Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sobre el pavés de Ir. renovada fama, i E l conde de Roma nones habló con ei dictad o r V habló ante la fe pública de reportero: y fotógrafos, que levantaron sus actas notariales. Y m o s t r ó s e complacido y ufano de la entrevista, en el fondo de la cual el ilustre p o é t i c o halló un sedimento picante, de ¡icanlihuela jugada al viejo r é g i m e n Acaso ese mismo regusto fué reciproco en el eminente interlocutor... 1 El. i A R Q U E DE polisón. -Buen a ñ o de polizones. O dicho mejor: buena época de polizones. E m barcarse a hurtadillas- -c indocumentado- en una nave, o en una empresa, sea cual fuere, y gozar 3 a doble fruición del v i a je y de la aventura, es cosa m á s que frecuente en nuesi ro tiempo. Esos polizones que trepan a los aviones transmarinos y cruzan los espacios, gratis y con gloria- -gloria de popularidad- van siendo y a ralea corriente. Antes de que lo sean por completo, incidiendo en vu garidad. dejemos registrado en la ficha periodística del año e! retrato de ese b a r b i á n A r t h u r Schcre bar, polizón a bordo del Pájaro Amarillo, que se posó en nuestra cosía santanderina... 1. a- presencia de este rapaz célebre, en E s paña, fué recibida con jubilosas muestras de simpatía. íiien pronto le rodeó la popularidad, y, aun siendo muy corta su estada entre nosotros, bastó pa a aureolar bi cabeza ligera y vivaz del averiinrerillo con el balo indefinible de los héroes de la calle. Y es que en ia actitud y en la aventura de A r t h u r Scherciber reviven. cr. efecto picardeas que siempre se vieron bienquistas de la popularidad. r F O RC. N DA El marques de aldccilla. -Incontable n ú mero de buenas obras filantrópicas y sociales pone su exponente de celebridad al nombre del patricio benemérito. Nombre famoso cada a ñ o porque a cada a ñ o corresponde- -en da catarata incesante de m llones que revierte fecunda sobre S spaña. del caudal del m a r q u é s de Valdecilla- -un nuevo blasón en el escudo de proceridad y de nobleza auténtica 1 d ni- rrtropo troquela- por sí mismo de Valdecilla hace se califica con otra nota mucho m á s enaltecedora de esta personalidad sobremanera interesante. Me refiero a la sagacidad con que su perspicacia descubre e! terreno propicio a la buena semilla de la fi a n t r o p í a y de la asistencia social. Sagacidad que se completa con un perfecto conocimiento de las realidades nacionales a las que urge acorrer económicamente. L o s ya famosos millones del m a r q u é s de Valdecil l a no se desparraman al voleo inconsciente o caprichoso, sino que se atribuyen, con reflexivo tino, a las obras previamente estudiadas por un espíritu de extraordinaria cultura y de muy fino y penetrante sentido práctico, en la m á s alta y noble acepción... -uis DE GAL 1 NSOGA t: r DE CONDE RC: AAS X Ei. DOCTOR TAPIA í ste a ñ o fué- -entre otras ciento- -la Casa de Salud Valdecilla la institución que añade, si aún fuera posible acrecerlo- motivos de nacional gratitud al hombre de peregrina generosidad i ncansable. Peligró, en los últimos meses del a ñ o que se va, ia vida del insigne procer. Quiso Dios s; Ivarla del trance de muerte en que se halló. Y es ello motivo de singular júbilo nacional, por cuan -j que sigue latiendo un corazón a b k r t o a todas las generosidades de alcance v -eficacia, en verdad, patriótica U Cada año que transcurre se significa en el capitulo de estas grandes obras de munificencia soc. al con un exponente elevadisimo puesto a la aportación del m a r q u é s de Valdecilla. Señalar año por a ñ o sus rasgos, sus obras, la fecundidad de su- actuación vigilante y reflexiva, es tarca estadística muy ardua. ¿Pero es que esta acción del hidalgo caballero m o n t a ñ é s no hace emanar su eiemp- aridad de la cuantía de los donativos: que ello sería secundario, en cuanto a la eficacia espiritual de la obra. K o f. o que el m a r q u é s
 // Cambio Nodo4-Sevilla