Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O zg D E D I C I E M B R E D E 1929. ción del personal técnico y administrativo responde a un criterio amplio, nuevo, exigente y eficaz, y acaso constituye la mejor excepción en, nuestras estrechas y viejas rutinas administrativas: artistas actuales, constructores, literatos, eruditos, gentlemen, forman juntos una especie de ensayo de capacidades nuevas en nuestra burocracia, que, al fin, son aquellas capacidades pedidas una vez por el mariscal Liautey contra la burocracia republicana y con rodilleras de la Tercera República. Son las capacidades que Inglaterra ha sabido mover con excelente éxito. Con estos medios- -preciso es constatarlo- -el Patronato ha logrado en un año su primero y m á s difícil objetivo: convertir el turismo en un vasto tema nacional. L a Prensa de todos los matices y los sectores intelectuales de todos los colores han respondido de una manera espléndida a la iniciativa oficial. E l esfuerzo periodístico español pro- turismo constituye en 1929 un timbre de gloria para toda la Prensa española, tanta por el gran adelanto técnico desplegado como por la patriótica y generosa voluntad. Instrumento administrativo de tipo monárquico y moderno en sus m á s evidentes características, el Patronato- -como toda la obra española pro- turismo de 1929- -es i n separable de la figura de D Alfonso X I I I y del carecer del jef f del Gobierno, general Primo de Rivera, cuya prontitud en resolver numerosos problemas españoles han permitido este significativo florecimiento de! turismo, ligado a casi todos los demás problemas nacionales. E l mayor propulsor del turismo español ha sido nuestro Rey. Sus viajes, sus deportes, su juventud y su elegancia se han dedicado incesantemente durante veinte años a elevar el tono y excitar el progreso de nuestras ciudades más bellas. E l ha preparado antes que nadie y como nadie la España turística de hoy. San Sebastián, Bilbao, Santander, Barcelona, Sevilla sabéri io que. para ellas ha significado y significa la presencia del Monarca. Ese carácter del Patronato: alto sentido tradicional y alto, sentido moderno, es, ante todo, el carácter del Rey, y es el monárquico carácter que conviene lo mismo al turismo que toda obra española de gobierno. Por lo que hace al general Primo de R i vera, ningún gobernante, con todo su Gobierno reunido o disperso, se ha movilizado en m á s viajes por el interior y el exterior. E n ello hay un profundo sentido político, porque en pocas naciones como en España resulta peligroso al gobernante confinarse en la capital. E n cierto modo, España tiende a volver, a pesar de este magnífico M a drid, al sistema de sus días más nacionales y gloriosos, que era el de la Corte ambulante y el Gobierno ambulante. Toda España se debiera llenar de cosas ambulantes: teatro ambulante, cátedras ambulantes, cine ambulante y hasta clínicas y laboratorios ambulantes o de la legua. E l viajar oficial ha tenido estos años una enorme trascendencia para el turismo. Barcelona y Sevilla, antes que las ciudades de las Exposiciones, han sido ciudades de predilección de D A l f o n so X I I I y su Gobierno, y esa ha sido su preparación decisiva para la gran empresa. De lo más alto nos importa ir a lo más sufrido y humilde. E s preciso poner en la orden del día del Turismo de Í 929 al hombre de servicio español. U n a de las claves del éxito turístico consistirá en la cortesía, en la honradez, en la humanidad de nuestra gente, dedicada a servir al turista: camareros, maleteros, meicánicos, empleados ferroviarios, etc. e t c ¡Brindo al ministro Aunós una experiencia personal. Mientras en Italia la aplicación del ¡tanto por ciento en substitución de la proipiaa ha significado una baja harto sensible k a l a amabilidad, antes demasiado pinto- EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 65 las pavesas acumuladas en el remolino final de diciembre se le introducen en los pulmones y lo dejan definitivamente inoculado. 1930 sufrirá durante doce meses la carga que 1929 abandone precipitadamente sobre sus espaldas, en su fuga a los archivos de la historia. Toda la novedad del nuevo año está contenida ya en el viejo, cuyos dolores y alegrías recibe, quintaesenciados, y de cuyos delitos le hacen subsidiariamente responsable. Y asi como nunca podremos nosotros, los hombres, desasirnos del legado fisiológico y espiritual recibido de nuestros antecesores, así el año flamante arrastrará en sus doce meses de vida, las dolamas del año último. Que, a su vez, haíbía heredado al anterior, y éste y todos aparecen unidos, por eslabones indestructibles a una cadena de fatales servidumbres. Si a mí me preguntaran, súbitamente, qué herencia especifica me dejaba el año moribundo, yo contestaría, sin meditar en otras cuestiones de menos volumen, que una herencia de deudas. Y no sólo