Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A L T E S 24 D E D I C I E M B R E D E 1929. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 11 Los aviadores uruguayo y francés se i n ternaron y fueron a caer en un lugar pequeño, cercano a la ciudad de Nova Cruz, a la que se trasladó seguidamente Larre Borges, y donde fué atendido solícitamente. Nova Cruz es una población de 10.000 habitantes, y se halla en la comarca de Cuanearetama, en ¡a que se produjo el lamentabilísimo accidente. L a capital del Estado es Natal, situada én el margen derecho del Río Grande del Norte, a dos kilómetros de la embocadtna. Esta ciudad es moderna, y está dotada de calles, plazas y avenidas espaciosas, bien adoquinadas y arbolizadas con alumbrado eléctrico y conducción de agua potable; tiene bonitos parques y jardines, y, en fin. está en condiciones de prestar toda clane de, auxilios, como lo ha hecho en esta ocasión. L a superficie del Estado es de 52.500 k i lómetros cuadrados, y su población actual pasa de 700.000 habitantes. Entre las riquezas del Estado hay que mencionar las Salinas que son las más importantes de! Brasil, muy favorecidas por las condiciones naturales. Son territorios de muchos kilómetros cuadrados, cubiertos de espesas capas de sal de 20 a 30 centímetros de espesor, lo que representa miles de toneladas, que las lluvias más i n tensas no consiguen disolver, perm tiendo una explotación, que se puede decir ilimitada, del precioso producto. Tamb én es muy rico el Estado en algodón, cuya variedad puede competir con las de mayor reputaron; la variedad llamada de Serldó está compuesta de fibras largas y suaves, brillantes y resistentes, que permiten fabricar con ella os más finos tejidos. También se cultiva el algodón de arbusto, cuya duración domo planta es de diez a trece años, pudiendo producir, sin interrupción, salvo los meses de lluvia. Aparte de esos productos principa es nroduce otros muchos comunes al resto del Brasil, y en el subsuelo se encuentran ricos yacimientos de todas clases. cuya más alta representación la ostentó su padre, el gran Ricardo Palma, autor de las amenísimas y famosas Tradiciones peruanas, hs. asistido también en Barcelona a l Congreso de Historia allí reunido, presentando u n documentado trabajo acerca del virrey lel Perú D Tose Fernando de Abascal, marqués de la Concordia, a quien los peruanos quisieron proclamar Rey, sin que él lo aceptara. Drefiriendo ser fie! a Fernando V i l a la sazón deseado por los españoles de ambos mundos como una esperanza que Ja realidad había de destrozar después de 110 pocas amarguras. L a ilustre escritora peruana, legitimo or- güilo de su país, que tiene su residencia haIr tual en e ¡encantador balneario de M i r a flores, cercano a L i m a se propone pasar una temoorada entre nosotros, saturándose del ambiente español, que ya vivió en otras ocas ones y hacia el que se siente tan fuertemente atraída. Porque la característica de esta escritora peruana es su amor a España- -por lo demás común en mayor o menor grado a todos los hijos de aquel privilegiado suelo, de a ma y sentires netamente hispanos- mil veces dtmostrado y que ella procura transparentar en todos sus escritos. Sírvanle estas breves líneas de respetuoso saludo a tan autorizada y selecta representación de la mujer peruana y tenga por cierto que su valiosa aportación a los ideales raciales no pasa desapercibida en España, donde su nombre es conocido y merecidamente ensalzado. LOBER L A SITUACIÓN POLÍTICA EN E L SALVADOR C o m i e n z o s de campaña electoral L a más pequeña, en extensión, de las Repúblicas del istmo centroamericano atraviesa por momentos interesantes, que merecen nuestra atención. E l actual presidente de la República de E l Salvador, doctor Romero Bosque, recibió el Poder en circunstancias poco halagüeñas. E n efecto, pasada la crisis que fué reflej o inevitab e de la gran guerra, el país entró en una era de prosperidad material, debido en gran parte a los buenos precios alcanzados por el café, cultivo que constituye la principal riqueza de la nación, hasta el punto de representar el 90 por 100 de i a exportación total salvadoreña y ocupar el cuarto lugar en la producción mundial. Animado por aquella próspera situación el anterior presidente, doctor Quiñones, emprendió un vasto plan de obras públicas, para cuya realización necesitó de acudir al crédito, sin duda fuera de la medida, contrayendo una deuda que ahora pesa demasiado en la balanza fiscal. Aquel florecimiento pasajero produjo el fenómeno del inflamiento en el valor de la propiedad y provocó la carestía de la vida en todos los órdenes. Ahora, ante la baja del precio del café y l a perspectiva de la crisis consiguiente, a lo que hay que añadir las consecuencias de la baja de valores en Norteamérica, la elevación de las tarifas aduaneras en este país y la depreciación del azúcar, ha comenzado el desinflamiento, con el consiguiente malestar. Los esfuerzos principales del actual Gobierno han tendido a la nivelación del presupuesto, al