Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 10 D E D I C I E M B R E D E i 2 g EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 6 9 la V i r g e n vino al suelo el muro que la ocultaba, y quedó al descubierto. Cómo no recordar, cuando esta Virgen morena recorre las calles de Madrid, que también antaño hubo de recorrerlas en rogativas, hasta la plaza Mayor, flagelada entonces por uno de sus grandes incendios! L a antigüedad de la imagen de Atocha es menos discutida, aun cuando no merezca fe su atribución a San Lucas. Según unos se llama da Atocha por el atochar en que su ermita se levantaba; otros afirman que su nombre viene de Teotoka, escrito a ía latina Teotocha, cuyo significado es Madre de D i o s pero los, más aseguran que procede de Antiochía, como la misma imagen. Todos convienen, sin embargo, en lo remoto de su talla, después de considerar que la corrección no afectada de su nariz y de su frente recuerda el tipo consagrado un día por el arte helénico, y recibido en adopción después por los artistas de Bizancio. Las crónicas del siglo x i hablan ya de ís uestia Señora de Atocha y de su ermita, convertida en convento de religiosos dominicos durante el siglo x v i Hacia I66 Í fué restaurada la iglesia por Felipe I V y ahora se acaba d e reedificar nuevamente. N o sin emoción se ve sa r de su templo a esta imagen tan venerada por nuestros Reyes cuantos recuerden aquellas solemnes salves, a las que, a ú n hace pocos años, acudía la Familia Real, dando al acto la solemnidad de hacerse acompañar por la Escolta. Nuestra Sañora del Buen Consejo resucit a r á a su paso los tiempos del Colegio Imperial, hoy Catedral de San Isidro, en cuya iglesia se veneraba y se venera, y la vida de San L u i s Gonzaga, a quien habló para resolverle a entrar en la Compañía de J e s ú s de cuvo buen consejo toma- el nombre. Nuestra Señora del Büea Suceso, que traer á a la memoria su desaparecido templo de la Puerta del Sol, desde donde fué trasladada al que se la dedicó en la calle de la Prince- i según su tradicional historia, había sioo encontrada por Gabriel de Fontanat y Guillermo Martínez el año de 1606, entre unas rocas de la Sierra Traiguera- -provincia de Castellón- donde se refugiaron amenazados por una terrible tormenta. Iban a Rema, entonces, como peregrinos, y llevaron consigo su venturoso hallazgo, hasta presentarlo devotamente a los pies de Paulo V quien les felicitó por su buen suceso, que sirve a la imagen de denominación. Nuestra Señora de Madrid, oue, a pesar de serlo, es casi desconocida por los madrileños de nuestros días, tiene su trono en la capilla del Hospital General y recibió constantes muestras de ia devoción del pueblo en siglos anteriores. F u é traída de Roma por un convertido, hijo de un moro, y venerada en cierta ermita del arzobispado de T o ledo, que el dicho convertido le hizo edificar. Su presencia h a r á revivir los días en que fué robada y mutilada para montar su cabeza y sus manos en un muñeco grotesco, que en apariencia tocaba, sin intervención humana, un instrumento de cuerda, asomado a una ventana de la calle de la Concepción Jerónima. Descubierta la sacrilega superchería, fué su autor condenado a galeras perpetuas por el corregidor D Luis Gaitán de Ayala, y honrada la imagen con el voto del Concejo de celebrar anualmente ante ella, como desagravio, la fiesta de las Candelas. L a Virgen de las Maravillas, de gran renombre entre los madrileños, ya antes de! siglo x v i se veneraba, deteriorada, en su altar de un pueblo salmantino. Retirada del culto, llegó a Madrid como cosa arrumbada e inservible, y, tras larga y ominosa peregrinación, a través de la Corte, halló al fin el asilo de unas manos piadosas, que, después de hacerla restaurar, la encomendaron a un beaterío carmelitano fundado por l a dama conquense doña Juana de Varaona. Convertido en convento el beaterío el a ñ o de 1630, le acompañó ya en sus andanzas, y, desde su templo de la calle dt Quiñones, donde ocupó su altar mayor a fines del pasado s i glo, fué trasladada, por último, hace cinco años, a su nueva iglesia de la calle del P r í n cipe de Vergara. Ante ella parecerán vibrar nuevamente los aires para repetir las últimas palabras de Daoiz y Velarde; ¡V i r g e n de las Maravillas, s á l v a n o s! Por último, pide lugar en esta enumeración alfabética, como lo tiene en la procesión, la Virgen de la Paloma, lienzo de la Soledad, hallado en un corral cercano al puente de Toledo, a fines del siglo x v n i y valorado. por unos chicuelos, al vendérselo a Isabel Tintero, en el precio de cuatro cuartos. L a piadosa Isabel colocó el cuadro primero en su porta! de la cal e de la Paloma, y, m á s tarde, en un cuartito, transformado en capilla, hasta que se construyó, de nueva planta, la verdadera capilla anterior a la iglesia actual. ¡Cuántas madres que a sus pies hicieron el ofrecimiento de sus h i jos sentirán revivir al verla años pretéritos casi borrados ya en la larga memoria de su vida! 1 Cuántos rescoldos de fervor se encenderán, acaso, al contemplar el sagrado lienzo, entre las frías cenizas de la fe! Porque la Virgen de la Paloma es hoy. tal vez, la devoción más popular de M a d r i d Juntas en una sola procesión evocadora, todas estas imágenes venerandas, que no suelen salir en ninguna, pasearon por las calles de la corte de hov la mariana tradición y la historia ya lejana de la villa de ayer, escribiendo al hacerlo, una nueva página destacada y memorable en las crónicas madrileñ a s tan caballerescas y tan hidalgas. Luis MARTÍNEZ KLEISER L o que distingue O D D L de los demás dentífricos, es su esceleníe propiedad de pasar a través de las membranas que cubren las encías. Ello determina una desinfección que perdura varias horas, dando a Vd. ia seguridad de que su boca se halla protegida contra posibles infecciones. ES uso diario c combinado de O D O L pasta f elixir conserva ios Dientes Blancos y Brillantes; Precios para toda Capilla (impuesto eoagrsndirfoaj. Laboratorio Salus- Barcelona Frasco O 4 25 Pías. Frasco P 2 95 Pías. Tubo: 1 70 Pías.