Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO EXTRAOR DIN A R I O 20 C E N T S AÑO VIGÉSIMOQUINTO. ABC Ti- m. N U M E R O EXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO V 1 GES 1 MO) g g QU 1 NTO. i H E AQUÍ A L BIBLIOTECARIO Y A SUS ACOSTUMBRADOS PARROQUIANOS La Biblioteca infantil del Retiro. NIÑO, CONVIENE QUE SEPAS bros de esta Biblioteca son tuyos, pero también de todos los demás niños... que las hojas del libro se voltean apoyando el índice de la mano derecha sobre el borde superior de la hoja, y no restregando sobre la esquina inferior con el dedo pulgar, y NIÑO mucho menos después de humedecer éste en CONVIENE U E SEPAS... la boca... Consejos para fomentar el cariño, el resEs que hemos llegado al atrio de la Bibliopeto y el buen trato a los libros, como ga teca infantil, inaugurada recientemente en rantía del éxito de la nueva reforma muniel Retiro. Desde lo alto de la rampa no se cipal. Pero, flameando sobre los consejos la ve aún, pero va se la oye. Hay un rucomo una síntesis de conducta, las titulares mor, como de colmena, hacia el ángulo izde letra grande, comprensivas de un hondo quierdo del parterre. E n este asilo de la sabi- sentido Una flecha indicadora puesta en un árbol nos dirige a un cartelito colocado en la rampa que lleva al parterre. E n el cartelito vemos destacarse en gruesos caracteres esta leyenda: duría no reinan, por lo visto, la majestad ni el reposo que decoran otros análogos retiros para gente grande. E l hervor de la vicia es aquí más fuerte que el anhelo de saber, o el anhelo de saber no pide aquí anto decorado, por ser humilde y sencillo, infantil. E n el cartel se dan unos consejos paternales: Niño, conviene que sepas... que los l i- ¡A mí, Pinocho... ¿Tiene- usted Robinsón... -Y o El país de los tontos, ¿sabe... ¡Oiga! Y o Amamales natros... -Gullhter, Guttiver... ¡Oiga. Y entre los aspirantes a lectores, llega la mamá complaciente, o la criada obsequiosa, que demanda del viejo: -U n balón para este niño... ¿quiere? -Oiga; un cubo- y una pala; haga el favor... Porque hay que consignar que en esta singularísima Biblioteca hay, junto a los anaqueles de la letra impresa, unos departamentos que parecen escaparates de bazar, Henos de colorinescos juguetes. E l próvido NIÑO Ayuntamiento ha atendido- al alimento del CONVIENE QUE SEPAS... alma y al recreo del cuerpo. ¡Quién sabe si de una reforma parecida estarán neces das Es un espectáculo encantador el que o f i 4 s íras bibUotsg p wis! i. ce este rincón del parque. A l lado (Je una los devoto, e Homero y de Virgilio y pequeña biblioteca de manipostería, que atien- otro para los aficionados al ajedrez o al de un hombre viejo, un enjambre devchic le asedia, hablándole todos a la vea? acs no lo creei ín ustedes... En la B i t r
 // Cambio Nodo4-Sevilla