Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M I É R C O L E S 18 D E D I C I E M B R E D E 1929. E D I C I Ó N D 2 ANDALUCÍA. PAG. f debe usted elegir el tono más claro de los que tenga su traje. Las chaquetas de pieles están en gran predicamento, y pienso que a la silueta: nueva, basada, en el talle alto, Y r o s a ha vivido lo Júé, viven, le debe su éxito. Su. mayor encantó priíícilas rosas: el espacio de una palmente consiste en la fantasía; abrochada mañana. con botones grandes y sin olvidar. que bajo MALHERBE el cuello, estilo sastre, pase una corbata muy graciosa. Aunque este pensamiento tan bien exprePara acompañar esas casacas precisan sado se le inspiró a Malherbe la desaparición inesperada de una niña de quince años, vestidos de lana lisa que entonen con el come permito encabezar con ese pensamiento lor de las pieles. Del corte de esos vestidos diré que debe esta crónica, como imagen de la rapidez con ser apacible puesto que sólo esta expresión que pasan las modas actuales. puede dar idea justa de la impresión de calAyer, vestido corto, talle largo, pelo cor- ma que producen. Cuerpo poco amplio, abluto; hoy, vestido largo, talle corto, pelo lar- sado, con cinturón; mangas ceñidas con bogo. Puesto que la muda asa de prisa, sigá- tones, y falda plegada unida al canesú mosla rápidamente. sobrio. Como el movimiento sesgado está de Carreras y paseos moda, será oportuno dar esa línea, original Los trajes con abrigo, que llamamos con- a estos vestidos. Los canesús, la abertura del juntos, tienen este año gracia particular, cuerpo y las mangas tienen interés en subporque poseemos grandes medios para va- rayar esta tendencia con más o menos disriarlos. H e aquí un modelo de lana fina, compuesto de dos piezas: falda y cuerpo; el último se puede substituir por una blusa ele seda o de encaje gordo, que se llevará debajo o encima de la falda. Con este traje debe usted tener una doble chaqueta corta, recta y ligera, con doble hilera de botones. Cuando no haga demasiado frío, dispondrá de un íailleur clásico; pero si hiela esconderá usted falda, blusa y chaqueta bajo el abrigo largo, igual al vestido, cuya línea ha de ser sobria y correcta. P a r a la composición de ese modelo, hacia el cual seguraTRAJE BEIGE Y B L A N C O P L I E G U E S SESmente sienten ustedes irresistible atracción, se les ofrecen varios medios: el mismo coGADOS. (MODELO DRECORD- BEEE lor en diferentes tonos, por ejemplo, el vestido, azul fuerte; la blusa de crespón, azul pieles. E l tejido de bucles lanosos, imitando claro, y la chaqueta, como el gabán, azul al astracán verdadero, y todos sus derivados, marino. También será bonito un conjunto disfruta de un imperio real. P a r a mí, que debo juzgar, con imparcialidad, puesto que beige con la blusa rameada de marrón. guío. y aconsejo, me parece de gusto deploPor último, se unen dos colores, uno obsrable colocar esa telas al- nivel de las píeles; curo y otro vivo. Les aconsejo unir una pero si para las mañanas muy, frías. o para sexta pieza a las cinco anteriores; buenalos días inseguros no saben ustedes qué elemente un pañuelo o bufanda corta con bangir, les. diré que empleen la tela imitación didas de l a misma tela, para anudárselo al de astracán, Con las observaciones indicadas cuello o sujetarlo con dos hebillas. Creo que a continuación. Primero, no se hagan abrigo largo; segundo, pónganle un cuello muy. -envolvente. y altos puños, o, mejor dicho, medias mangas; así, en tonos de negro a gris y de marrón á beige, 110 estará mal. E l manguito aparece; tendrá sonriente acogida si adopta una forma poco voluminosa y con bolsillo en el centro; ruego a ustedes que le confien sus manos. Los plegados carecen de interés; todas sus variedades lian desaparecido del horizonte. Solamente al borde de las faldas se ven algunas veces para acentuar su línea amplia. L a silueta menuda PARA TOMAR E L T E VESTIDO D E G E O R desde los hombros a las rodillas, y después G E T T E B E I G E O B S C U R O (M O D E L O L U C I L E anchura real que, con malicia, se trata de PARAY) disimular, ayudando a esa superchería los pliegues internos. Algunas veces, la pelecreción. N o se dejen ustedes arrastrar de- rina corta completa el traje de paseo; se masiado por la fantasía en ese orden de puede hacer de tela igual a la del conjunto, ideas, y que sus faldas 110 sigan la línea ses- o de piel fina, que abrigará más. Cada. pegada; deben ser perfectamente rectas y co- lerina tiene sus guantes de Suecia con marrectas, con un largo de varios centímetros nopla toscana de pieles. A J a aurora de la m o d a naciente hemos creído de buena más que el corriente hasta ahora. S i les gusta el cuerpo largó como los fe en la vuelta de redondeces que cantaron siveaícrs, tienen derecho a usarlo; pero en tantos poetas en tiempos pasados; yo me verdad esta licencia no es un bien, porque pregunto: ¿dónde se alojarán? N u n c a ha la moda nos invita a suprimir las. aldetas sido más necesaria la delgadez. de los cuerpos en los trajes sencillos. Las Las. telas seadaptan a la figura con i m t. is de cuadros se prestan a. toda, clase de fantasías, exceptuando los escoceses, que pa- posibilidad de engaño, que el corte sobrio y sesgado acentúa. saron de m, da. Si han, recuperado ustedes buen apetito, Para acompañar tales trajes aconsejo la gorrita de l a misma lana, caída sobre las consérvenle. Su salud ante todo; pero no orejas y levantada por delante. Apresúren- permanezcan- mucho tiempo tendidas en la se a aceptar estas indicaciones buenas hoy, chaise- longue. L a moda, tiránica, quiere, con- ervar a us; edes esbe. tas y flexibles. Quizá pero que habrán pasado uizá mañana. E n torno al rostro, sea cúal. fuere él som- por eso crea elitraje seductor de: paseo, para bréro que se. Heve, jes preciso, que se; vean que tengan ustedes. vivos deseos de salir coa cilios indómitos. Por un fenómeno raro, tal de lucirlo TERESA C L E M E N C E A U J K A J E D E L A N A NEGRA Y ENCARNA cierta preocupación se ha apoderado de la París, diciembre, 1929. gran costwa, respecto a las imitaciones, de (MODELO MARTIAL- ARMAN LAS HORAS BREVES DE LA MODA
 // Cambio Nodo4-Sevilla