Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 24 D E D I C I E M B R E D E 1929. N Ú M E R O SUELTO, 10 m Tp LJ I J B DIARIO ILUSTRADO. N. DE AÑO V 1 GÉ- SIMO QUINTO 8.422 TENA CTS. EL J i. D E JUNIO D E JL 1905 g e FUNDADO P O R D. T O R C U A T O L U C A JUBILEO SACERDOTAL D E SU S A N T I D A D E L P A P A PIÓ XI U n a Encíclica del Soberano P o n tífice Roma 23, 6 tarde. (Crónica telegráfica. E l jubileo sacerdotal del Santo Padre ha dado motivo a magnífica solemnidad religiosa y a la promulgación de una Encícliwa, que ha visto ja luz el día de hoy y que comienza refiriéndose al quincuagésimo aniversario de la ordenación sacerdotal del Pontífice. E n dicha Encíclica, Pío X I reseña todos los hechos más consoladores y los acontecimientos del año que finaliza e i n vita al pueblo cristiano a dar gracias al Señor por tantos beneficios. Centenarios celebrados en el año D e otra naturaleza- -dice- -pero no de menos importancia que estos acontecimientos que reseñamos, son la celebración del 14. centenario del Monasterio de Monte Cassino; el n centenario, del Apostolado de San Antaño, de Suecia el 5 centenario de la triunfante entrada de Santa Juana de A r c o en Orleáns; el 2. centenario de la canonización de San J u a n Nepomuceno; el io. del martirio de San Wenceslao, duque de Bohemia, que fué celebrado con grandes fiestas en Checoeslovaquia, así como el consolador panorama de paz y unión, esperado hace tanto tiempo. I INFORMACIONES Y ¡NOTICIAS POLÍTICAS Manifestaciones del jefe del G o bierno Madrid 23, 4 tarde. E n el periódico de los lunes se publican las siguientes declaraciones del general Primo de Rivera. E l resultado del empréstito o r o Las beatificaciones El tratado y el concordato Letrán de E l Santo Padre se refiere en sus primeras palabras- -como hernos dicho ya arrib a- -a su consagración sacerdotal en la iglesia letranense, madre de todas las iglesias. A continuación, descubre los favores recibidos en el- 50 aniversario de su primera misa, especialmente los de este último año, cerrado con solemne jubileo extrasrdinario. Como es natural, entre estos grandes favores de la Providencia, enumera el más glorioso, porque toca de cerca a la Santa Seie y a la misión del Papa, del Soberano Pontífice. Se refiere con estas palabras a la Las peregrinaciones del A ñ o Santo solución de la cuestión romana, recordando E n fin, Pío X I comenta, complaciéndo. os hechos que siguieron a su primera E n se, otras edificantes demostraciones religiocíclica Ubis arcano Dei, la disposición amasas del Año Santo, particularmente las pe le de la D i v i n a Providencia y el concepregrinaciones y procesiones que tantos fruto altamente religioso del tratado. de Letos han proporcionado al mejoramiento es: rán, donde van indisolublemente amalgapiritual y a la restauración del reino de mados el Tratado y el Concordato; los fruCristo en la sociedad. tos que tales acontecimientos han producido Í todas las naciones del mundo; pero de una ¡nanera particular a Italia, y, por fin, la siPrórroga de año jubilar tuación del presente, y mejor aún, la espePor todas estas consideraciones, el Soberanza que se abre a la Religión, a la P a rano Pontífice recomienda nuevamente lo tria y a la Sociedad. que ya había recordado al principio; la deuda que tenemos contraída con Dios por O t r o s concordatos. L a C o n f e r e n tantas gracias recibidas y por. el cúmulo cia del E p i s c o p a d o Ruteno de beneficios de que nos ha hecho merced. Tenemos la obligación- -dice- -de mosAunque más brevemente, se refiere a contrar nuestra gratitud, sobre todo en las tinuación a otros concordatos firmados en obras que significan una renovación de la este año, aun no habiendo sido propicias vida espiritual y el ejercicio de la virtud las circunstancias para ello. Estos son los individual, doméstica y social. concordatos con Portugal, Rumania y P r u Para obtener estos frutos, Pío X I prosia. rroga, conforme al deseo expresado en d i Trata también de la situación favorable de versas naciones, el período del jubileo del la lucha religiosa en Méjico y de las iglesias Año Santo, que terminará en el mes de orientales, siempre