Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESTUFAS EL MOMENTO CULMINANTE! COCINAS V L A M P A R A S por gasolina. F a b r i c a c i ó n nacional. C a t á l o g o gratis. L. B A L M E S Echegaray 2 S. M A D R I D y su pluma se ha quedado sin tinta. Teniendo a prevención una E L MEJOR R E G A L O p a r a navidad y R e y e s Nodriza Estilográfica 0,25 pesetas MADRID á r a l o s y material Todas las Fotográfico preferentes. marcas se evita esta f a l t a l l e n a n d o l a p l u m a c o n l a m e j o r tinta a z u l- n e g r a y de l a m a n e r a m a s simple y cómoda. D e v e n t a e n P a p e l e r í a s E s t a n c o s etc INDUSTRIAL G A L A I C A Aportado, 1.107 DEBILIDAD e insensibilidad sexual. Se c u r a r a d i c a l m e n t e c o n las P E R L A S L E R O Y C a j a n u e v e pesetas; p o r correo, u n a peseta m á s F G A Y O S O A r e n a l 2, y farmacias, Madrid. Trabajos de laboratorio Viuda de BRAULIO L Ó P E Z PRINCIPE, (al lado del teatro 27 Español) VIVEROS MANUEL SANJUAN PASCUAL SANJUAN, SUCESOR SABIÑAN (PROVINCIA D E ZARAGOZA) P i d a u s t e d el c a t á l o g o g e n e r a l s i desea c o n o c e r los i m p o r t a n t í s i m o s c u l t i v o s de este e s t a b l e c i m i e n t o PLAZOS Almacenes M a d r i l e ñ o s Muebles, tejidos, sastrería, zapatería. Magdalen a 4. T e l 1245 C, M a d r i d quita hoyos viruela antiguos; cutis levantado, erupciones p i e l y h e r p é t i c a s e s c r ó f u l a s manchas, p a ñ o embarazo y sol, p e c a s a r r u g a s espinillas, g r a n o s C u r a l e p r a v i r u e l a y l a e r i s i p e l a e n e l acto. S u a v i z a y b l a n q u e a E n M a d r i d por mayor. Centros e s p e c í f i c o s P r i n c i pales perfs. d r o g s y f a r m s F r a s c o 4 y 7,50 p t a s RAPIO ROSINI 68 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO D EMADRIGAL 67 Genovesa i r e m o s a f o n d e a r a B a r c e l o n a hemos e m p r e n d i d o y a el c a m i n o y n o debemos retroceder. D e j e m o s de capear, Y e z i d s í r v e m e de algo, y a que p o r f o r t u n a estás v i v o y y a que h a sucedido a s í n o m e p e s a dejemos de capear, y sobre ¡a v í a ¡O h! -a ñ a d i ó dirigiéndose a Gabriel y a M i n a n- V e n e c i a ha debid o ser n u e s t r a t u m b a p o r tus temeridades, h e r m a n o -N o h a b l e m o s n o h a b l e m o s m á s de l o p a s a d o- -dijo Sayda M i r i a n ¡A h! M a n u e l K a r u k está l o c o- -e x c l a m ó A b e n S h a r i a r oyendo u n c a ñ o n a z o al que contestó i n s t a n táneamente o t r o- se conoce que l l e v a a b o r d o a l R e sucitado. C o m o s i n o h u b i e r a m á s que ponerse en f a c h a c o n u n a g a l e r a de l a R e p ú b l i c a t a l c o m o l a San Marcos; c o m o si n o e s t u v i e r a p r o n t a a e n t r a r en Combate m i Leona p a r a a y u d a r a l a San Marcos, puesto que os v i e n e c o n v o y a n d o y c o m o si m i buena Genovesa n o pudiese también h a c e r a l g o c o n sus dos c u l e b r i n a s de p r o a m e parece que de esta ve 2 José K a i v a r n o resucita. E n e f e c t o l a San Marcos se había puesto a l a l cance de sus cañones, respecto a l a galeota de M a n u e l K a r u k y s i n p a r a r s e e n c u m p l i m i e n t o s había r o t o e l fuego sobre ella. E l Buitre, que así se l l a m a b a l a g a l e o t a de K a r u k había contestado b r a v a m e n t e h a bía a r m a d o l a s p a l a m e n t a s de sus dos bandas, había a r r i a d o entenas, y e n t r a b a a l r e m o p o r l a p r o a a l a San Marcos. L a San Marcos había h e c h o l a m i s m a m a n i o b r