Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
portancia, tampoco la tienen los grandes aciertos que, en el conjunto, aparezcan como puntos sin enlace con éste. Lo que cuenta es el saldo definitivo. En otras palabras: lo que importa en la obra del gobernante es la continuidad en la orientación política. Y esa continuidad supone un punto de referencia. E n las Monarquías, es el Rey. Pocas veces se encontrarán en la Historia Monarca y ministro, de más difícil adecuación que Fernando el Católico y el cardenal Ximénez de Cisneros. U n mutuo recelo les separó en todo momento. Y. sin embargo, el cardenal- -en aquella época que surgía del caos- -buscaba el aumento de su poderío, no a costa del Rey, sino a costa de los nobles, para que redundase, poniéndolo a su servicio, en beneficio de la Monarquía. Y el Rey, por su parte- muchas veces tascando el freno- -requería la cooperación del fraile, en bien de la nación. No tienen desperdicio las líneas que el padre Fernández Retaría dedica a hacer el estudio psicológico del Rey y del cardenal. Dé ellas se extrae esta lección: los ministros- -que. sean dignos de tal nombre- -no pueden apetecer el propio engrandecimiento, sino como condición del engrandecimiento del Rey, que es decir del Reino; sin que ello sea jamás obstáculo a que sepan distinguir la actuación del valido de su propia función. Por comprenderlo así, Fernando el Católico y Ximénez de Cisneros convirtieron en instrumento de gobierno hasta la poca simpatía con que se; miraron siempre. Y casi sin querer se desprende de lo expuesto lo que su modelo exige, en el orden práctico, de los gobernantes. Su obra no debe ser para sí ni para los suyos (comprendidos entre éstos, no sólo los parientes, a quienes cuesta poco alejar, sino los partidarios, a quienes casi siempre es difícil descontentar) Su obra debe ser para la comunidad. Y a su vez, el Rey, que la representa en sus funciones soberanas y en la continuidad de su personalidad, no debe ver en el ministro el valido que le proporciona cómodo descanso en su augusto oficio, sino que hasta sus personales inclinaciones debe saberlas convertir en medios altísimos y sutilísimos de gobierno. Así se obtiene por los gobernantes saldo activo. Así pudieron Fernando el Católico y el cardenal dejar a Bspañaeñ la plenitud de su grandeza cuando la habían recibido en la condición que pintan estas líneas transcritas E l ILUSTRE: ESCRITOR D. EDUARDO GÓMEZJDE BAQUTRO fAVORENlo FALLECIDO E N LA MADRUGADA ÉKWUST (rOTO ALFONSO) 5 m MADRID. E N EL TE TRO DE L A rRINGESA T GRUPO; DE ATTCION- ADÓS QUE REPRESENTARON E L JirrsT I TI T FL ÍRVTTT 4 K O E X 1 K rvrT T J CT. LFRR AJ) A DEL MONTEPÍO DE EMPLEADOS V O P U A L F S TIL PRENSA, A 0 7 0 LFON O) a Kr? TPSTV
 // Cambio Nodo4-Sevilla