Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O zg D E D I C I E M B R E D E 1929. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 52 luego, en enero, libran en todo o en parte, o no libran, según se haya realizado o no el presunto gasto. A h o r a bien: toda retención preventiva de créditos produce, ipso jacto, u n resto pendiente de pago de donde resulta que como las retenciones preventivas son discrecionales, muchas veces no originan el gasto en igual medida, o se? QUE NO TODO PAGO R E A L M E N T E A P L A Z A D O E S FORZOSAMENTE D E S P U É S P A G O E F E C T I V O Bastará que haya habido error por exceso en la retención o que la obra o suministros a que afecte la retención deje de realizarse en todo o en parte, para que el crédito preventivo quede anulado total o parcialmente. Ejemplo: en 1927 los restos pendientes de pago por Deuda importaron 407 millones, de los cuales se anularon por error en la retención 41 millones. Cuarto. Los aiversos sistemas de ejercicio económico seguidos en eí último decenio han producido inevitablemente acumulación de restos pendientes de pago. Sabido es que hemos tenido ejercicios trimestrales, semestrales y anuales, y que el ejercicio económico ha empezado en i de abril y en i de julio, coincidiendo ahora con el año natural. Cada alteración en el plazo o en la fecha tenía repercusión perturbadora en la contabilidad presupuestaria. Quinto. L o s pagos aplazados no deben compararse con los cobros aplazados pues son factores heterogéneos: deben compararse con los pagos por resultas; así, si un presupuesto lega equis millones de pesetas por restos pendientes de pago, pero ha formalizado equis millones de pesetas por resultas de ejercicios anteriores, en definitiva, habrá parificado. Véase el cuadro siguiente: existencia de tales restos n c presupone, por tanto, torpeza maliciosa; es un hábito contable, hijo de la necesidad. E n efecto, una gran porción de los restos pendientes de pago corresponde siempre a gastos de Deuda pública (intereses y amortización) en el total de pagos aplazados en 1927 montan los de Deuda un 74,67 por 100 (407 millones de pesetas) y en 192 S, un 64,18 por 100 (270 millones de pesetas) ¿Cree el señor Pradera que los tenedores de Deuda pública son tan morosos que retrasen el cobro de sus cupones en tan exorbitante cuantía? ¡N i el Sr. Pradera ni nadie puede creer semejante absurdo! Todos los tenedores de Deuda cobraron a su hora, porque á todos pagó a su hora el Eanco de Espafia, que es el encargado de este servicio. Pero si el servicio lo realiza al día, la rendición de cuentas, que por lo general se ihace trimestralmente, no puede ser, dada su complejidad, tan rápida, y en cuanto al ultimo trimestre del año forzosamente ha Jie ser extraanual, originando, fuera ya del ejercicio, la correspondiente formalización presupuestaria. L o esencial es que en cada año el presupuesto de gastos contenga la fonnalización de los correspondientes por cargas de Deuda a cuatro trimestres, pero no se puede pretender que las cuentas formalizadas antes del 31 de d i ciembre comprendan los gastos de los cuatro trimestres del mismo año. Comprenderán los de tres trimestres de ese año y uno del anterior. Así, cada ejercicio hereda un trimestre, valga la frase, y deja otro en herencia, al que le sigue. Todo ello sin mengua de la cifra global, qué es lo interesante. V e a ahora el Sr. Pradera cómo los pagos pendientes por Deuda lo son tan sólo en cuanto a su formalización, no en cuanto a su efectividad, pues si ésta no tuviese lu- gar en los correspondientes vencimientos el clamoreo de los acreedores del Estado sería feroz. Y con motivo. Y como el volumen de Deuda ha aumentado considerablemente desde 1910 acá, ha crecido en igual proporción el montante de cada trimestre, y por ende, la cuantía de los restos que tanto desazonan al Sr. Pradera. Y esto que ocurre con Deuda, ocurre también con Loterías: los premios de diciembre (cerca de cien millones) no se formalizan hasta enero siguiente; así, los de diciembre de 1929 serán resto aplazado (nominalmente, claro es) para 1930; pero en cambio, en enero de 1929 se han formalizado por resultas los premios de diciembre de 1928. P o r tanto, hay parificación. Segundo. Otros pagos se aplazan de modo efectivo, porque ni jurídica, ni financiera, ni administrativamente es posible que suceda otra cosa. Es, en efecto, imposible cerrar en fin de año ciertas cuentas de obras, suministros y servicios que están en marcha en 31 de diciembre y después, y cuyo abono por el Estado requiere certificación, revisión o recepción oficial, sólo practicables a posteriori, o sea dentro del ejercicio siguiente. Por esto se acostumbra habilitar una dozava provisional- -enero- en la que vive hipotéticamente y en prolongación el presupuesto ya finido. Creer que en 31 de diciembre, puede ponerse término a toda la actividad funcional de un Estado es creer en un mito. Multitud de gastos son separables y fraccionables perfectamente por mensualidades, y aun por días; pero otros muchos, no, y de aquí interferencias y contabilizaciones que el Sr. Pradera, por lo visto, estima absurdas. Tercero. P o r estas causas, los ordenadores de pagos practican retenciones preventivas de créditos por cantidades alzadas, que INTESTINOS tUAS DIGESTIONES, VÓMITOS, D O L O R D E ESTÓMAGO DIARREAS, 1 INAPETENCIA, DBLATAaÓN Y U L C E R A D E L ESTÓMAGO, se curan positivamente con el ACAL ico digestiva que triunfa siempre 6 PESETAS BOTELLA