Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
records, a pesar de las: tentativas de M a r mier y Favrean con el Potez, en rancia, que consiguieron en j u n i o permanecer cuarenta y una horas en el aire, haciendo un recorrido de 6.525 solamente, y al mes s i guiente otro te 5- 8o, c o n t i n ú a con aquel valor. E l record de distancia en línea recta, que parecía mantenerse t a m b i é n en la ci fr. i alcanzad? por los italianos, subió bruscamente a final de septiembre basta los 7.000 kilómetros, recorridos por el infatigable Costes con su m e c á n i c o Bellonte, saliendo de París con dirección liste y aterrizando en l a Mancburia. donde estuvieron algunos d as sin que se supiese su paradero. L a s tentativas anteriores a ésta para l ograr este record, tan codiciado por casi tocias las aviaciones de los distintos países, entre ellas ía española desde hace dos años, no consiguieron arrancar a Italia tan- preciado trofeo. E n marzo, Jiménez y y o intentamos con el Jesús del Gran Poder la conquista de la m á s grande distancia recorrida en u n solo vuelo, siguiendo la ruta de A m é r i c a del Sur a t r a v é s del A t l á n t i c o la misma ture había seguido Ferlrarin y la misma que han llevado últimamente Challe y E a r r e Bo- ges, por ser 1 a m á s favorable desde el punto de vista meteorológico, pero también porque pensamos que, aun 110 alcanzando tal record l o g r a r í a m o s al menos l a unión directa de E s p a ñ a v A m é r i c a lo que, indudablemente, significaría un. doble é x i t o aeron á u t i c o y político, como así sucedió. Sabíamos de antemano que un aterrizaje en R í o Janeiro era casi imposible, ya que la distancia que le sqpara de Sevilla, de 7.860 kilómetros, pasaba e l probable radio de acción del avión, y sólo contando con una ayuda die vientos constantes podíamos alcanzar de un solo vuelo la capital del B r a s i l Como se sabe, aterrizamos en B a h í a después de un recorrido de 6.550 kilómetros y cuarenta y cuatro horas de vuelo, y y a cuando l a gasolina estaba, p r ó x i m a a agotarse. Este vuelo constituyó durante v a rios meses el segundo del mundo en distancia- -y actualmente el tercero, teniendo en cuenta el; nuevo record conquistado por Costes- P o r entonces c o l m ó nuestras aspiraciones. E n enero de 1928 nuestro record nacional era solamente de 2.000 kilómetros... (1) Otra tentativa de record de distancia se realizó en abril. L o s ingleses W i l l i a m s y Jenkis, con un aparato Pairey, motor N a pier, salieron con rumbo a la India con intención de llegar a Calcuta. A t e r r i z a r o n (I) N d e ta R -E l c a p i t á n I g l e s i a s a l u de e n este t r a b a j o d e m a s i a d o s u c i n t a m e n t e a l a m a g n í f i c a h a z a ñ a e m p r e n d i d a y feli ímente r e m a t a d a c o n el capitán Jiménez. H a s i d o l a m á s g l o r i o s a proeza d e l a ñ o que termina. L a A v i a c i ó n e s p a t i o l a p u e d e e n o r g u l l e c e r s e d e u n h e c h o q u e es esencial, y q u e m a r e a u n j a l ó n i n e l u d i b l e e n l a s efemérides a e r o n á u t i c a s de) m u n d o R e c o r d a r l o a q u í p o r nuestra, c u e n t a a. t í t u l o d e h o menaje a los dos insignes aviadores, nos p a r e c e u n g r a t o d e b e r de r e c o n o c i m i e n t o y patriotismo. D Mi M I s i) 1 P L I 1 U s i D í f, I (1) 1 1 C O N E L QUE L O S C O A V I jl (i 1 s Rl V l R d M M i II f A R R I B A L L E G A D A UF. L AVIÓN A G E T A F E AHAJO I S A L I D A D E 1 ÍIO J A X L L i O en K a r a c h i después de un recorrido de sólo 6.30 c k i l ó m e t r o s y sesenta horas de vuelo; no consiguieron su propósito, pero