Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PRECISAMOS COOPERACIÓN PERSONA disponga 125.000 pesetas para desarrollar asunto único su clase, buenas utilidades. Damos y exigimos excelentes referencias. Por escrito, solamente señor Ardanaz. Luna, 3, Madrid. L FINANCIEROS Y PEQUEÑOS CAPITALES aparato anunciador luminoso con movimiento. Patente que cede el autor p. España ventajosamente. Puebla, 17, Madrid. -1? TALANQUEB 1 NAVAJAS? AFEITAR MARCA LLAVES Exposición de Barcelona Bonito libro, 34 X 24 y 216 págs. vistas Exposición, envío contra reembolso, por 11 ptas. Pedido a Mutual de Nuestra Señora de Col! Cristiá, 12, Barcelona. Figuras, casitas, molinos y norias d é movimiento. Mayor, 86 duplicado (próximo Capitanía) DE CORTE SUAVE NO IRRITAN EL CUTIS AEHACERSE M A S CORTOS l O S DÍAS AUMENTA CASTO DE LUZ r NACIMIENTOS FI 3I EDR HERDERAS! SPIINOEN- ALEMANIA Convierta este gasto eh fuente de n resos instalando reflectores 2 EISS, la luz que hace vender en los escaparates de su establecimiento. Un artículo bien alumbrado hice más y resulta más fácil au venta dobla la intensidad de luz sin aumentar. el tiasto y se amortiza pronto. Pida detalles gratis a los concesionarios: por gasolina. Estufa, hornillos y lámparas de alumbrado, de 25 a 750 bujías. Catalogo gratis. C A S A I J A O R D E N Fuentes, 9. Madrid. CALEFACCIÓN V LUZ IOM REROÍ VILLAR a NUEVOS MODELOS DE MAQUINAS PAHA CDSEB C A G. CARANDINI Ltda. GUSTAVO WEINHAGEN Y C j BARCELONA i DIPUTACIÓN- 27 J BARCELONA Vis n Apartado UB MADRID Av Pi y Mareall. t Apartado u SEVILLA C. San Pablo, tt Afartaag 3 W Miles 10 de i o m b r e r o í MARIANA 10 Pt P I N E D A- ÍQ- F E R N A N D E Z V GONZÁLEZ he visto obligado a hacer lo que he hecho; por otra parte, de las desgracias de tu hermana no es culpable Gabriel de Espinosa; yo respeto y deploro tu dolor; pero no quiero tu enemistad. -Dios lo ha querido- -contestó Manuel Karuk- y tú has sido conmigo tan leal y tan generoso que no puedo odiarte. -Entonces, hermano, hasta la vista. -Hasta la vista, hermano. Y los dos corsarios se estrecharon fuertemente las manos. Después de esto, Aben- Shariar pasó a bordo de la Bella Genovesa. Poco después La Leona viró y tomó rumbo al archipiélago griego. A la puesta del sol, La Leona había desaparecido en el horizonte. L a galera San Marcos continuaba a la vista de la Bella Genovesa, convoyándola. Aquellos dos buques se fueron perdiendo al obscurecer entre las sombras de la noche, sobre el desierto mar, con rumbo a las costas de España. Por último, cuando la noche cerró, obscurísima, los dos buques se perdieron completamente en las tinieblas. E L PASTELERO D E MADRIGAL 73 FIN. D E L A S E G U N D A P A R T E -Sí, monseñor; pero no puedo responderos- -contestó sonriendo Rugiero Maffei. -Perdonad mi indiscreción; pero Creo que sin ser indiscreto puedo recomendaros eficazmente al Consejo para que os premie por vuestro valor en. eLpar sado combate. Pasemos a la cámara. -Iba a: proponéroslo, monseñor. Aberi- Shariar delante y- Rugiero- Maffei- detrás, entraron en el alcázar de popa de la San- Marcos, en él que quedaban señales del combate en algunos agujeros abiertos por las balas del Buitre. Aben- Shariar se sentó junto a una mesa, tomó un pliego de papel y escribió por algún tiempo. Después cerró el escrito, le puso sobre al Consejo de los Diez y le entregó a Rugiero Maffei. -Estoy seguro- -le dijo- -de que el Consejo os premiará por lo que habéis hecho; en ese pliego va ana calurosa y justa recomendación mía. -Gracias, monseñor. -Ahora vamos al objeto que me ha- traído aquí: -quiero que me: entreguéis el capitán corsario que habéis apresado; en cuanto a los otros corsarios, os los dejo para que desembarquéis con ellos en Venecia. i- -S i ese capitán corsario pudiese sobrevivir. a sus heridas tendría el sentimiento, monseñor, de. no poder entregároslo; pero en el estado en que está me es igual entregaros su cadáver o arrojarlo al- mar. ¡Cómo! dijo Aben- Shariár. -Sí, monseñor; ese corsario esta expirando. -Llevadme adondeestá. -Seguidme al alcázar de proa, monseñor. Un momento después Aben- Shariar se encontraba leíante de José Kaivar, que moría abandonado en un rincón de la cámara de proa. i ¿Qué me- quieres? -dijo Kaivar, terrible aún en su agonía. u i- -Quería salvarte, Kaivar- -dijo Aben- Shariar. ¿Y para qué? Muerto lo púnico que. yo amaba en eL mundo, -y vencido, lo mejor que puede acontecerme es morir; déjame, pues, morir en paz. -Manuel Karuk me envía. -Pues bien, si Manuel Karuk te envía, y eres leal dile que yo le maldigo si no venga a su hermana Elena. (Vete y no me hagas sufrir más, 1 v
 // Cambio Nodo4-Sevilla