Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 21 D E D I C I E M B R E D E 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 21, A a XUi DEL EN AUTOBÚS POR UN ARROTREN f 1. LLADO Declaran el maquinista y el fogonero H a prestado declaración ante el juez que instruye el sumario el maquinista Pedro Martín, que conducía el tren que arrolló al autobús. Parece ser que ha manifestado que no pudo evitar el accidente y que tocó el silbato de alarma al entrar el tren en una curva próxima al lugar del suceso. N o podía precisar, dada la impresión que le produjo la inminente, catástrofe, si las vallas del paso a nivel estaban abiertas o cerradas. E n análogos términos, según se dice, ha declarado el fogonero, Martiniano González. BARCELONA Con ocasión de otros siniestros como el que ahora hay que lamentar, A B C ha insistido en solicitar la abolición de los pasos a nivel en la vía férrea. Ese sistema de cruce tan primitivo ha sido siempre de imprudente deficiencia, con riesgo que se centuplica a medida que los vehículos de motor van sucediendo a los de tracción animal en las carreteras. En todos los países se ha procurado eliminar ese peligro construyendo los pasos por encima o por bajo de la línea del ferrocarril. Puede ocurrir que la imposibilidad de buscar alto o bajo nivel sin declive excesivo y en escasa distancia, impida la reforma en determinados casos: Pero es bien sabido que existen en España mismo, elementos mecánicos para asegurar el cierre con potentes barreras y de un modo automático. Y ese medio mecánico ha ido perfeccionándose; creemos recordar que hay ejemplares muy modernos instalados en nuestro país; en el extranjero son innumerables y los ha popularizado el cinematógrafo. Claro es, que, como argumento extremo, puede citarse la posibilidad de que algún auto, por impericia o por ofuscación del conductor, se precipite y se estrelle sobre la barrera, y aun la destroce; pero esta excepción, que ciertamente no es hipotética, es la misma que, por desgracia, se suele registrar alguna vez en las ciudades, por la ineptitud y temeridad del chofer. Lo que no puede defenderse es el sistema de cadenas o de barreras débiles accionadas por la mano del hombre; porque, cuando falta la mano del guarda, no hay cierre, y es inevitable el encuentro con elrtren. Se impone el paso superior o inferior y, en su defecto, la acción mecánica, perfeccionada y constantemente revisada. Ello sin per- juicio de que se perfeccione y se intensifique, también de un modo fehaciente para la garantía de las vidas, la inspección para controlar con incesante perseverancia, la pericia de los conductores y el estado de los vehículos afectos al servicio público. lia bujía K Ti. G es I.i por los mi 1 TS SpS fflr adoptada sn intrépidos a v i a d o r e s p n t j S l incontrastable supi í iorjclad. Insubstituible p a r a automóviles y motocicletas. Diligencias judiciales. Las autopsias Barcelona 20, 12 noche. E l j u e z de p r i mera instancia de Villafranca del Panadas estuvo practicando diligencias en relación con la catástrofe de que ayer dimos cuenta, hasta las seis de la madrugada, auxiliado por varios funcionarios de dicho Juzgado y de los municipales próximos. Esta mañana, a las ocho, una pareja de la Guardia C i v i l estuvo en la cárcel de Subirats y se hizo cargo del guardabarrera detenido para conducirle a la prisión de Vi llafranca del Panadas, en donde continúa i n comunicado. Durante toda la mañana de hoy, en el cementerio de T o r r e Romana (Subirats) se han practicado las autopsias de los muertos de la catástrofe. E n el citado cementerio se han desarrollado tristísimas escenas, pues acudieron los deudos de las víctimas, i m presionándose vivamente ante el horroroso espectáculo de los cadáveres destrozados. Una demostración de cariño N o se fíe p a r a ello de las p a l a b r a s q u e el v i e n t o se l l e v a y e l t i e m p o b o r r a XJemuéstreselo e n f o r m a c o n v i n c e n t e y d u r a d e r a que ella p u e d a recordarlo siempre; por ejemplo, Obsequíela c o n que s o n l a s m á s elegantes, las m á s b u e n a s las de m á s duración, l a s que s u e ñ a t o d a m u j e r que le guste d i s t i n g u i r s e D é v e n t a e n todas las b u e n a s t i e n d a s de géneros de punto. royectores EISS- IKOJ Resolverán el problema p a r a l Vd. c o m o lo han resuelto p a- f ra más de 1000 empresariosí de cines en toda España. L a mejor reforma que se puede hacer a un cine v ta quef más agradecerá el público e s instalar este super- pgqyector. 