Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OFERTA SE 1 SACI 01 AL A COMERCIANTES E I1 DUSTR 1 ALES DIRECTAMENTE D E L A FABRICA A L CONSUMIDOR MAQUINAS DE SUMAR 8 OO P E S E COnolA T A S B o l e t í n a recortar. (F r a n q u é e s e con 2 cts. SOCIEDAD HISPANO- AMERICANA GASTOI Í O R G E C. A Sevilla, 1 6 -M A D R I D R e m í t a m e c a t á l o g o y condiciones, al contado y a plazos, de la m á q u i n a de sumar C O R O N A de cifras. Nombre Calle de núm Población con todos los adelantos modernos, a precios sin competencia. M O D E L O S C O N T O T A L D E O C H O CIFRAS Envíanse a prueba, sin compromiso de compra. A L CONTADO Y A PLAZOS También modelos de DIEZ cifras. G A S T O N O R G E C. A. Sevilla, 16, M A D R I D OPOSICIONES A CORREOS, TELÉGRAFOS Y Corredores de Comercio RADIOTELEGRAFÍA Mas de 200 plazas. Para el programa oficial, contestaciones completas y p r e p a r a c i ó n en las clases o por correspondencia, el INSÍ H T Ü T O RETJS P R E C I A D O S 23, M A D R I D Regalamos programa y prospecto. Tenemos internado. É x i t o s E n las de Correos (a ñ o 1927) Ingresaron todos nuestros alumnos; en las de T e l é g r a f o s obtuvimos las plazas n ú m s 3, 11. 22, 54, 90, 97, 101, 102, 109, 111 y 150. y en Radio obtuvimos dos veces el n ú m e r o 1 y 19 plazas, cuyos nombres y apellidos figuran en el prospecto que regalamos. Convocadas 150 plazas Gaceta 5 dcbre. E x á m e n e s en febrero. Programa Oiiclal, Contestaciones y p r e p a r a c i ó n en el I N S T I T U T O RETJS P R E C I A D O S 23, M A D R I D 8o F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ donde no se sintiese la influencia, ya del escolar, ya del fraile, ya de la infanta. Y los unos, apoyados por los otros, venían a cons- tituir a la villa en una dependencia sui generis E l fraile, apoderado de la conciencia de la gente rica, se apoderaba de todo lo que podía para aumentar la hacienda conventual; se entrometía en los más- pequeños asuntos municipales, lo exigía todoj entraba en todas partes y en todas partes influía. Desde que una joven parecía mujer, hasta que empezaba a parecer, vieja, caía bajo la tremenda jurisdicción del estudiante, que, no teniendo otra cosa en qué entretenerse, después de charlar en el aula su lección en latín, iba a dar lecciones de amor a las pobres chicas, que las aprovechaban de una manera tal, que más de cuatro honrados labradores que necesitaban casarse iban a buscar novia á Medina del Campo o a Arévalo, porque no querían tener mujeres tan sabias en amor como las de Madrigal, lo cual era un error, una ilusión, porque si en Madrigal había un convento de ¡frailes y un seminario con un centenar de estudiantes, en Medina del Campo había veintidós conventos con todos sus adherentes: como que. Medina del Campo era una de las ciudades más grandes y más ricas de su tiempo, de las de España y fuera de ella, a la que no sabemos por qué se llamaba villa, puesto que contaba doscientas mil almas. En cuanto a la influencia que la infanta ejercía sobre Madrigal, consistía en el lujo forzado a que obligaba a Jas familias ricas de la villa, puesto que éstas familias la hacían la corte, y la estancia más o menos larga de los caballeros y de las. damas que. -iban de la corte del Rey a pasar algunas temporadas en la pequeña corte de la. infanta. Por lo mismo, los abastecimientos en la villa de Madrigal estaban mucho m á s cairos que en cualquier otra. villa de Castilla, por, lo que los pobres de Madrigal eran, más pobres que los de cualquiera otra parte. Además de eso, las riñas, los desafueros, los escán- dalos promovidos por los estudiantes hacían trab. ájar a la justicia más de lo justo, y J a Chancillería de Valladolid véía con sumo desagrado que Madrigal erauna villa revoltosa, por la cual no pasaba noche sin su lance de garrotazos o cuchilladas y sin alguna cabeza rota, cuando no sin algún hombre- muerto. Esto había. TERCERA PARTE MARÍA HE S A 1 T I L L A 1 A CAPITULO PRIMERO es una antigua y fea villa de Castilla la Vieja, que lo único recomendable que tiene es el recuerdo de haber pasado su infancia en ella, en un viejo y destartalado alcázar que ya no existe, nuestra grande y santa Reina doña Isabel la Católica, con su madre la Reina viuda doña Isabel de Portugal, que a la muerte del Rey don Juan el II, su esposo, fué relegada a Madrigal por su hijastro el débil y torpe Enrique I V En aquella villa, en aquel alcázar, vivieron pobres y olvidadas la Reina viuda y sus dos hijos, el infante don Alfonso y la infanta doña Isabel. Allí, sufriendo privaciones, careciendo de vestidos convenientes, sin leña a veces para defenderse del frío, en los crudos días de. niebla de Castilla, la Vieja, la infanta doña Isabel aprendió a conocer la miseria de los pobres eh su, propia. miseria. Allí, necesitada de justicia, comprendió! lo grande, lo sublime, lo necesario d é l a justicia. Allí adquirió, el valor para el sufrimiento. ¡y la energía, la, dignidad, la grandeza y la melancolía del. alma, de que. dio tantas muestras durante su glorioso ...reinado. Allí, ha jo la. noble palabra y la santa resignación d su madre, la desgraciada doña Isabel e de Portugal, s formó, para orgullo d las lispañas, e e nuestra grande e incomparable Isabel la Católica. Por eso, siempre que recordamos el nombre, de MaADRIGAL u M
 // Cambio Nodo4-Sevilla