Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E L S E D E FOREST MOSTRANDO SU PRIMER D E TECTOR D E LLAMA (EL D E LA IZQUIERDA) CON LA MARAVILLOSA VÁLVULA DE TRES E L E C T R O DOS, TAMBIÉN I N V E N CIÓN SUYA T R O día os hab aré de la maravilla de los electrones; hoy sólo quiero deciros cómo se ha ingeniado, l a admira ble sagacidad humana para aprisionar esos microscópicos granulillos eléctricos y transformar su movimiento en palabras y en música, que podáis oír claramente a centenares de kilómetros de su origen sin que abandonéis las comodidades de vuestra casa. E l primor físico ha conquis ado ya la admiración y el entusiasmo de todos vosotros; la radio ha vencido por su misterio y por su encanto; y si al principio preguntabais a menudo, con curiosidad: ¿Qué es eso? ¿C ó m o puede ser eso? hoy vais dejando de hacer esas preguntas por l a extrema familiaridad con que manejáis el p r o digioso aparato de galena o de válvulas. Pero el prodigio con inúa, como persiste el asombro de la luz eléctrica y de la radiotelegrafía, y nadie pregunta por qué arde y nos deslumhra una hebra de carbón o u n hilillo metálico, o se transmite la palabra, sin hilo alguno, al través de mares y continentes. N o es que mostréis indiferencia por saber qué es e s o es, pura y llanamente, que la costumbre de percibir el hecho prodigioso os ha embotado algo la curiosidad espontánea. P o r eso os agrada siempre saber la causa de un fenómeno primoroso y l a agudeza con que los hombres estudian este fenómeno, lo dominan y lo transforman prácticamente en objeto útil o placentero. L a onda invisible del electrón ha sido origen de una industria formidable. Bastó conocer que el filamento incandescente dé una lámpara e éctrica ordinaria era manantial de elec rones; es decir, que el hilillo b r i llante, a manera de una línea de ametralladoras, lanzaba como vertiginosos proyectiles aquellos incontables corpusculillos d e electricidad negativa, para que al hombre se le ocurriera aprovecharlos, establecer otra corriente dentro de la lámpara, atrayendo los electrones volanderos hacia una planchita metálica unida a l polo positivo de una batería cuyo polo negativo estuviera relacionado con un conductor del filamento. D e este modo l a lámpara común se convirtió en válvula- el medio de alumbrado sirvió para imaginar un órgano poderoso del circuito receptor de ondas electromagnéticas J a modesta bombilla fué madre del transformador de frecuencia (detector) del amplificador de oscilaciones, del regulador de sensibilidad; la válvula de tres electrodos es el más sensible de los detectores o rectificadores de frecuencia, y se ha dado este nombre de válvula al v a c o de una lámr 1 O SCLDAKDO LA ARMADURA INTERIOR D E LAS VÁLVULAS D E RADIO 1 A OPERACIÓN DE REUNIR LAS PARTES METÁLICAS INTERNAS D E L AUDION ES DELICADÍSIMA, Y ESTA CONFIADA A MANOS FEMENINAS
 // Cambio Nodo4-Sevilla