Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS MAYORES SE SIENTEN CONTAGIADOS POR E L EJEMPLO D E LOS PEQUEÑOS blioteca infantil son menos soiici. ados los juguetes que los libros. Las inmediaciones se pueblan de pequeños concurrentes, armados de sus sendos mamotretos. Aquí, un grupo de tres o cuatro juntan sus cabeci as rubias y cambian impresiones sobre un l i bro de láminas. Allá, un lector solitario se abisma en las aventuras de algún héroe maravilloso. Y también es frecuente ver a la niñera o al ama embebidas en algún cuento que les recuerda su niñez. Todas las fisonomías son espejos de las diferen es sensaciones del espíritu. Tal entrecejo infantil se arruga queriendo penetrar un pasaje obscuro; por tal boquita asoma la punta de una lengua, que el interés no ha sabido sujetar den. ro de su acostumbrado recinto; en tal cara se pinta la satisfacción más plena, y cuáles carrillos se han puesto en trance de estallar en una carcajada irresistible... Hay en la Biblioteca libros en francés, en inglés y en italiano. Entre la concurrencia suele verse alguna miss o alguna mamúa, sel, que ante la prosa o el verso del compatriota, se cree transportada al prado o al monte nativos. viviendo unos instantes entre los suyos en un desbordamiento cordial de melancolía o gozo. También para ellas, desterradas, tiene regalos de felicidad la Biblioteca infantil. L a buciólica escena presenciada por nosotros ha tenido una brusca interrupción. Por la rampa de descenso llegan en. discusión enconada un chico y una chica. ¿Has sido tú la que se lo ha dicho al guarda... ¡Chismosa... ¡Y o no he sido! ¡Tú. sí... i Que yo iba a romper una estampa para llevármela. -i Q 1 dicho! ¡Pasmada... Si fueras chico, ¿pa qué... Te tragabas todas las muelas... A l propio tiempo que se formulaba en la rampa esta tremenda amenaza, en el escalón de abajo Manolín se alzaba, indignado, porque Pedrito no le dejaba leer, y con el propio volumen como catapulta, le soltaba dos linternazos en la cabeza, que saltaban chispas. Aquello provocaba la intervención del viejo empleado, que les tiraba suavemente ue v o 110 se ne UN LINDO GRUPO D E BIBLIÓFILOS E N LA CLARIDAD D E LA MAÑANA OTOÑAL
 // Cambio Nodo4-Sevilla