más cerca de la Sede junio del próximo año. romana, y particularmente ensalza la conE l notable documento termina con la benferencia celebrada por primera vez en Rodición apostólica. -Turchi. ma por el Episcopado del Clero ruteno. N o menos digno de mencionar- -añade- -es el primer centenario de la libertad de los católicos en Inglaterra, Escocia e Irlanda, restituyendo sus derechos civiles, el providencial concluso de las beatificaciones de los mártires ingleses, que han sido elevados a los honores de los altares. Menciona también otros santos y mártires gloriosos en este año: el beato Osme B a Carboniario, mártir de la unidad de l a Iglesia entre los armenios, y el beato Lacondere, director espiritual de Santa Margarita de la Alacoque y propagandista de la devoción al Sagrado Corazón; la beata Teresa Margarita Rodi, carmelita; el beato Francisco María de Campurosa, franciscano, y el beato Don Bosco, a quien el Santo Padre recuerda con igual, afecto, así como a su progreso exterior. U n a vez cubierto con exceso el empréstito oro- -lo que me satisface en extremo- me es permitido hablar de la cuestión monetaria con más claridad que mientras esa operación estaba pendiente de realización. E l caso es sencillo y exige difusión para arrancar el concepto de la veracidad de los labios que andan por ahí propalando que a España ha costado la intervención en el cambio de moneda cientos de millones, que l i a n puesto al Tesoro público al borde de la quiebra. L a operación en sí misma no ha costado hasta ahora más que los gastos de comisión y corretaje, es. decir, dos millones, que escasamente hubiera podido costar en su día, como máximo, la diferencia entre el precio a que hemos comprado pesetas, comprometiendo para ello libras, y el precio que tuviéramos que pagar por éstas el día del vencimiento del crédito alzado. A eso ha obedecido el empréstito: a poder salvar el oro a su tiempo, sin compromiso, sin necesidad de comprarlo ni exportarlo, evitando así que el agio, sabedor de que para tal caso tenemos que pagar X l i bras, nos quisiera imponer un precio alto de compra por ellas, o la condición de que se le entregase eri oro metal de las reservas del Tesoro y del Banco de España, que son muy codiciadas. ¿P o r qué hemos intervenido antes en el cambio internacional de l a moheda, crean do el p r o b l e m a que el empréstito ha r e suelto? La creación de Instituciones P o n tificias E n la Encíclica que comentamos, Pío X I enumera las múltiples instituciones que se han creado en el presente año. T a l como las Casas parroquiales, Casas de estudios, Colegios y Misiones, como la rusa, la checoeslovaca, la de Etiopía, la rutena y la del B r a s i l el Seminario lombardo y el V a t i cano, al que de manera especial hace referencia. E l público debe leer diariamente nuestra sección de anuncios p o r palabras clasificados en secciones. En ellos encontrará resarle. constantemente asuntos que pueden inte- N o me va a acreditar de diplomático ni de sofístico la respuesta Hemos intervenido por error, porque hemos padecido Una equivocación. Cuando hace próximamente un año vimos subir la peseta, hasta llegar a poco más de 27 la libra, se nos llenó el oio y alegró el ánimo, y la vanidad nacional nos hizo soñar unas horas en alcanzar la paridad. L a peseta oro ¡viva España! Ello era más un éxito moral que económico, pues la peseta oro es instrumento comercial demasiado caro para luchar con sus hermanos los francos belgas y franceses y con su hermana la lira, estabilizada a bajo precio. E l acierto entonces hubiera estado en comprar muchas libras y. dóllars al tipo de 27, 28, 29 y hasta 30 la libra, forzando ellos mismos el alza, de esta moneda, y al llegar a ese punto tomar medidas para estabilizar la nuestra; es decir, estabilizar en el momento de abandonar nuestra protección en el mercado a la libra, para que, falta de ella, tendiera, no a subir, sino. a caer, y además que nos cogiera con la estabilización. Claro que estas cosas se ven bien después de haber ocurrido. Pero, desgraciadamente, l a libra empezó a subir por sí misma, y muy rápidamente, y entonces, se nos ocurrió
 // Cambio Nodo4-Sevilla