pensando egoístamente en mi caso personal, que, después de todo, ni a mí mismo me interesa, sino en el general de todo el mundo. Porque no hay duda que el mundo entero recibe de 1929 una herencia deudora, y se diría que nadie sabe ya dónde se ocultan los ingleses, ni si existe aun sobre el haz de la tierra esa extravagante fauna antropomórfica que ha originado tantos sinsabores a los hombres de buen vivir y de mejor holgar. Todos somos deudores: pueblos e individuos. T o dos liquidamos nuestras deudas, consolidándolas. E l dinero desaparece como pieza contante y sonante. E l tuyo y el mío no tienen ya m á s valor que el que espontánea y convencionalmente queremos atribuirlos. L a sagrada hambre del oro se substituye por la sagrada hambre de deudas. Nadie se cuida ya de la piedra filosofal, ni maneja la clásica vara divinatoria ni transmuta en oro los otros metales. L a ehrysopeia se ha convertido en el arte de acumular facturas, pagarés y letras de cambio. Hombres y pueblos consumimos m á s que producimos. A l concluir el año los hombres echamos de ver el exceso de gastos por la acumulación de deudas. Es indudable que se nos ha ido la mano. Haciendo un vulgar balance de ingresos y gastos, advertimos que los segundos, superan notoriamente a los p r i meros, y que el aumento de deudas es progresivo de año en año. ¿Deduciremos de ello que estamos al borde de la ruina? L a posi- ción justa sería precisamente la contraria: nunca ha sido tan fácil la vida del deudor. Dado que ya no existe el dinero, ni el apetito irracional del oro, el hombre es más rico, y su existencia m á s desahogada cuanto más deudas acumula al año. E l dinero es quimera; sólo la deuda realidad. Somos r i cos de deudas, es decir, infinita, inagotablemente ricos. Ricos sin limitaciones, sin tacañerías, sin contingencias, sin temores. E l porvenir no puede arredrarnos. Cuando el recién nacido 1930 nos despierte llamando bulliciosamente, con las facturas atrasadas en la mano, Chico mal educado e ignorante! -airemos- L a vida te irá enseñando a despreciar el oro y a negociar esas cuentas, canjeándolas por otras. El oro es papel. Tu venerable padre te ha dejado una copiosa herencia de deudas. ¿V a s a despreciarla? ¿Acaso te pertenece a t i esa herencia? T u obligación consiste en acrecentarla, en explotarla, en sacarle todo el jugo que puedas. Y hazlo de suerte que el año 1931- -tu heredero- -no tenga motivos de queja, y que sí tus deudas suman ahora m i l cuando seas viejo y achacoso puedas enorgullecerte de haberlas aumentado, en un mil por ciento, por lo menos, Luis CALVO resca y solícita del camariere itálico, hoy con frecuencia frío, cuando no maquinal y fosco, en España, la aplicación de ese mismo tanto por ciento, no sólo ha conservado, sino que ha dignificado y libertado la inmutable cortesía española. N o se ka hecho el elogio del servidor español. Tendrá que hacerse. E l ha sentido este año turístico de 1929, y él, de Santander a Sevilla, de Barcelona a la raya de Portugal, ha extremado en todo su solicitud. Se ha visto que quería y sabía hacerse digno del esfuerzo nacional. E l progreso de nuestras comunicaciones y hoteles ha sido enorme, y sólo medianamente secundado en precios y servicios por Compañías ferroviarias. A l Rey, al Gobierno, al Patronato, a la Prensa, a los empleados en todos los servicios que al turismo afectan, a la acción de muchos particulares corresponden los éxitos e iniciativas en este gran año turístico español de 1929. Para 1930 el programa es vasto y cuenta ya con las victorias ganadas. RAFAEL S Á N C H E Z M A Z A S RASTRO D E L A Ñ O Deudas Estamos asistiendo jocundamente a 1 á agonía de un año. Momento peligroso y solemne. ¿Q u é herencia nos dejará el moribundo? Vamos a ser, a un mismo tiempo, sus herederos y albaceas testamentarios. E l año nuevo estará eternamente unido al año viejo por ese inquebrantable cordón umbilical de una herencia que no puede eludir ni rechazar. Apenas asoma enero sus breves narices de chico por la puerta del año, E M g a z i o o e Aérea, A. S, Genova Servicio regular semanal. Bai celona- MarseUa- CJénova- Roma. Salida de Barcelona, los niércoles, a las 9. Llegada a Barcelona, los lunes, a las 16,30. Barcelona- Marsella 162,50 ptas. -Genova 325- -Roma 422 50- -Servicio dé paquetes y mercancías de valor. Para despacho de billetes, dirigirse a sus agentes generales en España: Hijos de M. Condemínas, Madrid, Carmen, 5. Tel. 50446. Barcelona, Sevilla, Valencia, San Sebastián, Palma, Almería y Agencias de turismo. pueden apreciar como nadie los efectos de P E B E C O E v i t a que los dientes se p o n g a n a m a r i l l o s y conserva l a p u r e z a del aliento. N o use otro dentrífíco que ACADEMIA SAN JOSÉ AKENAIv, 25 Preparación, 50 pts. Hijos de militar, 30 pts. PBOFESORAOO COMPETENTE ACADEMIA GENERAL MILITAR
 // Cambio Nodo4-Sevilla