a y a v a n z a b a con g r a n rapidez h a c i a e l Buitre. La Leona v i r a b a y c a r g a b a sus n u m e r o s o s r e m o s d i s p a r a n d o aunque m u y de lejos, sobre sentase su costado de babor a l a San Marcos. E l Buitre venía a ser el vértice de u n á n g u l o c u y a a b e r t u r a f o r m a b a n La Leona y l a San Marcos. L a s c i r c u n s t a n c i a s e n que el Buitre se encontraba n o podían ser peores. Y s i n embargo, c o n t i n u a b a avanzando hacia la galera veneciana. L l e g ó al fin, u n m o m e n t o en que se a p r o x i m a r o n ¡forzaron los remos y se e m b i s t i e r o n c o n u n empuje t e r r i b l e a f e r r á n d o s e p o r las proas. E n t o n c e s cesó e l fuego de artillería, y sólo se o y ó el de los mosquetes de l o s venecianos y e l de las espingardas de los g r i e gos, que cesó también, trabándose al a r m a b l a n c a el abordaje. La Leona f o r z a b a m á s y m á s sus palamentas y a v a n z a b a d i s p a r a n d o a ú n sobre el alcázar de p o p a d e l Buitre. A l fin, m u y p r ó x i m a y a La Leona, dejó de d i s p a r a r y poco después embistió en el costado del Buitre, c l a v a n d o e n él su espolón. A c o n t e c i ó l o que debía acontecer. E n vano M a n u e l K a r u k acudió a l a parte de popa de su galeota c o n p a r t e de sus c o r s a r i o s m i e n t r a s K a i v a r se batía a p r o a c o n l o s soldados y los m a r i n o s venecianos m a n dados p o r R u g i e r o M a f f e i que, aunque j o v e n daba m u e s t r a s de ser u n g r a n soldado. L o s de La Leona, mandados p o r u n o de l o s a r r á e z (1) de A b e n- S h a r i a r m u l a t o f e r o z que blandía u n a pesada h a c h a t a r d a r o n muy poco t i e m p o e n s a l t a r a b o r d o del Buitre, en a r r o j a r a M a n u e l K a r u k que, a pesar de su v a l o r indómito, tenía m u y poca g e n te c o n que r e s i s t i r y en atacar p o r l a espalda a l o s c o r sarios que, teniendo a su frente a José K a i v a r peleaban a p r o a con los soldados y los m a r i n o s venecianos. ¡A pique c o n l a galeota, p a r a que esto se acabe m á s p r o n t o! -g r i t ó el a r r á e z m u l a t o A l g u n o s c o r s a r i o s de La Leona d e s c e n d i e r o n r á pidamente p o r l a escota d e l Buitre y r o m p i e r o n a h a c h a z o s su f o n d o p o r tres o cuatro lugares. D e s p u é s le l o c u a l s u b i e r o n de nuevo, y g r i t a r o n ¡A La Leona el que no q u i e r a perecer! E l a r r á e z y l o s c o r s a r i o s d? A b e n- S h a r i a r saltaron ile nuevo a La Leona, m e z c l a d o s c o n algunos d e l Buitre, entre l o s cuales i b a M a n u e l K a r u k que CU Capitán. el Buitre. S o l a m e n t e l a Bella Genovesa n o había a r r i a d o las entenas, n i a r m a d o sus palamentas, n i hecho su z a f a r r a n c h o E s t a b a lejos, n o l a a l c a n z a b a n los proyectiles, y n i A b e n- S h a r i a r n i G a b r i e l de E s p i n o s a querían h a cer s u f r i r el t e r r o r de u n combate n a v a l a S a y d a M i r i a n L a Genovesa, pues, por quien aquel combate se l i b r a b a e r a u n a t r a n q u i l a espectadora de él. T a l e s v t a n buenas c o n d i c i o n e s m a r i n e r a s tenía La Leona, que m u y p r o n t o estuvo verdaderamente e n combate. E l Buitre, s i n e m b a r g o seguía c a r g a n d o p o r l a proa a l a g a l e r a v e n e c i a n a a cesar de que s u f r í a e n su banda de e s t r i b o r el fuego del alcázar de p r o a d e La Leona, a l que n o p o d í a n contestar, como n o p r e-
 // Cambio Nodo4-Sevilla