Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 19 D E D I C I E M B R E D E 1929. EDTCTON G ANDALUCÍA. P A O f grande y eficaz. T a l vez con laa mismas lágrimas Ya sé que es o puede incluso despertar una sonrisa en aquellos españoles que sé encuentran, -por ejemplo, bien defendidos y l i brados de toda preocupación nacional y universal en u n c a f é de Madrid, a 650 metros sobre el nivel dei mar y a 600 kilómetros de la costa. Pero aqui, en estos mares, que son confluencia de tantos imperialis- mos. en estas tierras, que fueron fecundadas con sangre v con espíritu de esnaño es; aquí, donde extrañas banderas ocupan los bastiones que nosotros construimos, y un idioma bárbaro suplanta en las escuelas a nuestro lenguaje, no es posible, mientras no se sea absolutamente frivolo o estúpido, de- jar de sentirse emocionado hasta las entrañas del ser. Los artículos 6. y 17 do las bases de estructuración denotan una brusca mudanza en el sistema de acceso a la propiedad mi ñera. Se contrapone a las amplitudes y estí mulos de la ley actual el criterio imperante de sindicación obligatoria v control directo. Es muy interesante para todos, colectiva y privadamente, destacar los propósitos que entraña el proyecto. L a libertad de minas del 68 instauró, ciertamente, una especie de feudalismo del subsuelo Él minero, armado de ia ley de expropiación, consolidó en muchos casos el dominio del suelo, bien consciente de no existir debajo ni un solo gramo de mineral explotable. económico a puertos y mercados. H a y en Galicia y en la sierra de Granada enormes tonelajes de hierro, y mucho plomo en la falda de Sierra Morena, que sólo aguardan, para movilizarse, la solución, de un problema de tráfico. Una revisión de concesiones acusaría una cifra ex gua de mina ¡s paradas por motivos de incuria o de especulación. Y no se percibe con evidencia la necesidad de arriesgarse a un ensayo de nuevo sistema de concesión, que puede asustar al dinero y mermar al T e soro una saneada fuente de ingresos, cifrada en el más llevadero de los impuestos. Sólo el artículo 5. alude a la labor- descubridora, en términos harto restringidos. Se procederá- -dice- -a la formación de un catálogo completo de los yacimientos conocidos... Esto viene haciéndose desde varios años atrás por los ingenieros de los distritos y por los del Instituto Geológico, con un acierto en los órdenes teórico y empírico que honra al Cuerpo nacional. Hubiéramos celebrado ver en este punto una salida más atrevida y moderna. A l g o así contó émi render e. plano mineralógico del territorio, desarrollando una labor contemplativa de parajes, que sólo debiera hacerse llevando el gabinete al campo y contrariando la oráctica seguida de llevarse el campo a l gabinete. Necesitamos desplegar un magno esfuerzo de prospección. Porque es urgente completar el cuadro de nuestras menas, compensando sus vanos y parvedades. Necesitamos, por ejemplo, fosfatos naturales para beneficiar las grandes posibilidades del negocio de las pintas. De aluminio y estaño tenemos, respectivamente, nada y muy poco. Esperábamos, acerca de tal extremo, cierto ímpetu origina! que enlazase el conocimiento de los observadores natos del suelo, arrieros, pastores y labriegos, las enseñanzas derivadas de los pozos hortelanos v pequeños desmontes, los hallazgos dispersos de la rebusca andariega, con el saber de los expertos, y los; grandes recursos de la Geofísica. Todo esto en una. especie de llamamiento o derrama que confiriese a la minería el interés de los más, que tendiese a identificar en cierta medida las propiedades agrícola y minera, atenuando el trasiego de brazos y obviando esa molesta- porfía de dominios superpuestos que ha suscitado a lo largo de su vigencia la ley del 68. Ninguna alusión advertimos en el decreto a la promoción de nuevas aplicaciones de m i nerales y metales, asunto primordial en ésta etapa de crisis. Hemos leído en el Metal Bul ¡etin que los constructores de Nueva Y o r k comienzan a usar con éxito el plomo para amortiguar los efectos de choque entre los cimientos y los apoyos de las armaduras metálicas de los rascacielos. Ensayos y propagandas de este género pueden modificar el cariz, del mercado de los metales. Por otra parte, se halla cumplidamente desarrollado en la lev nueva el corolario mercantil de, las explotaciones E l Instituto atenderá a la exportación de substancias en unos casos, y promoverá en otros su aprovechamiento, agotando las posibilidades fabriles, sin salir del recinto nacional. Pero no con remotas gestiones de negociado, sino desbordando de las fronteras en una red de agencias y factorías, que actúan directamente sobre los centros de consumo. Esta parte del proyecto nos parece francamente plausible. Se trata de un capítulo inédito en la ley actual, que nos a g r a d a r í a ver incorporado a la misma, como ad- ción complementaria, en tanto que se demoraban las demás iniciativas para otra oportunidad de ambiente mercantil m á s despejado. 