Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La fiesta de toros en la actualidad. CAUSAS D E T E R M I N A N T E S Y C O N C L U S I O N E S PROVISIONALES obscurece hay que abordarle de una manera racional y dar sitio, siquiera sea por mu. vez y de manera transitoria, a la sinceridad. S i n ceridad para todos y con torios los sumandos del festejo de tal manera, que la suma sea clara, matemática, abstracta, y no concreta y personal y partidista, que es la herrumbre de la fiesta. Hablemos de toros, escribamos de toros, es igual; ía pluma es la boca del escritor, ya que es norma del periódico guardarnos este día un lugar para ello, pero sin nombrar un torero, sin mencionar un ganadero, para que las opiniones salgan puras, sin el roce de lo personal y lo apasionado. Nuestra fiesta de toros tiene una crisis evolutiva que no es de boy, y que al achacárselo a los toreros, a los ganaderos, al público, a cualquier factor del momento actual, incluímos en partidismo apasionado irresoluble. Decir que los ganaderos han hecho el toro chico para su lucro es decir media verdad si no se dice que lo hicieron para agradar a los toreros. Decir que los toreros de hoy necesitan el toro a la medida es decir media verdad si no se dice que esto ocurre desde la aparición de Belmonte. (He nombrado a Belmonte y sigo en mi propósito de no mencionar toreros; pero es que a Belmonte no le nombro como torero, sino como reformador, y no podemos hablar del toreo en la actualidad sin hablar de su re- forma, de su herejía. Belmonte fué un hereje, un hereje qtré necesitó su toro; porque Belmonte vino ai o quisiera incurrir en repetición. T o dos los años, por estas fechas, sueien decirse las mismas cosas por los que tienen ¡a misión de. hablar de un aspecto del año. Y es que un año, si en l a vida es una unidad, en una m a n i f e s t a c i ó n de la vida apenas es nada, y absolutamente nada si se espera una renovación. D e un a ñ o a otro, en arte, se trasladan las mismas escuelas, los mismos procedimientos, y con ellos las mismas quejas, las mismas insatisfechas aspiraciones. Para evolución, es poco tiempo para revolución, es demasiado. E l examen analítico del a ñ o taurino nos llevaría a repeticiones en las que no quisiéramos incurrir, porque la esterilidad contumaz es bobería. L a estadística da siempre las mismas cifras, en las que no hay sino variar un nombre, y esto, a d e m á s de personalizar, lo que empequeñece los criterios y cohibe, por educación y buen gusto, la l i bertad del albedrío, no corrige ni ayuda a dar con la anhelada solución. E l caos en que la fiesta de los toros se N JOREf. ITO E R A E L E J E CUTARTE GLAS EL DE LAS R E DE FIJAS, EXACTAS; EXPEH ECHA COM P E N D I Ó LAS VIVA T OD A S RIENCIAS, MAQUIA LA TAURO- IIOMRRE BELMONTE, RODOXO, DE, UNA EL HETEREBELITEREEL ES EL E L QUE DECÍA D E MANERA NO H A YTECUANDO ESTA BIEN JIACA: TORERO TODO DO EL RRENOS; E L TERRENO DEL TORERO, Y CUANESTA M A L TODO ES D E L TERRENO TORO.
 // Cambio Nodo4-Sevilla