Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL R E G A L O I D E A L P A R A P A S C U A S OFERTA SENSACIONAL NUNCA ANTES LA MAGNIFICA MAQUINA VISTA DIRECTAMENTE DE L A FABRICA A L CONSUMIDOR Lá mejor y más antigua, que valia antes 500 ptas. al precio reducido de T CORONA 4 2 5 pfas. p o r t i e m p o limitado completa, con estuche y accesorios. También plazos pequeños. Con carro grande y en colores negro, verde, azul o rojo. Rápida, ligera y fuerte. Amplia garantía. ida hoy catálogo y detalles a GASTONORGE, C. A. Sevilla, 16, MADRID Boletín a recortar (franquéese con 2 cts. SOCIEDAD H I S P A N O- A M E R I C A N A G A S T O N O R G E C. A. -Sevilla, 16. -MADRID R e m í t a m e catálogo y condiciones, a l contado y a plazos, de la máquina de escribir C O R O N A modelo 3, Spott, en color. Nombre Calle de núm Población GRANDE CHARTREUSE Licores y elixir preparados TARRAGONA p o r los P a d r e s Cartujos. Il8 F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ E L PASTELERO DE MADRIGAL Parecióle hermoso y joven, a pesar de estar envejecido por los trabajos; creyó ver en él mucho de regio, túvole sin una sombra de duda por el Rey don Sebastián y se decidió a arrostrarlo todo por él. D o ñ a A n a estaba más que enamorada: estaba loca. en mano desde que le había hablado, el alcalde, después de la refriega, saludó al alcalde cortésmente, se retiró algunos pasos con su caballo, montó, montaron los tres que le acompañaban, y al paso se dirigieron a la pastelería, que estaba al otro extremo de la plaza. Después de esto, la justicia del pueblo fué por sí misma a la imagen de la Virgen de la Soledad, que había quedado absolutamente sola, y la llevó a una iglesia cercana. Los estudiantes, a la sordina, cargaron con el N i ñ o Jesús y con la Virgen de las Azucenas, y se la llevaron a la iglesia de los agustinosv Doña Ana de Austria, con su servidumbre, con fray Miguel de los Santos, los dos religiosos y el alcalde don Rodrigo de Santillana, que la acompañó por respeto, se trasladó a su convento. En la plaza no habían quedado más que vidrios, y varales de faroles rotos, porque, en cuanto a las velas, no había faltado, a pesar del tumulto, quien se las llevase. Empezaba a amanecer cuando el alcalde don Rodrigo de Santillana se volvía de acompañar a doña Ana de Austria y se encaminaba a la cárcel, incansable siempre, para tomar declaración a los presos, murmurando por el camino: -Este soldado, este pastelero, este Gabriel de Espinosa parece mucho hombre; bien podrá ser lo que él ha dicho, de habérsele pegado algo de noble de su mucho trato con gente noble; pero aquella mirada, aquel hablar reposado que no parece sino que manda a quien sabe que es más que él... Es necesario averiguar quién este hombre es, de dónde viene y a qué viene. Entretanto, doña Ana había quedado profundamente impresionada; mientras Gabriel de Espinosa había hablado, no había dejado de mirarle con una atención y con una ansiedad que hubieran hecho sospechar a don Rodrigo de Santillana si éste no hubiera estado tan dominado por Gabriel de Espinosa. Doña Ana, que estaba enamorada hacía ya mucho tiempo de una manera ideal de Gabriel de Espinosa, se enamoró al verle más y más, fascinada por la majestad o por la altivez que de Gabriel de Espinosa emanaban. t C A P I T U L O IVj UN no era el mediodía cuando don Rodrigo de Santillana creyó que ya había tenido tiempo Gabriel de Espinosa para haber descansado y le envió un alguacil, mandándole que se le presentase inmediatamente. Pero don Rodrigo de Santillana no había descansado. Después de haber tomado algunas declaraciones a los presos del tumulto de la madrugada, había llamado a los, hombres más viejos de la villa y les había preguntado cuánto tiempo hacía que Gabriel de Espinosa faltaba del pueblo, y si había habido algún motivo para que hubiese estado tanto tiempo ausente de él. Averiguó de este modo que nadie sabia claro si Gabriel de Espinosa era hijo legítimo o no de Juan de Espinosa y de su mujer Mari- Pérez, o si había sido recogido del cajón- de los expósitos de la iglesia mayor de Santa María de Toledo y prohijado por los esposos durante un poco tiempo en que tuvieron en Toledo pastelería. D o n Rodrigo de Santillana aprovechó de tal manera aquel poco tiempo, que hizo buscar al Cura de la iglesia parroquial de la villa la partida de desposorio y la de bautismo de Juan de Espinosa y de M a r i P é r e z y de Gabriel de Espinosa; y tal informalidad había entonces en los libros parroquiales, que por ellos no podía acreditarse que hubiesen existido ni los padres ni el hijo, y el alcalde tuvo que conformarse con lo que de público se sabía en la villa. Esto nada probaba acerca de la legitimidad o no legitimidad del nacimiento de Gabriel de Espinosa, n i de quiénes fuesen o no fuesen sus padres. P r o bábase únicamente que los libros parroquiales no servían para nada, por el descuido de los párrocos