N A CASA M O D E R N A D E T I P O E U R O P E O E N P A L E S T I N A bían iniciado los comerciantes ni los tantas judías como han t r o c a d o financieros, sino los pobres judíos, que huían Dotado de una inteligencia despierta y las dulzuras del hogar patriarcal por las de las matanzas organizadas por los rusos, fina, y de una inagotable capacidad de trafructuosas apoteosis de l a escena o de la o que, en los tristes inviernos de los Cárbajo, el judío sabe que, en igualdad de c i r pantalla? patos, se emocionaban imaginando el cielo cunstancias, triunfará sobre todos sus c o n Y en cuanto a los mozos a quienes tienazul que sobre l a torre de D a v i d se extiencurrentes. L o s prejuicios seculares se han ta l a ambición del oro, ¿no conocen y s a de como un palio de seda. desvanecido. E n ninguna parte se le ponen borean con fruición la historiadle esos prínobstáculos por razón de su religión ni de cipes de la ftnanza. que en América y en Sólo que apenas habían arribado los p r i su raza. ¿A qué. recluirse entonces- -piensa E u r o p a ejercen un poder irresistible e i n meros hebreos resueltos a v i v i r o a mola mayoría de los israelitas jóvenes- -en un visible, de los Rosenthal, rey de las perlas, rir en Palestina, la solidaridad de la raza rincón de l a tierra, donde no hay porvenir llegado a París hace veinticinco años, sin se despertó con inesperada fuerza. De toeconómico alguno, y en el que todo, recuerdinero, desde el f o n d o de- una aldea rusa, y dos los lugares donde hay judíos- ¿y dóndos y ruinas, hace que el ánimo deprimido hoy dueño de media A v e n i d a de los C a m de no los habrá en el mundo? -comenzaron se torne hacía el pasado? pos Elíseos o de aquel Loewenstein, que a enviarse fondos para sostener las colohabía chapoteado, adolescente, sin paraguas, nias que se instalaban en los campos y los Pero entre los millones de judíos disper: m LA PALESTINA D E HOY. ASPECTO D E UNA FABRICA D E C H O C O L A T E S E N L A COLONIA D E TEL- AVIV
 // Cambio Nodo4-Sevilla