Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E L ATACO, O PAVÓN DIURNO ATTACUS PAVGNJA MIJÍOK L A C U D E A CELEBRAR SOS BODAS E N V U E L T O E S LOS ESPLENDORES DEL. MEDIODÍA oriente el animal. P o r eso las aves m e n sajeras del palomar valenciano perdieron la facultad de orientarse por la actividad de la estación de Paterna. E l sentido de la orientación tiene ceros órganos en los animales invertebrados: en los insectos, las antenas son receptores de ondas: en los moluscos, ciertas vejiguillas membranosas. E l malogrado Delage, muerto antes de dar por concluida su obra magistral sobre los animales. afirma en ésta que un cefalópodo, el pulpo, nada con perfecta regularidad a u n después de haberle cegado; pero que g i r a alrededor de su eje longitudinal o de su plano de simetría cuando, en lugar de cegarle, se le destruyen esas vesículas, en donde, para él, radica el sentido de la orientación. N o hay para qué insistir en que nuestro amigo ve diáfanamente un hecho negado por F a b r e que las radiaciones orientan el insecto buscador de su futura desposada, y de ello nos convencen el Bnmby. r qiurcwj y el ataco o pavón diurno (Aitucits pavon- m minor L) lindas mariposas, cuyas hembras pasan inadvertidas para el macho cuando están encerradas bajo una campana de c r i s tal. E s p r o d i g i o s o el macho vuela directamente a posarse en u n a raniita, una hoja o un pedacito de madera o d e lienzo, sobre los cuales haya estado l a hembra anteriormente (el notable entomólogo citado los ceiocafaa cerca de l a campana) E l amador no conoce a la n o v i a no la ve siquiera; mas cuando se alza un poco el borde de l a c a m pana de cristal d e modo que las radiaciones emitidas por l a prisionera puedan salir al exterior, el impaciente galán se p r e cipita por Ja abertura, deseando celebrar fus desposorios. E l experimento se lia repetido muchas v e ces en diversas circunstancias, en distintas épocas y c o n diferentes ejemplares; porque los lepidópteros n o m b r a d o s gozan de u n a existencia tan breve, que toda ella se reduce a un relámpago de amor. A m o r es, e n efecto, la v i d a de estas mariposas; las c u a les, destinadas exclusivamente a reproducirse, ni siquiera se alimentan, ni tienen tiempo más que para amarse. ¿Y el instinto? E l sentido de l a orientación es algo real, que se manifiesta con una función característica y un órgano propio. Y parece razonable que vayamos desprendiéndonos de la tradición del instinto en. muchos animales y demos cara, resueltamente, al estudio de las radiaciones, en donde hallaremos pronto la explicación de muchas cosas maravillosas que hemos tenido siempre por inexplicables. Nuestro amigo tomaría entonces la palabra para darnos conocimiento de sus c u riosas teorías sobre los fundamentos, p u r a mente físicos, de l a llamada melapsíquka, que él denomina, desde el punto de vista subjetivo, meinrqtúa fisiológica, palabra con que quiere denotar una fuerza que traspasa los limites del tipo funcional orgánico en condiciones normales y sirve para orientarse e n las, sendas invisibles ue serpentean e n l o d a s direcciones p o r el espacio. PELAYO V I Z U E T E (Potos OU U Í. ÓRGANO BE ORIENTACIÓN EN EOS ANIMALES ESOUEMA tílS TBíDO M E P E C E S Y BATRACIOS M T Y A M P L I A D O) I B e V S D E S Í E aáTHAClOs; 3 C O N D U C T O S aLMICIKCCL HJES ESOüEMA D E L OÍDO D E REITJLKS y AVES Í M U Y A M P L I A D O) I, B E CQCtixmiLÜ 2, D E A V E S 3, CO FDUCT JS S E M I C I R C U L A R E S
 // Cambio Nodo4-Sevilla