Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L A SEÑORITA R U T H D E A C U I A R E N SU EXPOSICIÓN D E P I N T U R A BRASILEÑA I.O S H U M O R I S T A S C O N SUS E X P O S I C I O N E S CONTINÚAN T O M A N D O A B R O M A L A V I D A POSICIÓN FILOSÓFICA O U E M E R E C E C I E R T A M E N T E U N A P L A U S O Francisco, en M i a m i en Saratoga y en cientos de ciudades californianas continúa el entusiasmo por nuestro estilo español a n tiguo, lográndose afortunadas reproducciones e interpretaciones de modestas casas españolas, de esas casas tan expresivas, en las que la necesidad, aliada con la intuición estética de modestos alarifes, creó tipos de gran originalidad. Este movimiento hispanófilo de la arquitectura brotó asimismo con gran fuerza en A u s t r a l i a L o s alrededores de Melbourne, Sidney, Adelaida y otros puntos del extenso territorio se van animando con quintas, hoteles, casas del tipo español, y lo que resulta más sorprendente es el movimiento hispanófilo en el Japón, y a que nuestra arquitectura no podía ofrecer el más leve enlace o contacto con su arte. Como complemento lógico de este renacimiento nuestras artes industriales relacionadas con la decoración de la casa tienen en esos países amplio mercado. A z u l e j e r i a de tipos sevillano, talavereño y valenciano. Muebles barrocos españoles, cueros policromados, faroles, etc. etc. son adquiridos con avidez, reportando grandes ganancias a ios fabricantes de tales reproducciones. M a s d i gamos con pena que tales ganancias no llegan a España. L a cerámica de tipo hispano se fabrica en A r g e l y los muebles, cueros, faroles, se producen en Italia. T a n lamentable estado es debido exclusivamente a la falta de organización de tales mercados por los Centros oficiales llamados a ello. A nosotros- -como casi siempre ocurre- -no nos beneficia más qué la satisfacción espiritual de ver cómo se rinde homenaje a nuestro arte y se enriquecen con ello otros patees. L a pintura y la escultura españolas han dado fe de su existencia en múltiples E x posiciones de tipo heroico, ya que luchan contra la indiferencia de las clases pudientes, desinteresadas de cuanto signifique sacrificio económico sin inmediata y excelente compensación. E l Círculo de Bellas Artes, con sus Exposiciones permanentes, puede confirmar nuestro aserto. E n el salón del Museo Nacional de A r t e Moderno, en el de L o s Amigos del Arte, en Casa Vilches y en algún otro local destinado momentáneamente a la exhibición de oblas de arte moderno, celebraron E x p o s i ciones Guiteras de Soto, la Agrupación de Paisajistas, el ceramista catalán José G u a r diola, Los Acuarelistas de Cataluña, diversos artistas interpretando personajes quinterianos, Maroussia V a l e r o Pedro G G i mió, el escultor uruguayo Rossi M a g l i a n o el agiiaíortisía Eduardo N a v a r r o y varios grabadores checoeslovacos, y el pintor V i l a P u i g Interesante, por la agitación que produjo en las tranquilas aguas de nuestro mundillo artístico, fué la Exposición de artistas de vanguardia celebrada en e! Botánico, y en la que se exhibieron algunas obras de verdadera importancia- -ejemplo, entre otros, algunas de Salvador D a l í- al lado de interpretaciones plásticas de la gansada, del ya gastado gesto de hombre genial y arbitrario, pero abandonado de la protección de los dioses en tocante a g r a c i a L a Agrupación de L o s 24 presidida por el veterano maestro D Juan- Espina, celebró una Exposición de gran interés, merecedora de protección, ya que su finalidad- -e l renacimiento del grabado español- -no puede ser más simpática. E l guadamacilero José Lapayese, afortunado resucitador de la antigua industria española de los cueros labrados y policromados, exhibió copiosísima serie de reproducciones fidelísimas de tipos antiguos y