Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
concurso que hay abierto. Pasarán seguramente de los 7.800 del año pasado. Duque recoge la elocuencia de la fotografía y esas caritas de rosas y clavellinas que veis ustedes. Entretanto, tomamos los últimos datos: -ÍUn aprendiz de mecánico ingresa a los dieciocho años, ganando dos pesetas d i a rias. A los diecinueve años recibe el título v cobra tres pesetasi Á los veinte años, cinco pesetas. A los veintiuno, siete pesetas. A los veintidós se licencia, pero puede reengancharse c o n 12 pesetas, además de sus devengos de cabo o de sargento. A los veinticinco gana 14 pesetas; a los treinta, 16, y aumenta así de cinco en cinco años, hasta que a los cincuenta y cinco de edad gana 22 pesetas, además de sus d e vengos. Entonces puede retirarse cobrando 3. Ó 00 pesetas anuales por el Instituto Na cional de Previsión. Se 1i a prolongado el tiempo de la visita, y a su compás se iha prolongado este a r tículo; N o s despedimos del entusiasta c o mandante Remeritería y abandonarnos el l o cal pensando que el profesor alemán S c h u l te y el americano Gilbreth n o recusarían para sus laboratorios de psicometría m u chos dé los procedimientos de orientación profesional que se emplean en l a Escuela de Mecánicos. Y el gran psicotécnico T a y lor n o pondría reparo en inscribir en aquellos talleres su famoso apotegma: E l h o m bre a py pósito para l a obra a propósito o C a d a hombre en su sitio ¡A h! A h o r a recordamos por qué fuimos a Cuatro Vientos. Porque nos habían dicho que l a Escuela de Mecánicos de Aviación era u n Centró modelo de enseñanza. Y así hemos podido comprobarlo. Juno CARMÓN A (Fotos Duque. CORRIGIENDO AVERIAS INTENCIONADAS E N LA SECCIÓN D E A h o r a estamos en l a oficina, y para d i ferentes menesteres han cruzado por el despacho cinco o seis lindas muchachas. ¿H a y mecánicas también... -N o son las mecanógrafas encargadas de la correspondencia. H a y ocho. -M u c h o habrá que escribir, caramba. -A h o r a verán ustedes. Pasamos a un local donde están reunidas ocho encantadoras mutihachas ante una mesa preparada para comer. PUESTA E N PUNTO -P e r o ¿es que están hospedadas aquí? -N o es que trabajan por la mañana y por la tarde y tienen sólo u n a hora para el almuerzo. C o m o n o v a n a i r a M a d r i d en tan corto tiempo, se las arreglan para comer aquí unas de l a cantina y otras trayendo sus provisiones. ¡Salud, heroínas! -Y vean ustedes l a correspondencia que tienen que despachar. E s t a es la recibida hoy. S o n cartas de l o s aspirantes al nuevo UNO D E LOS TALLERES DONDE S E FABRICA TODA SUERTE DÉ PIEZAS PARA LOS AVIONES