Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S u DS DICIEMBRE D E 1929. E D I C I Ó N D ANDALUCÍA. PAG. 7 recen de ella; los últimos quizá caigan pronto en desgracia. Trabajo delicado en fieltro peludo: se corta el pelo o se afeita en forma regular, de modo que el fieltro de pelo simula bandas. aplicadas sobre el fieltro pelado. Quiero des- cribar preciosa pamela de terciopelo tono natural, con el borde del ala derecha apoyada en el cuello, mientras el de la izquierda se levanta atrevidamente; está combinado el terciopelo con guipure. Su vecina es una toca preciosa, hecha con bordados negros al bies, eme forran la cabeza y sostienen a derecha e izquierda un grupo de crosses rosas en un lado y negras en el otro. Para terminar la unión de L e Monier y de James ha compuesto una toca de topé rubio, muy sencilla, en la cual está incrustada todo alrededor una medha de pelo rubio, que termina en dos caracoles sobre las orejas. H e ahí una cosa de novedad. Suzanne T a b o t T A U P E NEGRO, R E C O R T A D O Y SUJETO C O N ANILLAS D E G A L O L I T H E CELLE ROZE) (MODELO M A R- EN EL TEMPLO DE LOS SOMBREROS Se abren las puertas del templo de los sombreros y nos es permitido pasear nuestra curiosidad entre las creaciones que imperarán este invierno. Son más numerosos y más nteresantes que nunca, de gran variedad en la forma y en los adornos encargados de embellecerlos y de embellecernos; N o perderé tiempo monologueando; a las mujeres no les gusta esperar; lo sé por experiencia. Aquí están en abundancia juventud e ideas nuevas para servirla. U n a cloche ligera de terciopelo negro puede a voluntad levantarse o dejarse caer, sin que sepamos cuándo está más bonita: varias cintitas del mismo color se anudan en el costado. Algunas copas se arman con pinzas, cuya inclinación permite darles gran variedad. Una gorra de terciopelo y fieltro, combinados con cortes denominados griegos, tiene por adorno media hebilla de cr, istal, comonota culminante de creación tan distinguida. Velillos cortos, fieltros rayados y atopados, turbantes, de línea complicada, combinaciones audaces de colorido, pero agradables, hay profusión en casa de Suzanne Tálbot. Para de noche, un sombrero de tul negro se compone TOCA D E F I E E T R O NEGRO P E S P U N T E A D O (MODELO L E MONNIER) Le M o n i e r í a i esta Casa me vuelvo loca para conla verdadera tendencia entre tantos lÉÉdeios. Hubiera ido tropezando si ma- femoiselle L e Monier, que tiene seguramente doble vista, no hubiese observado mi conflicto. H e aquí lo que me presentó; Birretes de terciopelo de tonos desvanecidos, desde el violeta al marrón, pasando por azul; fíjense bien; estas telas no están tejidas a ¿í; están unidas por las manos de artistas que trabajan en esta casa. H a y sombreros grandes, de terciopelo, y otros pequeños, hechos en telas de los trajes deportivos. Siguiendo esta idea, L e Monier crea conjuntos, y vemos siluetas de terciopelo, que se completan con bolsos, cinturones y hasta calzado, para acompañar los vestidos hechos con la ya famosa tela de corbatas. E l empleo de pieles no se reduce a una idea tirada al aire, puesto que la vemos realizada frecuentemente: las pieles de breitskwans, de potro, de armiño, etc. están maravillosamente trabajadas y afinadas hasta un punto ncreíble para emplearlas como único iitate- rial o para adorno. Los respingos del frente son tan acentuados, que descubren totalmente la cara; dan aspecto nuevo a los sombrer- s de la próxima estación. Una gorra inédita de, tul, igual al pe o, se confunde con él, hasta el punto de no saber dónde empieza una y acaba otro; podría creerse que no existía sombrero si un grupo de aigreítes, prendido en el costado, no le descubriese a la vez que l. e presta un lire de suprema elegancia. H a y bordados eu los sombreros de ala y en los rae 1- de tres gruesos de igual largo, levantado tan arrogantemente por delante, que exige un rostro impecable. Los terciopelos, numerosos en castor y encarnado, demostrando la preferencia por ambos colores. Veo bonitos conjuntos de sombreros, bolsos y corbatas en negro. y blancq, cubiertos de. pespuntes y adornados con placas de cristal. U n trabajo de extremada finura, compuesto de presillas minúsculas, sobre tul de M a linas, permite qué el peinado se transparente; las que ya, vuelven a apreciar. su cabelio se entusiasmarán con esta idea. cretar MarcelJe R o z e Marcelle Roze fia tenido la idea, ingeniosa y delicada, de trabajar los fieltros como si fuesen paja; hace pinzas en las copas, y las modela hábilmente; forra los sombreros. de terciopelo negro con. fieltro beige, obteniendo una nota de distinción. L e gustan las alas vueltas por delante; pero no las levanta sin el previo estudio, para dar a. ese movimiento el puesto a qué tiene derecho. ¿Colores? Veo beige negro, verde y alguna vez amarillo hueso. Las panas que tienen pelo largo se prestan a buscar grandes efectos, pelándolas a trechos. Marcelle Roze lanza un modelo que es toca grande y sombrero pequeño, de fieltro negro, con aplicaciones de pana. E l a l a vuelta por delante se alarga ensanchando sobre los costados; después sombrea la nuca, afinándola mucho. U n bonito adorno de oro, mezclado con una borla de seda negra, pende del centro del sombrero, levantado por- delante. U n a pamela ve su copa tirada hacia atrás por pinzas; en donde se juntan éstas, se anuda la cinta de faya, después de pasar por un anillo de crista! Todos los adornos colocados detrás son típicos este año. Los sombreros de vestir se estudian bien en casa de Marcelle Roze, y yo creo firmemente que esa orientación se seguirá ecu éxito. L E KETOUR VESTIDO D E SEDA FANTASÍA VERDE. CON JARETAS. (MODELO MAGGY ROUÍT) TERESA C L E M E N j C E A U París, diciembre j o