Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Señor lloró su humillación suprema. Y en este convento, que había sido fundado por su esposo, quiso que quedase para siempre su cabellera rubia, ya que su pobre cuerpo profanado debía volver al polvo en tierra; pagana. Episodio que parece de nuestro Romancero. Pero en 4o dos los monasterios rumanos hay un recuerdo, s i menos romántico, en substancia semejante. Cada uno fué h o g a r donde el alma nacional se reconfortaba en la adversidad y renacía a la esperanza de días mejores. Y ahora que las banderas victoriosas flamean sobre las torres de B u carest, la multitud va desertando de ellos. Los monjes q u e d a n sin embargo, custodios de las cenizas del pasado, baio las que todavía arde un rescoldo, que fácilmente volvería a ser un g r a n fuego. JUAN P U J O L (Potos Orríos. MONASTERIO D E TORNÜ 1 MONJES D E L MONiASTEKJO D E STAK 1 SOARA
 // Cambio Nodo4-Sevilla