excelentes creaciones modernas. E l público manifestó su entusiasmo adquiriendo todo lo expuesto. Recordemos también la E x p o s i ción de obras del matrimonio argentino Rossi- YVetss, pintores notables, cada uno con su acento personal bien definido. Como concurso sensacional, ofrecióse el de proyectos de faro a la memoria de C r i s tóbal Colón, que ha de erigirse en la isla de Santo Domingo, y en el que resultaron vencedores en España los jóvenes arquitec. tos Sres. M o y a y Vaquero. Unos excelentes orfebres y esmaltadores, los hermanos Hernández, exhibieron en el Círculo de Bellas Artes abundante producción. H i d a l g o de Caviedes, con interpretaciones modernas de pintura, y Emiliano B a r r a l escultor de recio espíritu, merecieron alabanzas del público y de la crítica. L o s humoristas, en su X íi Salón, continuaron tomando a broma la vida, posición filosófica que merece, ciertamente, aplauso. U n interesante rejero que, dueño del oficio, lucha por ponerlo a tono con los gustos actuales, exhibió obras afortunadas. Llámase Pablo Remacha, y su apellido, unido a su ascendencia de rejeros, equivale a un compromiso tradicional con el oficio. Gallego M a r q u i n a la señorita brasileña Edith de A g u i a r los alumnos de la Escuela Especial de P i n t u r a Escultura y Grabado, dirigidos por Esteve Botey, y otros artistas, cuya sola enumeración requeriría varias páginas, expusieron sus obras. E l maltratado Antonio Rafael Mengs me- reció el recuerdo poco afortunado de la E x posición de algunas obras suyas y de otras que no pueden serle atribuidas seriamente. E n Barcelona se celebró una amplia E x posición internacional de A r t e Moderno, con reparto de premios, concediéndose la medalla de honor a José Ciará. L a Sociedad Española de A m i g o s del A r t e inauguró este año el palacete de la M o n c l o a después de una obra detenida e inteligente de restauración, dirigida por los Sres. E s querra del Bayo, conde de Casal y marqués de Montcsa. U n a deliciosa y sugestiva charla de Federico García Sanchiz, evocando recuerdos, prestó al acto singular atractivo. Y ya que de García Sanchiz hablamos, bueno es recordar el éxito de sus charlas i n terpretativas de España, en las que, bajo una apariencia de sugestiva frivolidad, de ine muy certeramente aspectos artísticos, fisonomías urbanas y emociones fiel paisaje. E l Museo Municipal, dirigido por el i n teligente e ilustre poeta Manuel Machado, auxiliado por el activo secretario, Joaquín Enrique abrió sus puertas al público, en el antiguo Hospicio, afortunadísimamente restaurado por el arquitecto D L u i s Bellido. E n sus salas puede evocarse el viejo M a drid, contribuyendo a ello el riquísimo legado del ilustre académico D. Félix B o i x a quien debe por ello gratitud el pueblo de Madrid. Este año el Salón de Otoño logré) gran éxito. José Capuz, con su sala de escultura, obtuvo un triunfo legítimo, del que nos hemos ocupado en las páginas de Blanco v Neqro. E l ilustre Augusto L. M a y o r publicó El estilo gótico en tsspaña. obra de gran interés, en La que pone en orden metódicamente las fuentes españolas más importantes, ilustrándola profusamente y presentando al público con gran claridad problema tan interesante. E n los salones. de A B C, y con la concurrencia de numeroso público, se celebró la exhibición de obras presentadas al concurso para el monumento a S. M la Reina Cristina, de tan grato recuerdo para el pueblomadrileño. Cerremos este repaso de la v i d a artística española con el recuerdo del gran caballero y protector eficaz del arte y de los artistas D. Torcuato L u c a de Tena, fallecido el mes de abril, dejando como gloriosa huella de su paso por la vida un hondo pesar en cuantos hemos tenido relación con él. ANTONIO MÉNDEZ CASAL (F o t o s I num
 // Cambio Nodo4-Sevilla