Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 27 D E D I C I E M B R E D E 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA PAG. 6 no y escéptico del marido, el cual, como casi su compunción. Otro, en aquellas circunstodos los escritores que dan a la imaginación tancias, habría dicho: ¡Q u é hipócrita! ¡A buena hora, mangas verdes! la misma importancia, por lo menos, que a Yo, más humano, pensé: E l tormento- la conciencia como vehículo para conocer so pasado de esta mujer ha sido necesario lo real, no está seguro de que la Naturapara que su corazón reaccionase saludableleza se haya ptopuesto moralizarnos. L a mente. S i n aquellas culpas, no vería, yo moral es, como! a electricidad, un producto ahora esta magnífica escena del arrepennatural, sin duda, pero que no sería útil si timiento no lo hubiese manipulado el ingenio del hombre. H a y evidentemente, en nosotros El moralista de morosa indulgencia podría salirme al paso diciéndome: L o me- aspiraciones morales y religiosas que nos jor hubiera sido que la dama no tuviese diferencian de los mamíferos inferiores, nada que reprocharse. L a virtud y siempre pero no son naturales, sino contraídas, tal la virtud... vez con ayuda de la gracia. Ese disentiDe acuerdo; pero si todo el mundo fuemiento, que, por otra parte, descubre la disra virtuoso, casi nadie sería humano, y tinción espiritual de Elisa, es la causa del d i no habiendo pecados que confesar, nuestro vorcio tácito a que llegan los cónyuges a orgullo de perfección parecería una ofensa poco de casarse. S i él fuese hipócrita, con a la Divinidad. Y a que nuestra condición simular la adhesión a los escrúpulos de su nos condene a no poder defendernos siemmujer, viviría en paz, pero el intelectual pre de la tentación, lo que hay que pedir rara vez capitula en ese terreno. Podrá resa Dios es que fortalezca nuestros medios petar los sentimientos de su mujer, pero no para resistirla. L o malo es que esa espeabdica los suyos. Sobreviene, pues, la sepacie de invulnerabilidad a los pecados de ración, sin l a ruptura, como se produce la carne suele coincidir con la vejez... en muchos hogares cristianos en que subComo buen francés, el héroe de l a nosiste el respeto a l a inviolabilidad del víncuvela de Jacques de Lacnetelle realiza a l lo. E l l a desencantada, enferma, se refucasarse dos ideales, que no siempre resgia en el campo. E l con dudosa concienponden a nuestra expectación: el amor a l a cia de su deber paternal, busca un derivatibelleza y el apego al dinero. vo al tedio en el placer fácil, en el viaje y El es un hombre bien parecido, intelien la aventura callejera. ¿Y cómo podrá gente, nada vulgar, que haría feliz a cualdescender tanto en el envilecimiento? ¿E s quier mujer que no tuviera, como tiene la posible que un hombre habituado a encontrar aue le toca en suerte, la ambición de transcombinaciones estéticas inéditas en las groformar en belleza moral todo lo que entra serías de la materia, que un artista del por los sentidos. E n cuando E l i s a contempla pensamiento y de la pluma se degrade hasta un paisaje, ve un cuadro o escucha una múese punto? Todavía una gran pasión explica, sica, su espíritu se obstina en extraer de lo si no excusa, ciertos extravíos, pero aquel epique no es sino una sensación una encurismo ramplón y bascoso que se satisface señanza o un estímulo moral. E s atribuir a en los basureros del placer, debiera repugla Naturaleza intenciones que no ha revenar a aquel espíritu refinado. De acuerdo. lado todavía. E s a extraña disposición espiHay en el placer categorías, y no todas nos ritual pugna con el temperamento paga- atraen por igual. Pero, sin que nos expli- quemos por qué, el hombre y la mujer de gustos más depurados sienten, en ocasiones, la misteriosa atracción del lodo. Luego se limpian, pero antes se dan un paseo por l a alcantarilla, que, el instinto confunde con el jardin. ¿Que f triste? Triste, si, como tantas otras debilidades humanas. L o peor es que esa preferencia del lodo sobre el agua pura es bastante corriente. S i los confesores se dedicasen a 1 a literatura y reprodujeran lo que saben de la vida, habría, que establecer un sanatorio moral en cada calle para regeneración de las costumbres. E l gran bien que debemos ais confesor es que no solamente nos guarda el secreto de nuestras incontinencias sensuales y de nuestras infamias, sino quedas perdona y sigue tratándonos con respeto. ¿El desenlace de la novela de Lacnetelle: Como ciertos disentimientos, son permanentes porque tienen sus raíces en lo subconsciente, y a ese fondo no llega nadie con fuerza para torcer el instinto, al matrimonio se le presentan estas dos soluciones: la separación irrevocable o la muerte. E l novelista ha optado por la segunda. Elisa muere, llevándose consigo a l a tumba las cenizas de sus ideales. E l maridóse queda en el mundo para seguir compaginando, como todos nosotros, el ensueño que nos hace mirar melancólicamente a las lejanas estrellas y la atracción del placer que nos hace bajar de cuando en cuando a la alcantarilla. Amor nupcial es una novela que desentona de la tradición naturalista que inicia B a l zac y acaba en los discípulos de Zola. L a c netelle es, como Proust, un discípulo de Stendhal, que h a pasado por la cátedra de Bergson. Está en el grupo de los exploradores de lo subconsciente. MANUEL BUENO París, diciembre, 1929. i LA COOPERATIVA HIPOTECARIA SOCIEDAD DE CRÉDITO (Fundada en 1912) Gasa social: Capital social: Plaza de Santa Ana, Edificio propio. 5. -Madrid E m i i i t i o 5.000. isaüo: 2.768.434 1 1 IMPOSICIONES DE CAPITAL TOS, A L S E I S Y M E D I O de interés anual, pagado trimestralmente en Caja o remitido por Giro postal, S I N G A S al domicilio del suscriptor. Estas I M P O S I C I O N E S son de 1.000 pesetas o múltiplos de 1.000. Por su garantía insuperable, su alta renta y la extremada facilidad para su R E E M B O L S O son la inversión ideal de los capitales que no quieran exponerse a las fluctuaciones bursátiles, ni a los azares mercantiles, ni a cualquier otro riesgo. Estas imposiciones son las Ú N I C A S E N E S P A Ñ A que están S I E M P R E forzosamente garantizadas con P R I M E R A S H I P O T E C A S D E F I N C A S U R B A N A S y se han podido retirar S I E M P R E E N C U A L Q U I E R M O M E N T O y C O N E X T R E M A D A S F A C I L I D A D E S pues ha bastado para ello escribir una simple carta al presidente del Consejo de Administración. ES La LA RENTA SOSEGADA POR EXCELENCIA MILLONES de pesetas. agr: 1 r suscripción general (acciones e imposiciones) pasa de V E I N T I D Ó S La Cooperativa Hipotecaria coadyuva a la resolución del problema de la vivienda; pues con los créditos que concede se construyeron, ampliaron o repararon en el pasado año más de cicu edificios en Madrid y pueblos inmediatos, en cuyas obras se di 6 trabajo a mas de 500 obreros. Aunque no se tenga proposito de hacer ninguna suscripción, pídase al director- gerente el envío gratuito de, impresos explicativos y la suscripción, también gratuita, do la revista mensual LA ECONOMÍA MODERNA.
 // Cambio Nodo4-Sevilla