lograron t a m b i é n mía aspiración inglesa de hacía mucho tiempo: la u n i ó n directa de Inglaterra y 3 a India. Por último, fueron Challe y L a r r e B o r ges los que, -partiendo t a m b i é n del a e r ó dromo de Sevilla (punto estratégico para todos los raids hacia A m é r i c a) y utilizando la pista de despegue que nosotros empleamos para el Jesús d. ol Gran Poder, se lanzaron a l a conquista de esta distancia m á x i m a aterrizando, como se sabe, en las proximidades de Natal, con recorrido i n ferior a las tentativas anteriores. Respecto al- record de duración puro no ha experimentado gran variación, y pasa poco de las sesenta horas. U n a modalidad interesante de este record es el de permanencia en el aire con un solo tripulante en el avión, que detentaba Lindberg con algo más de treinta horas. E n marzo estuvo Janson m á s de treinta y cinco horas, y en mayo bate este record el comandante l í e r h e r t volando solo durante cerca de treinta y siete horas. Todo cuanto llevamos dicho se refiere a los aviones terrestres. S i pasamos a l.o s hidroaviones, cuyo índice de progreso más interesante o m á s audaz es d que e refiere a la velocidad para reñir la batalla que anualmente significa la celebración de la copa Schmúder, notaremos también un aumento notable conseguido por las marcas inglesas sobre las italianas, ú n i c a s que a última hora aparecieron frente a frente. F! a ñ o anterior fué dicha copa ganada por los corredores ingleses, lo que no impidió al os- Habano De Bernardi alcanzar el record pocos días después, llegando a los 5 1 2 kilómetros de velocidad a la hora. Este año, el inglés W a g h o r n con el SupenoariHC. obtuvo los 9 kilómetros, ganando el trofeo Schneider. y tres días rnás tarde el teniente Orlebar, también inglés, hace ¡os 5 Í kilómetros, que transforma en 5 J kilómetros! horas m á s tarde. L i s italianos sufrieron la pérdida de Motta. otro de los ases que había de tomar parte en la difícil prueba. Eos otros records referentes a la H i t l r o aviación no han sido apenas modificados este año. y, por no alargar este resumen, los suprimimos. Veamos ahora otra de las grandes manifestaciones de la Aviación mundial, -que desde hace unos a ñ o s sirve como de pulso de sus e n e r g í a s Me refiero a os vuelos transoceánicos, que puede decirse que son la obsesión de todo aviador. En conjunto, puede afirmarse que ha habido una disminución de la fiebre de travesías del Océano, que alcanzó su m á x i m o grado en el a ñ o 7027 y principios del 1928. S i bien el a f á n de cruzar el mar persiste- en las aviaciones europeas, en la norteamericana, en cambio, deia de constituir, una aspiración, aca o por haber sido realizada va un n ú m e ro de veces relativamente grande, que ha lied l o perder el interés por una aventura que siempre resulta peligrosa. E l primer vuelo t r a n s a t l á n t i c o del a ñ o es el nuestro ya citado, que en este orden constituyó la segunda travesía directa del Océano desde Europa a A m é r i c a (de continente a continente) E l segundo se hace partiendo de las costas de X o r t e a m é r i c a hacia las de Francia. Pero no son ya aviadores americanos los que la llevan a cabo, sino franceses: Assolant, L e f é v r e y L o t t i a c o m p a ñ a d o s de urt tipo de pasajero, oue es también c a r a d e r í c o del año- -el polizón- salen de Massachusetts y llegan a la playa de Oyambre, en C o millas, después de treinta horas de vuelo (que representa la m á s r á p i d a travesía del O c é a no) y habiendo sidn desviado tic M I ruta por un tiempo excesivamente malo, que les impide navegar con precisión y 1 c obliga 7 0
 // Cambio Nodo4-Sevilla