Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
XA. ML R (L U X E M B U R G O B E L G A) C A T Á S T R O F E RESTOS OT EOS, V A G O N E S D E L R A P T D O VEINTE QUE DESCARRILO E N LA ESTACIÓN DE LA VIAJEROS Y HERIDAS A MAS D E SESENTA. FERROVIARIA CAPITAL, OCASIONANDO LA MUERTE DE KEYSTONE) (FOTO tiucido en el extranjero. E l grave daño cau- toda la economía humana pierde su equilibrio. como no sea por maniobras de la especusado a la prosperidad de los. Estados Unidos Por lo que toca a nuestra peseta, una lación. Las razones internas de mercado y por el desastre de Wall- Street ha repercuti- importante personalidad de la Banca L e Cré- de desplazamiento comercial de dinero no do vivamente en Europa, y la sacudida se ha d t clu Nord nos decía no ha rrmeho: bastan a justificarla. Toda moneda no estasentido en Londres, en Amsterdam en Bru- -L a baja de la peseta es inexplicable bilizada corre ese peligro. selas y m á s profundamente en Berlín. A l i o- ra bien, es preciso recordar- -añade Le Matin- -que, a partir de nuestra estabilización monetaria, se constituyeron en el extranjero numerosos Sindicatos, dispuestos a participar en nuestras grandes Empresas bancarías e, industriales, cuyos valores se proponían aclimatar en sus mercados respectivos. Pero como los acontecimientos contrariaron esos proyectos, los interesados, puestos en la necesidad de crearse líquidos para hacer frente a las dificultades recientemente surgidas, han vendido y venden aún los paquetes de títulos que poseían. L o que se ve con toda claridad es que esas masas de papel no pueden ser absorbidas por la Bolsa sin que se resientan las cotizaciones. Conste, aes, que ni nuestra situación económica y financiera, ni la posición de plaza de nuestro mercado han podido dar origen a aquel malestar que tiene sus causas en el exterior. A proceder honradamente, el periódico aludido, y que designaré si persiste en sembrar alarmas sobre nuestro país, ha debido comentar el episodio de la Bolsa de Madrid en iguales o parecidos términos. Es lo c e rrecto. L a situación económica y financiera de E s p a ñ a no es menos sólida que la de Francia, ni el estado dé la opinión pública menos tranquilo. ¡P o r qué lanzar reticencias qrae puedan alarmar a la gente? H a blarnos, ni que decir tiene, dentro de los términos de lo relativo. S i el mundo entero se- resiente de cierto malestar ocasionado por las consecuencias de la guerra, pretender que los efectos de ese malestar no alcancen a E s p a ñ a es como pretender que, funcionando mal un órgano del cuerpo, la perturbaDON LORENZO GAZAPO ción se localice en ese órgano. Cuando un órgano esencial se altera en sus funciones, U N RECÍTENTE R E T R A T O D E L A G E N T E D E NEGOCIOS MISTERIOSAMENTE DESAPARECIDO
 // Cambio Nodo4-Sevilla