0 Mas la contrapartida de este grave defep to de ¡a ley antigua es la facilidad de accesr a la propiedad minera, y su perpetuidad, con las ventajas incalculables que comporta de E l buque arroja el ancla y hav prisa por confianza y seguridad para los capitales in pisar tierra. En el mismo embarcadero em- vertidos en minería, a cambio y en alivio pieza uno a escuchar la música de los fonó- del coeficiente aleatorio inherente al enigma grafos, marca americana, con la agobiante del subsuelo. repetición de la danza o el cup é de moda Por las señales, todo esto desaparece. Las en Nueva York. Tiendas al estilo del país con los dependientes en mangas de camisa. concesiones mineras, sujetas a la convenien Géneros de fabricación norteamericana Y cia de la generalidad, de la generalidad de los fonógrafos sonando en todas partes. Una negocio minero, habrán de someterse a los animación de puerto franco, pero con fuerte regímenes de estructuración y consorcio, si acento tropical. Las srentes dé color por las no interpretamos erróneamente el sentido de aceras, en un ir y venir sin justificación artículo 17. Que de 947.000 hectáreas, hoy registradas aparente Muchachas negras que quieren vestir como las girls de Manhatan, y que, sólo 235,000 obtengan laboreo, parece un abal efecto, se blanquean con cremas y pol- surdo a primera vista. Y a corregirlo tienvos los rostros obscuros. Una gran anima- de el proyecto. Pero el absurdo no aguanta ción simpática en las calles (si no fuera sin desvanecerse, la reiteración de la mirada por el cretinismo de tanta música de j aas E l margen de registros inactivos se distrien los implacab es fonógrafos de exporta- buye entre explotaciones económicamente im ción V Y luego una excursión en el automó- posibles y la necesaria avanzada de tanteo vil áf culto ingen ero Sr. Bertrán por los Cruza actualmente la minería española un suburbios de la ciudad v por los campo? ciclo difícil de mercado y distancia. Agotaparadisíacos del interior de la isla. Aque- da, por lo menos, en 1 ey de sus minerajes, lla barriada de Santurce, llena de casita? la cintura litoral, se encuentra la producción de colores entre ¡ardinciíos donde crecen en trance de desplazamiento hacia- el interior, flores v plantas inverosímiles, de una belleza cuando no está aún resuelto el transporte impos ble de imaginar, de un encanto como de ensueño. Aquellas carreteras bien cuidadas. Aouella población de negros, de mulatas lindas, de mulatillos vivaces v graciosos. Aquella vegetación lujuriante, aquellos CIGARRILLOS árbo es nunca vistos, aquellos frutos y flores ORIENTALES REFRESCANTES de maravilla... MERZ A l regresar al bucjwe, uno se figura que. efectivamente, ha sido llevado con la du zu- ra v la rapidez de un sueño por el maravilloso país de las hadas. TOSE M S A L A V E R R I A San Juan de Puerto Rico, noviembre, igao. ta LA ESTRUCTURACIÓN MINERA U n a reforma urgente Desde el 8 de septiembre último han aparecido en la Gaceta cuatro disposiciones sobre minería, que subvierten de raíz ei principio estatuido por la ley de Ruiz Zorrilla. L a doctrina fecunda de este Código viejo viene a desleírse en una casuística íragmen taria y reveladora de urgencia; tanto qut. habiéndose creado ei tnsíitu o de Esttucturación, elaborador presunto de las leves mi nerás, no se creyó conveniente esperar a que se constituya y actúe. E n todos los decretos aludidos asoma in equívocamente el motivo de cohibir; la l i a tación individual en forma de reserva dt campos y substancias; pero con mavor alcance normativo en el de estructuración, por lo cual referiremos a éste, ajusfándonos a su hechura esquemática, los comentarios sugeridos por el nuevo sesgo que ha tomado la legislación minera. Hstahlecidas en provincias podrán obte ner representación exclusiva directa (Je: importante fábrica francesa, especial! ada en motores, uasolina y aceites, n i pos electrógenos, malinos y niotoboni! as para riegos e incendios. Tractoresasríeolas de gasolina y aceites pesados. Material sanitario y de limpieza para servicios pfibl eos. Dirigirse a! Apartado 0.022 MADRID CASAS MAQUINARIA -EUREK- AU EL MEJOR CALZADO. SIN DISCUSIÓN; doscientos modelos nuevos. ANÍS SAN ISIDRO francisco Alvares, Constan una. MANUEL O R T E G A Y G A S S E T Ingeniero de Mina
 // Cambio Nodo4-Sevilla