saneamiento de la Hacienda y el crédito del país, manteniendo los pagos a i día, h que se ha logrado hasta la fecha. E l doctor Romero- Bosque restableció las libertades constitucionales, poco respetadas, ca verdad, por las dos Administraciones an- teriores, y en la Prensa se pueden discutir todos los prob emas de importancia. L a opinión pública se. muestra opuesta a la emisión de un nuevo empréstito y al aumento de los impuestos. Las rentas disminuirán seguramente y entonces habrá que reducir los gastos con menoscabo de algunos servicios. Pero con ser grave esa situación, nada apasiona al país como el prob ema electoral, prematuramente planteado, como ocurre en casi todas las naciones hispanoamerican s, ya que el mandato del Sr. Romero Bosque no terminará hasta el i. de marzo de 1931, y las elecciones de pres d, ente, vicepresidente y diputados a la Asamblea no se verificarán hasta el primer domingo de enero y los días subsiguientes del mismo año. Algunos amigos del ministro de la Guerra, doctor D Alberto Gómez Zarate, han lanzado últimamente su candidatura, lo que levantó generales protestas, surgiendo inmediatamente varios candidatos independientes, que formaron un bloque, y poco después el frente único contra aquellos manejos. E l presidente de la República, deseoso de respetar el sufragio y de que las e ecciones se lleven a cabo con entera libertad, siguiendo el ejemplo dado no hace mucho por Costa Rica y Honduras, influyó, sin duda cerca de su ministro de la Guerra para que definiera su. actitud, y éste se apresuró a declarar que renunciaba a su candidatura. E l Gobierno ha dado las órdenes más severas a los funcionarios para que no tomen parte activa en la. campaña iniciada, salvo el día de depositar su voto, y el Ejército, por boca de dos de sus más autorizados miembros, ha declarado que se mantendrá dentro de la ley sin salirse de las atribuciones que le señala la Constitución. Como la ley Electoral vigente adolece de deficiencias, imposib es de, reformar porrser constitutiva, y por cuya causa se prod. ucen choques y las elecciones suelen derivar en combates. Jos jefes de las distingas agrupaciones políticas se esfuerzan en llegar a un acuerdo que permita la designación de un candidato único o que cuente, al menos, con mayoría aplastante. Hasta el momento que trazamos esta i n formación, en nuestro deseo de mantener a los lectores a! corriente de los aconte cimientos en Hispanoamérica y de sus posibles derivaciones, las gestiones a que aludimos van por buen camino, ya que los candidatos más sabientes ponen todo su empeño en llegar a una solución honorable que evite la división de los salvadoreños y acaso mayores males. Cuatro son los candidatos principales: el doctor D. J Gustavo Guerrero, personalidad de prestigio mundial, que presidió la ú tima Asamblea de la Sociedad de Naciones, y los ex ministros doctores Francisco Dueñas, Enrique Córdova y Miguel Tomás Molina. X de X EL M O N U M E N T O A BOLÍVAR, E N M A D R I D Como saben nuestros lectores, el 17 de diciembre del próximo año de 1930 se cuniolirá el primer centenario de la muerte del Libertador de América, Simón Bolívar. Para conmemorar tal acontecimiento se preparan solemnemente las naciones h spanoamericanas, y. muy especialmente, las seis llamadas bolivarianas, a que él dio vida soberana. Aunque en su oportunidad nos proponemos hablar extensamente de la figura de Simón Bolívar y de su obra, hoy hacemos esta breve mención con motivo de la reproducción que hacemos en otro lugar de estas páH e ahj pues, el interesante panorama de ginas de las- estatuas que simbolizan a E s la situación política de E l Salvador, por cuyo paña y a cinco de las naciones bolivarianas desenlace feliz hacemos votos, evitándose que figurarán, en el monumento que se va a que tan simpática nación hermana sufra un erigir en Madrid a Bolívar, y cuya inaualto en el camino de su prosperidad y de guración se quiere qus coincida con la, fesu progreso político. cha del centenario de su muerte. Dichas estatuas, como el resto del monuHISPANÓFILO mento, son obra, del notable escultor español D. Enrique Marín, en cuyos méritos que N O T A S B R E V E S Y confiamos, paragesto acierte a simbolizar cumplidamente el de España al: glorificar en la capta! de la nación al genial cauÚTILES dillo de la independencia americana: gesto Donde aterrizaron Larre Bornes y Cha- árí altamente apreciado en Hispanoamér ca, lles. -Los aviadores Challes y Larre Bor- v que puede interpretarse como la definitiges que, después de realizada la admirable va l iqu dación de todo receio o motivo de proeza de atravesar el Atlántico, tuvieron separación, desde el momento que reivindila. desgracia de sufrir un accidente, ya en camos la figura de Bolívar- para España, afirsuelo brasileño, aterrizaron en una región mando! el carácter, ya evidenciado y sabido perteneciente al Estado de Río Grande del por todos. de guerra civil que tuvo ¡a dolorosa lucha que aquél personificara. Norte, situado a orillas del Atlántico. v
 // Cambio Nodo4-Sevilla