Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Películas c o m p r i m i d a s LA DILATADA VIDA DE UN DURO ¡hn duro! En los arabescos numismáticos, el protagonista- -interpreado por Antonio Vico- -se esfuerza por leer la solución de este arduo problema financiero: subvenir a las necesidades de un día con cinco pesetas. Con inteligente desprendimiento, lleno de magnífico desdén para los imperativos del estómago, renuncia al desayuno y compra A B C en busca de un contacto espiritual con el orbe. Ha gastado los primeros dies céntimos. Atildado, verdadero gentiemail, sobe lo que importa el rasurado diaria, y una peluquería es el teatro de su segundo despilfarro grato a Petronio: veinticinco céntimos, sin propina, que en el local no admiten. Fumador empedernido, adquiere un paquete de canarios de treinta, cerillas de quince y un puro de veinte, con el sacrificio del café de la noche, que por otra parte le quitaría- él sueño. Sesenta y cinco céntimos se deja en el estanco. Brillat- Savarin no se indignaría demasiado, atendida la situación económica del protagonista, si viera el condumio: sopa p dos platos, con vino y postre, por una veinticinco. Abandona el restaurante, después de dejar pagada la cena. A gentileza de María Tubau y Antonio V i c o ha permitido inaugurar, con tan relevantes intérpretes, estos reportajes cinematográficos semanales. E l disco plateado, echado a rodar ante el objetivo con discreta parsimonia ha bastado a cubrir las necesidades de m hombre cuidadoso del pequeño detalle, de ese pequeño detalle que es, a las veces, el complemento de la felicidad de los humildes. Este arbitrario tiepanto de un duro, inspirado en un pintoresco complejo de ahorro, no tiene pretensiones de moraleja; con distraer se conforma. Aspira a conseguir una distracción comprimida, como el título de la sección, como las fotografías que la dan cuerpo, como el texto que J a informa. Bien pudiera ser el comprimido una de las fórmulas más actuales del periodismo moderno en todas sus manifestaciones... GERARDO R I B A S (Fotos D u q u e f L Sobre la lusa pulimentada del bar, dond el b a r m a n exhibe sus brebajes más o menos demoniaeosj nuestro hombre, de natural sobrio, saborea un moka convencional que le priva de veinticinco céntimos más. A él y a su novia- -interpretada por María Tuban- -los acoge por una peseta un cine modesto, donde. Gilbert miente amores a- Greta- Garbo, al año de haber exhibido idéntica pasión ante el público elegante de los cinemas de la- Gran Via. Por la noche, después de la cena que antes pagó, una obra de caridad perfuma la sabia distribución del duro y pone en la pirueta financiera la alegría de practicar el bien: e f e o o céntimos van a manos del menesteroso. El sereno, a quien tanto tienen que agradecer nuestros saineteros, también pone su contribución al duro, ya agonizante. Dies céntimos son para el vigilante del chuzo y el farol, a cambio de una ce- Hila y un Descansar, señorito ¡Atención! ha última perra gorda del duro va a parar al contador del gas, en demanda de luz y calor. Y en. el gesto amargo de la despedida se advierte esta reflexión desconsoladora: iQué bien se vive con veinte duros diarios! n
 // Cambio Nodo4-Sevilla