Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 11 D E D I C I E M B R E D E 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G vo LA LABOR DE LOS pajar; todo ello lo más rústico y económico, para que n i la familia ni los animales se encuentren a placer, no siendo en casos muy excepcionales. A u n así y todo, estos acomodos no cuestan menos de 5 ó ó. ooo pesetas, como mínimo, y sólo a fuerza de privaciones, y en un transcurso de cinco a seis años, esta pobre gente, siempre que no haya algún imprevisto o desgracia, que lleva aparejada, la ruina, ha podido descansar más tranquila, con la esperanza de lograr un retiro menos azaroso para la vejez, en compensación a su constante y virtuosa vida l e trabajo. M i s convecinos, los habitantes de la ciudad, en sus diarios paseos por la muralla, contemplan la obra de estos trabajadores meritísimos; pero la inmensa mayoría no le conceden importancia ninguna, porque la han visto desarrollarse año tras año, sin pararse a pensar la suma de esfuerzos que han necesitado para formar estas 58 huertas, que han fijado esta población diseminada de otras tantas familias, que viven todas exclusivamente del producto de su trabajo. A medida que se ha aumentado el número de huertas, se han acrecentado las dificultades; en primer lugar, la elevación del agua en tantos pozos ha aminorado la cantidad de que puede disfrutar cada hortelano, y esta escasez les ha obligado a dar más extensión a los cultivos de plantas menos exigentes de riego, como son la patata, habas, guisantes, el maíz y coles de invierno; limitando los de otros propios de huerta, alubias, tomates, p i miento, coliflores, e impidiendo el de alfalfa, tan necesaria para toda clase de ganado, que va anejo a este cultivo de huerta, mucho más teniendo que aprovechar el exceso de coles de invierno para consumirlas en el cebo de terneros al destete, completando la ración con harina de algarrobas y paja en abundancia. Esta escasez de agua durante los meses de julio y agosto principalmente, en cuyos meses se ven obligados a tener las caballerías moviendo la noria diez, doce y hasta catorce horas, para llenar el jaraíz o depósito de la cabida antes anotada, les ha obligado á establecer un sistema de riego por inundación limitada, parcelando la tierra en pequeños canteros, que ellos llaman, asurcándolos para que el agua discurra por los vados de los surcos exclusivamente, que vaya mansamente y en escasa cantidad, para aminorar el consumo e impedir que destruya los pequeños surquitos o lomos donde están las plantas. Esta disposición del terreno y el riego obliga a un trabajo molesto y asfixiante en los meses de verano riguroso, julio y agosto, para dar las labores de cultivo después de cada riego, porque han de hacerse con herramientas de mango corto, con el cuerpo muy encorvado, y con difícil acceso del viento, luego que la planta ha adquirido desarrollo, como acontece con el maíz. E l problema económico de este cultivo se ha solucionado, porque este hortelano no le concede importancia a la remuneración del trabajo, y le basta con la estabilidad que le garantiza la industria y la posibilidad de hacer algún ahorrillo, cuando las coaechas son abundantes o los precios mejoran. Los productos de primicias son muy escasos, en primer lugar, porque desconocen la manipulación de las camas calientes y camas sordas, están limitados a pequeñas superficies, defendidas de los vientos fríos del Norte v Noroeste, por los escarpes del altozano en que se asienta la ciudad, y, además, en estos últimos años, de invasión de camiones y ca- HUMILDES La vega de Ciudad Rodrigo Con esa constancia y terquedad adquiridas por el trabajador de la tierra, que desde niño observa el desarrollo de las plantas y de los árboles, la resignación forzada. ante los imprevistos de todo género, ya sean físicos peculiares del clima, ya sean orgánicos, insectos y criptógamas que asedian a las plantas cultivadas, ocasionando en breyes períodos la destrucción de sembrados y plantaciones, año tras año estos humildes trabajadores han conseguido, en un período no más de treinta años, transformar parte de la vega de la margen izquierda de este río Águeda, la peor, sin duda, de un terreno poco menos que improductivo, en una serie de huertas, en número de 58, cuya producción no puede fijarse en menos de 3.000 pesetas cada una. Todo esto sin auxilio de nadie, sin Bancos que ayudasen, facilitando el capital necesario que ha de invertirse forzosamente en la transformación, ni técnico para enseñarles los procedimientos más eficaces para conseguir una mayor producción por unidad. Esta transformación de cultivo exige el alumbramiento del agua que discurre por el subsuelo a una profundidad de seis o siete metros; revestimiento del pozo con manipostería de la roca arenisca, que es abundante; colocación de la máquina, como ellos dicen, que es la noria perfeccionada; el jaraíz o depósito del agua próximo al pozo, de cabida de 15 a 25 metros cúbicos, todos de forma rectangular o cuadrada; casa vivienda para el dueño o colono, con sus anejos de cuadra, cobertizo, cochiquera y S E R V I C I O DESPUÉS D E L A V E N T A AUTOMÓVILES Y CAMIONES EXAMINEN E L 7 HP. Y VERÁN L A S V E N T A J A S Q U E T I E N E N S O B R E T O D O S L O S D E S U CATEGORÍA BASTIDOR C O M P L E T O B A L L E S T A S SEM 1- ELIPTICAS EQUIPO COMPLETÍSIMO DE A C C E S O R I O S GARANTÍA EFECTIVA RÁPIDO, E S T A B L E Y ECONÓMICO Concesionario exclusivos S. STOCK A. GÓMEZ- BE A R E A L B E R T O AGUILERA, 1 6 MADRID COMPLETÍSIMO DE R E P U E S T O S Teléfono 32921