Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES i. DE ENERO DE 1930. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAG. 6 do edificio secular de la plaza de la Maestranza, que adquirió todo el prestigie de en gran criso! colmado de anhelos unánimes y fecundos. Rodríguez Caso estaba tras el portón por donde irrumpieron las banderas, sonriente, sencillo, gozando la persuasión íntima de que Sevilla había llegado a la madurez propicia para escribir con firmeza el capítulo más interesante de su historia moderna. Y apenas se acalló el rumor del éxito y se plegaron las banderas, lanzó su iniciativa de la Exposición hispanoamericana. E n marcha esta idea, trazada su realización en líneas generales, cuajadas en la realidad algunas de ellas, Rodríguez Caso murió... Su alma, e contenido de su alma, quedó completo, inmortalizado en la obra iniciada, como un primer gallardete triunfal. L e siguió el conde de Urbina, para mantener encendida la lámpara devocional ante el espíritu iniciador. A la muerte de U r b i n a viene el conde de Colombí, -para hacer algo más que mantener el fuego. Vibra, impulsa, gestiona, orienta, sueña, sueña con alcanzar la realización definitiva; pero... los sueños sueños son y sólo alcanza a obtener un gran avance considerable en la realización del designio sevillano, percibido por él con absoluta claridad. L e vencen las circunstancias, y, cuando llega la hora de lograrse la aspiración común sevillana, baja a la tierra. También su espíritu se quedó completo en los trafbajos preparatorios del Certamen. E n las vísperas del triunfo, al preparar con aquella voluntad irresistible, que desconcertó aun a la propia Muerte, el viaje a su idolatrada Sevilla, para quedarse en ella go- EJ oúblico debe leer diariamente M nuestra sección de anuncios p o r palabras clasificados en secciones. E n el los encontrará constantemen te asuntos que pueden interesarle zando en las postreras horas su fragancia de eternidad, se muere Torcuato Luca de Tena, el entusiasta impulsor de todo, el defensor apasionado de su ciudad natal, el que, rebosante de optimismo e inagotable de alientos, sostuvo en alto la antorcha del destino sevillano, para esclarecer los caminos en las tenebrosas horas del desaliento, y aun desbrozarlos de la maleza espinosa de los obstáculos enredadores. Completa su alma, la cuelga entre la policromía del ambiente sevillano como una enseña ejemplar para los que sientan desfallecimientos alguna vez, o como un mentís inalterable para los que vociferan el idpico de la negligencia andaluza, y... entrega sus despojos mortales a la tierra. Y por último, Aníbal González, el héroe de los héroes; el que realizaba las ideas e todos después de depurarlas en el áureo tamiz de sus propias ideas. Aníbal preparó el templo grandioso en que Sevilla ha pro- clamado su triunfo con solemnidad religiosa. E l insigne arquitecto- -artista de su arte y de la ciudadanía- -dio de sí cuanto tenia que dar, estuvo vigilante hasta convencerse de que la totalidad del designio se cumplía sin mengua, se cercioró de que las almas de los grandes sevillanos que sostuvieron el fuego de la perseverancia ocupaban sus respectivos lugares en el templo, y entonces, con la sosegada calma refleja de la lenta festinación- -festina lente- -con que cumplió los deberes de su vida, colgó también con humildad la banderita de su espíritu en la plaza de E s paña, y... se fué efe puntillas. Toda obra humana, por muy insignificante que parezca, exige esfuerzos y sacrificas, que a veces parecen sobrepasar las facultades que Dios concedió a los hombres. Esto último ocurre cuando el esfuerzo lleva en sí una razón de trascendencia histórica: una batalla, por ejemplo, que modifica la estructura política y aun geográfica de un país... L a Exposición de Sevilla cambiará la faz de la ciudad ante España, y también la de España ante el Nuevo Mundo. Y la batalla para lograr este designio ha tenido sus victimas; héroes del trabajo, de la belleza y de la paz, que, a medida que Dios les fué llamando a sí para premiarles con la gloria, por haber sabido cumplir sus sendas misiones, fueron rindiendo sus almas, absolutamente completas, en holocausto a Sevilla, a su Patria, para que sigan siendo inmortales. He aquí nuestra divagación, y nuestro homenaje, durante las misas de sufragio en e! pabellón c astellanoleonés. JOSÉ A N D E E S VÁZQUEZ Fábrica modelo de chocolates GRANADA P r u e b e e l c h o c o l a t e c o n ¡eche GUEZ Elaborado a base de l e c h e española. D E P O S I T O C A S A VALENTÍN M A R T I N- P r e c i a d o s 8 Madrid. T e l é f o n o 10.639