Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 18 D E D I C I E M B R E D E 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 33 POR T I E R R A S LUZAS ANDA- L o s pueblos sobre el río Alcolea del Río. -Se halla este pueblo separado de Sevilla, de España y de todas partes, por el Guadalquivir. Claro es que esta es una impresión de momento, una instantánea de viaje. Y o sé bien que, desde Alcolea van y vienen viajeros a Sevilla en camión y por la; estación ferroviaria, que está en la linea de Mérida. Pero su paso natural es por el río, que corta la comunicación con Guadajoz. Alcolea. espera la construcción de un puente, pero como este puente es una obra magna y l a villa es pequeña, es de temer que la obra no se vea realizada. H e aquí un obstáculo geográfico que parece pesar sobre Alcolea, condenada a v i v i r pasivamente asomada al río, como esas muchachas que consumen su vida detrás de la reja sin salir a la calle más que en los tres grandes jueves del año. P o r eso, sin duda, l a gran riada de las reformas urbanas no ha llegado a Alcolea. E n Alcolea no se ha. empedrado una calle, n i se ha construido nada, n i se ha modificado nada. Parece decir, ¿para qué esforzarse, si no tenemos puente? E s como ese obrero sucio y mal trajeado, de escaso jornal y múltiples obligaciones, que cuando se ve poseedor de un duro no sabe por dónde empezar, y seguro de que su situación no tiene remedio pasivamente, lo gasta en fruslerías. Tocino, -En Tocina y L o s Rosales, se modificó la vida al levantarse la azucarera. Esto de que una industria influya en tantos intereses, costumbres y hasta sentimientos, se presta a múltiples reflexiones. U n a fábrica de azúcar ha cambiado el ritmo de vida varios pueblos, lo que viene a confirmar que el progreso i n dustrial es insustituible. E s falsa la división de los pueblos en agrícolas e industriales, como si derivase de su esencia misma. L a riqueza de Alemania, de Holanda y de Suiza, es industrial, pero su agricultura y su ganadería son formidables. L a riqueza de España es agrícola, pero en tanto que no cree industrias nuevas. En. Andalucía el olivo no basta: mantiene a una población excesiva. Aterra pensar que no se consiga triunfar en la política de exportación del producto. Algunos hablan ya de la corta de olivos; pero si cortan los olivos, ¿con qué se habrán de mantener? ¿Con el cereal, ese producto de las enormes pampas, de los terrenos sin valor, que sostiene en la medio miseria de los secanos castellanos a tantos pobres l a briegos españoles? Cantillana. -El autobús que sube de la estación a los viajeros cruza campos de olivos y de repente se hunde en un profundo callejón. U n a revuelta y aparece el río ancho, tranquilo, sin corriente, como un brazo de mar. H a y que pasar el Guadalquivir en barca. E s un enorme pontón, en el que aguardan ya cinco o seis borriquillos cargados de sacos de aceitunas. L o s animales, caídas las orejas, la cabeza vencida, parecen mirarse filosóficamente en las aguas del río. E l autobús penetra en el pontón y se agarra a él, temerosamente, con sus cuatro frenos. Se hace el silencio, ese gran silencio que hay siempre sobré las aguas. L a barca empieza a deslizarse bajo la vigilancia de la luna. Los viajeros, dentro del coche, cerrado todo él con los cristales, dormitan... E l paso del río es lento, al- compás de los barqueros que tiran del cable con ambas manos y que fuman silenciosamente. Todos estamos rodeados por la noche. U n momento parece el pontón detenerse en medio del río y nace ese momento inefable de honda paz ganada tras el continuo trajinar de veinticinco días de viaje, BODEGÓN LA G A L L I N A -M I R A U N A CAJA D E YEMAS D E L A CONFITERÍA. NA M Í A! E L GALLO. ¡H I J A NO DIGAS TONTERÍAS! ¡GRACIAS A DIOS, NO TIENES BÉTICA! NADA D E DIA ¡A LO MEJOR H A Y ALGT Todos los viajeros tienen, no obstante, prisa, por llegar a Cantillana. Otros borriquillos esperan en la orilla opuesta y, de repente se descubren los faros de un coche que ha de hacer sobre el río el camino de regreso... H a n pasado ya muchas horas. Visité Cantillana; v i los muros derrumbados del antiguo castillo de los Condes; caminé por, sus calles quebradas y pedregosas; me apoyé, como tantas otras veces, en las piedras vetustas del templo y v i agitarse un visillo, a m i paso, tras el misterio de una reja; pero ya no queda sino el recuerdo, que perdurará quién sabe hasta cuándo, de aquel momento de gran silencio en medio del río... También Cantillana parece haber enmudecido. Levantada sobre un peñasco tiene l a tradición de su célebre barquero, como si hasta el pasado estuviera legado al paso del -río. -Juan M. Mata. Cantillana, diciembre, ig 2 g. SERVICIO O F I C I A L METEOROLÓGICO E n Sevilla Datos obtenidos del Observatorio de l a Universidad el día 17, de diciembre. Presión barométrica, en milímetros y a cero. grados: a las ogho hoias 767,7; a las dieciocho horas, 767,8. Temperatura a la sombra; a las ocho horas, 5 2; a las dieciocho horas, 14,4. Tensión del vapor de agua: a las ocho horas, 6,0; a las dieciocho horas, 8,7. Humedad relativa (de cero a ciento) a las ocho ñoras, 91; a las dieciocho horas, 72. Dirección del viento r a las ocho y a las dieciocho horas, N Fuerza del. viento: a las ocho horas, ventolina; a las dieciocho horas, calma. Estado del cielo: a las ocho y a las dieciocho horas, despejado. Temperatura máxima al sol, ¿7,0; ídem, ídem a la sombra, 18,2; ídem mínima del aire, 4,6. A g u a evaporada, 1,8. T EATR O Avenida Reina Victoria, 12, Madrid. TelSfono 36326; UNA sala moderna y, confortable. UNA red de comunicaciones fáciles. ESTO es el nuevo coliseo. D e l Observatorio de M a d r i d Estado general atmosférico del día 17 de diciembre de- 1929, a las siete horas: E n las Islas Británicas se halla el centro de u n fuerte anticiclón, cuyo influjo alcanza por el Sur hasta las Canarias. Otro área de presiones altas aparece en el continente americano, y entre los dos se extienden por el Atlántico varios grupos de perturbación atmosférica poco intensa. E n Francia y las. Islas Británicas se observan muchas nieblas. E n la Península Ibérica el tiempo es bueno y las nieblas no son muy densas. E n la Península Ibérica l a máxima de ayer fué de 22 en Sevilla y la mínima de hoy ha sido de 3 bajo cero, en Salamanca. E n Santa Cruz de Tenerife l a máxirna de ayer fué de 22 y la mínima de hoy ha sido de 16 E n Madrid, la máxima de ayer, fué de 12,3, y la mínima de hoy de 5,0. Tiempo probable en toda España: syientos flojos de dirección variable, cielo clarg y ligeras nieblas, o 0 o o Emilio Sajgi- Barba UN eonjunto de artistas eminentes. UNA interpretación magistral. ESTO es su compañía. USTED P U E D E comprobarlo asistiendo a su I