Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 24 D E D I C I E M B R E DE 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 33. INFORMACIONES Y NOTICIAS DEPORTIVAS Campeonato de L i g a Gijón, cuatro tantos, de Irún Real Betis Balompié, dos tantos; S p o r t i n g de E n M a d r i d empatan el A t h l e t i c y la Real Unión a dos. O t r o s partidos. Real Betis, dos tantos; Sporting de G i jón, cuatro La razón de un desastre. N o queremos decir que la desastrosa derrota sufrida el, domingo por el Betis sea razonable. P o r el contrario, la consideramos absurda, y sólo pretendemos en esta crónica buscar las causas determinantes de la pésima actuación del equipo blanquiverde, frente a un rival como el Sporting- fuerte y en forma. P o r imprevisto, nos sorprendió, naturalmente, el resultado del- encuentro. Siempre el Betis jugó sus mejores partidos con enemigos superiores, y la técnica contraria y la inferioridad en facultades la suplió con impetuosa decisión, que le hizo temible frente a un Barcelona con su equipo de gala, y frente a un Athletic madri- ¡leño en plena forma. Todo eso se perdió. Así tenía que suceder. Los elementos directivos del club subcampeón andaluz soñaron con la quimera de ver nutrirse las filas de su team con los mejores elementos del fútbol español, y descuidaron la captación de otros más; modestos y la conservación de los propios, de quienes no debió deshacerse hasta no conseguir en firme las fichas de los ases. Debieron ser menos candidos y haber previsto que a la inclusión en el Betis de jugadores como Bienzobas, Marculeta y Lazcano, habrían de oponerse no sólo los clubs de procedencia, y ante la probabilidad de l a no consecución de estos propósitos, debieron haber preparado un buen equipo con jugadores de segunda categoría, y no dejar ir a los que tenían. U n poco tarde es, pero aún puede arreglarse. Y el primer paso para el arreglo tiene que venir de la misma Federación Sur, a quien hacemos esta indicación. H o y tres de los elementos en los que el Betis podía apoyarse para no rodar al abismo de la Tercera L i g a están castigados, por faltas reprobables, que no disculpamos en modo alguno. Pero sí hemos de señalar que las consecuencias de la mere- cida sanción no las sufre en el caso presente quien cometió la falta, y por ende, el castigo pugna con la moralidad que debe caracterizarlo. Jesús, bajo de forma y voluminoso en exceso, no puede ser sustituido por Pedresa; él puesto de Romero y de Manolín tiene que ser ocupado por un muchacho entusiasta y voluntarioso, pero no entrenado para las duras jornadas del campeonato de L i g a y uniendo a- esto una o dos lesiones naturales, se verá cuan difícil le es al Betis alinear un equipo con el que pueda siquiera defenderse. Los jugadores que delinquieron, deportivamente hablando, han sido condenados a; vivir cómodamente. E n cambio indirecta- mente se ha decretado contra el club el pase a la. tercera, división. L a Federación ha de darse cuenta del caso, y como el prestigio de la entidad ha quedado bien puesto, suficientemente, sabrá, levantar el castigo, con lo que aún se prestigiará más, al par que cumple su fin de defender a uno de, sus clubs principales. L a razón del desastre del domingo, ha quedado bien señalada, así como el principio del: remedio. Hablemos, pues, un poco del partido. La formación de un equipo. En su vida deportiva actuó el Betis, peor que en el último partido de campeonato de L i g a Bien es verdad que- tgvá. en; d Sporting f fensa para enmendar sus fallos, y subió a la delantera para darla empuje. E n la segunda mitad, naturalmente agotado, bajó de juego, quizá también para no desentonar. E l peor, -Estévez, quien en sus contadas intervenciones lo hizo con desgano, como si todo aquello le importase un. bledo. E n O v i e d o el D e p o r t i v o derrota al Sevilla p o r tres tantos O s e l i t o H o y n o e s t o y p a b r o m a estoy de l u t o H e recibió, c o m o r e g a l o d e P a s c u a t r e s g o l e s de O v i e d o y c u a t r o q u e m e h e e n c o n t r a o a q u í T o t a u n siete. Apurada Sporting- situación del portero del J i m é n e z r e c o s i e n d o u n balñn de cabeza. gijonés un enemigo fuerte y bien acoplado. Defensa segura y codiciosa, con un guardameta excelente, delantera rápida en el ataque, con buenos tiradores, y una línea media inteligente, dando la debida trabazón al conjunto. Frente a un equipo de estas características, el Betis alineó uno de saldo. Sería curioso saber cómo se confeccionó. Viendo a los jugadores sobre el campo, nos dio la impresión de haber sido designados por la suerte para ocupar los respectivos puestos. L a incógnita de que hablábamos el domingo al dar la alineación del subeampeón andaluz, se despejó, y la solución fué negativa. Aranda, en el primer tiempo, y Regueiro en el segundo, emularon a Paco León en el puesto de. centro delantero. Del resto, más vale no hablar, con la sola excepción- de Adolfo, que durante el primer tiempo cubrió su puesto, y además bajó a la de- A l debutante Gamero, no se le puede pedir más. E s joven en exceso, y si los demás se encogían, ¿qué- iba- a hacer él? E l Sporting, en cambio, como antes hacemos mérito, jugó un excelente partido. Cuatro veces consiguió marcar, y siempre fué el tanto el resultado de la jugada preconcebida y llevada a la práctica con entusiasmo e inteligencia. E l primer goal fué marcado por Cuesta de un tiro cruzado, que. Jesús pudo haber detenido de estar mejor colocado. A la j u gada ayudó mucho l a defensa hética, que falló inconcebiblemente y hasta quizás tapara al meta. E l segundo lo marcó Palacios de un un buen chtit desde lejos, muy colocado. E l tercero lo hizo el mismo jugador en un acoso continuado en el remate de un saque de esquina y el cuarto fué logrado por Pachín en una internada rápida. Los dos tantos que se apuntó el Balompié fueron conseguidos de penalty, ejecutando ambas jugadas Enrique. Aunque todos los jugadores del Sporting rayaron a. buena altura, desde el meta al delantero centro, es justo consignar especialmente la labor de la línea media, que dio gran rendimiento, destacándose el centro L a defensa, por codiciosa en la disputa del balón, incurrió dos veces en la máxima penalidad. De un encuentro en que, a excepción de los cinco primeros minutos, sólo jugó el equipo forastero, no cabe hacer reseña detallada, y hacemos punto no sin consignar la alineación de los contendientes, que fué como sigue: Sporting de Gijón: L u i s Cayetano, Quirós; Noreña, Tronchín, Chus; Pachín, Palacios, Cuesta, Pín, -Nani. Real Betis Balompié: Jesús: Jiménez, Jesusín; Angelillo, Estévez, A d o l f o Soler. Enrique, Aranda, Regueiro, Gamero. E n el segundo tiempo cambiaron los puestqs Regueiro y Aranda. E l arbitro, Sr. Montero, libre de prejuicios, realizó una buena labor. Envío. A la Federación Regional Sur. Perdonad. L a autoridad se robustece por el perdón generoso. -Antonio Olmedo.
 // Cambio Nodo4-Sevilla