Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CONSULTA PAKTICÜLAR D E enfermedades de la piel, del pelo, secretas, v í a s urinarias, debilidad e Insensibilidad sexual, etc. en casa del medico d i rector de la Consulta de San Juan de Dios. De 3 a 6, Cañizares, 1, pral. esquina calle Atocha, 28. De provincias, por carta. S Sombreros flsltr e l e g a n t í s i m o s a 8 pesetas. MONTEIiEOIsr. 35. primero derecha, Madrid. EL N O RAS MANGUERAS g- g E n r i q u e Miret E s p o y S o TRUST JOYERO Madrid ESCUELA SUPERIOR DE COMERCION Bonitas PULSERAS s í m i l brillantes, I SPOEHRER- CALW modernas, 50 rebaja. Balneario de la Selva Negra (Alemania) antiguo y renombrado Instituto. Clases especiales para extranjeros. 20, 15, 10, 7,50 y 5 ptas. Liq. Montera, 23. joyer. AVISO P a r a d e d i c a r n o s en l o f u t u r o exclus i v a m e n t e a l n e g o c i o de j o y e r í a y p i e dras p r e c i o s a s l i q u i d a m o s en este mes n u e s t r o s s u r t i d o s de P L A T E R Í A c o n rebajas del IO al 30 por; 100. Avisamos clientela para a nuestra que distinguida l a oca- J AYiifiTAIfliElfO DE PUERTOLLAHO L a -Gaceta del día 7 del actual publica el anuncio del concurso para la a d j u d i c a c i ó n de la realizac i ó n de las obras de t r a í d a de aguas a esta ciudad, ara su abastecimiento, y e x p l o t a c i ó n del negocio, con arreglo al proyecto aprobado, y teniendo en cuenta el pliego de condiciones administrativas. Lo que se anuncia al p ú b l i c o para que durante treinta días naturales siguientes a la p u b l i c a c i ó n de dicho anuncio en la Gaceta de referencia puedan los interesados presentar sus proposiciones en la Sec r e t a r í a de este Ayuntamiento. Puertollano, 9 diciembre 192 9 -E l alcalde presidente, 3. García C a s t a ñ e d a aproveche s i ó n de c o m p r a r estos a r t í c u l o s v e n t a josamente. La D i c i e m b r e 1929. Dirección. 70 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL 7; 1 T- -Gabriel de Espinosa tiene el amor de mi hermana fa. sultana Sayda Mirian- -dijo Aben- Shariar- los remos de mi valiente Leona no podían estar ociosos, n i mudos mis cañones, cuando estaba amenazado el esposo de mi hermana, que al verle muerto hubiera muerto también. ¡D i o s lo ha querido Pero ¿cómo J o s é K a i v a r que es tan prudente y tanexperimentado, ha cometido l a locura de ponerse en ¡facha con dos galeras tan terribles como l a San Marcos y La Leona? -P o r su loca desesperación y por una equivocación mía. Oye, Aben- Shariar: ayer por la mañana Se nos avisó en la hostería del León de Venecia, donde nos aposentábamos José K a i v a r y yo, que en la hostería del Gato A z u l se habían encontrado muertas a las patricias venecianas Estefana Barbarigo y Elena Conti. F u é horrible lo que pasó por José Kaivar. ¡V e n g a n z a! -g r i t ó con una voz tan espantosa, tan sobrehumana, como no la he oído nunca- Esas dos- desgraciadas se han exterminado por la muerte de César Malatesta, y el matador de César M a l a testa ha sido ese Gabriel- de Espinosa, ese Rey d e Portugal. ¡V e n conmigo, M a n u e l! i Y salió frenético. Guando llegamos al palacio Sfor ¿ía entraban en una góndola ese extranjero y su familia, acompañados de un veneciano y de tu corsario Y e z i d S e nos escapaba. José K a i v a r y yo entramos en otra góndola y seguimos a aquella en que iba Gabriel de Espinosa. L a góndola salió al puerto y atracó al costado de la Bella Genovesa, y entraron en. ella Gabriel, su esposa, su hija y Yezid, y el patricio veneciano pasó a bordo de una galera de la República. L a Bella Genovesa se M z o a l a vela, y poco después, tras ella, l a galera San Marcos, J o s é K a i v a r y yo entramos en una pequeña embarción y salimos del puerto a buscar al Buitre que nos esperaba siempre bordeando a l a vista de las costas de Venecia. Tuvimos la fortuna o la desgracia de encontrarle pronto, pasamos a su bordo, e Inmediatamente nos; pusimos en demanda de la Bella Genovesa, que nos llevaba algunas horas de ventaja. Pero el Buitre era muy ligero. N a pegamos bien durante lo que Quedaba del día j du rante toda la noche, y al amanecer nos encontramos avante de dos buques que se veían al Este. L o s reconocimos y vimos que eran la Bella Genovesa y l a San Marcos, a las que habíamos adelantado durante l a noche. -E s necesario capear y esperarlas- -dijo sombríamente J o s é K a i v a r -L a San Marcos- -le dije- -es una galera terrible y no me parece prudente empeñar con ella un combate. -Esa galera- -dijo J o s é Kaivar- -no tiene m á s porte que nuestra galeota, ni más remos en sus bandas, n i m á s cañones en c r u j í a tenemos doscientos demonios, para cada uno de los cuales se necesitan diez venecianos, y de seguro el capitán de esa galera vale mucho menos que cualquiera de nosotros como capitán y como marino. -Sea como quisieres- -dije a José Kaivar. Y ¡puse el Buitre, a la capa, para esperar a l a San Marcos y a la Bella Genovesa; poco después apareció al Este tu galeota. -Y o cruzaba- -dijo Aben- Shariar- cuando v i pasar a la Bella Genovesa convoyada por una galera de la República; me puse en su demanda, y entonces avisté al Buitre, que capeaba, con todas las señales de esperar a la Bella, Genovesa y a la San Marcos. Continúa. -Cuando mi catalejo me hizo conocer que el barco que se veía al Este era La Leona me a n i m é y o no sabía hasta qué punto estabas t ú interesado por las personas que venían a bordo de la Bella Genovesa; porque yo no conocía tu historia; porque yo no sabía que la esposa de Gabriel de Espinosa era hermana tuya; tu presencia en nuestras aguas me a n i m ó ya no estamos solos, dije para m í ya somos dos tremendos corsarios amigos, m á s que amigos hermanos, contra l a galera de l a República, y no v a cilé en disparar sobre ella en cuanto se puso a l alcance de mis cañones; pero cuál fué mí sorpresa cuando al verte cerca, a babor de la San Marcos, en ve de disparar sobre ella disparaste sobre el Buitre. Y a no era tiempo de j- etroceder, y por otra parte, José K a i v a r estaba furioso y ansiaba el momento de embestir. L o que después- ha sucedido era lo que debía suceder; el Buitre ha sjdo echado a
 // Cambio Nodo4-Sevilla