1 Se les puede fácilmente a d a p- tar el dispositivo para el filmí sonoro. Pida catálogos y detalles a tos agentes. H A F A L L E C I D O E L EX PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA FRANCESA M R LOUBET París 20, 12 noche. (Crónica telefónica. De Montelimar comunican que a las 9,35; minutos de la noche ha fallecido M E m i l i o Loubet, presidente que fué de la República francesa. E n el momento de la muerte rodeaban el lecho de M Loubet su esposa, el hijo y el médico que le asistió en su enfermedad. L a noticia; fué comunicada inmediatamente al presidente de la República, Sr. D o u mergue, y al jefe del Gobierno, Sr. T a r dieu, quienes enviaron a ¡a familia de L o u bet el testimonio de su más sincero pésame. E m i l i o Loubet fué elegido presidente de la República el 18 de febrero de 1899, al día siguiente de la muerte repentina de Félix Faure, en uno de los períodos más turbulentos de la política interior de Francia, y compartió con el Rey D Alfonso los peligros del odioso atentado de 31 de mayo de 1905, con ocasión de la primera visita oficial del Rej a París, cuando, al salir de la función de gala del teatro de la Opera, estalló una bomba detrás del lando regio, en el momento en que la comitiva dejaba la rué de R o llan para entrar en la rué de R i v o l i Resultaron varias personas heridas y un caballo muerto. Su valor en aquellas circunstancias igualó al del joven Rey, pues su primer pensamiento fué preguntar a su augusto huésped si le había oerrido algo, sin olvidar en tan críticos momentos el darle el tratamiento que el protocolo exije, hecho que produjo la admiración del Rey, cuya sangre fría fué verdaderamente extraordinaria. Con toda seguridad en Madrid producirá también gran sentimiento la noticia de l a muerte del ilustre anciano. -Ceria. r El- estado de los heridos. L o que cuenta un testigo Barcelona 20, 3 tarde. Los heridos en la catástrofe de ayer, que fueron traídos a esta capital, y se hallan en una clínica particular, continúan en el mismo estado de gravedad. E l gobernador civil ha manifestado que solamente falta por identificar el cadáver de un hombre de unos cuarenta años. Esta tarde hemos estado a informarnos en la clínica en que se hallan los heridos traídos a Barcelona, respecto al estado de éstos. Según nos han manifestado todos siguen lo mismo, sin que se haya acentuado l a gravedad en ninguno de ellos. Hasta pasados dos o tres días no se podrá formar una opinión respecto de las heridas que padecen las víctimas de esta catástrofe. Entre las manifestaciones hechas por los heridos, destaca la de Josefina García, nuien, se -ún dice, iba en el interior del autobús, hablando animadamente con varios pasajeros, cuando, de pronto, oyó un grito desgarrador -i E l t r e n! -y en seguida un ruido espantoso. -Perdí- -añade- -el conocimiento, y sólo en sueños, oí una voz que decía: N o recojáis más que a los que den señales de vida. Entonces, yo, haciendo esfuerzos sobrehumanos, traté de levantar el brazo, para que me recogieran. Recuperé plenamente la conciencia cuando me depositaban en la casilla del guardabarrera. JC G. CARANDIN 1 Ltda. MADRID Av. PiyMargall. SEVILLA C S a n Pablo. 10 BARCELONA ViaLayetana. M xa. dorne sus cestas de N a v i d a d tal y celofana. con cris- tiras de meta, v i r u t a s de p a p e l VICENTE RICO, s A IC o n c e p c i ó n J e r ó n i m a 35 y 37 D O L E N C I A S D E ESTÓMAGOS (HAS 11 t í Cura siempre la hiperclorhidria y cal- j ma el dolor. E l m á s s o l i c i t a d o d e los seis c i l i n d r o s económicos, p o r s e r e l m á s e l e g a n t e c ó m o d o y seguro. CASTELLANA, P O S aa. MADR. rr 12, Y MARTÍNEZ CAM-
 // Cambio Nodo4-Sevilla