Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS t- KODUOXOS D E E S T A CASA H A N M E RECIDO D E L JURADO DE LA EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE B A R C E L O N A L A MAS A L T A DISTINCIÓN, O SEA. ARTÍCULOS OE PSEL Y DE GRAN PREMIO MAD B PS E EE m PARA LOS REGALOS D E ESTOIS D Í A S E S T A CASA ES L A SOLUCIÓN BUL L a Sociedad E s p a ñ o l a de Balanzas y B á s c u l a s S. A J aseo del Prado, 16, Madrid. Desea al comercio e industria en general y particularmente a sus clientes muchas prosperidades en 1930. Sucursales: BARCELONA ZARAGOZA Balmes, 83. Zurita, 9. mos. Gallar. E S P E J O 9 ÍT 11. Muebles laca. Madrid, i Lea UO. BLfIHGO! HE 8 B 0 e n auxiliares de los Bachiller ato elemental garainfl 733i mA S Institutocursos, por Director: Ingeniero. dos Institutos. IB B B i i l í l O Hualde Preciados, 33. ACADEMIA CANTOS Safe Bernardo. 2. Madrid. T O $5 A G ÍR 1 C O L v s 1 d o s ffiaa t jjgi irjna iCHcab, i P LITA, Pl LA 1Il yll. iAJ ACADEMIA II MEM. HAC EÜDA mIT! A A 3 COMPRA LA CASA O R G A Z i Jjlici lf d wm 15 v f ft íH le S a d o absoluta g a r a n t í a profesional. 15 a ñ o s solvente labor p e d a g ó g i c a Facultades. B a ohilleratos. Oposiciones todas. Cultura general. Srtas. Arenal, 8. T e l é f o n o 15529. Internado. allz 850 plazas auxiliares. Profesorado: abogado, funcionario Hacienda, c a p i t á n Intendencia, licenciado F i l o s o f í a y. Letras. Centro serio, solvente y garantizado. A C A D E M I A G I M E N O Arenal, 8, Madrid. I N T E R N A D O Tel. 15529, 144 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL T 41 de que existíais en los Estados de! Veniecia, cundió sordamente de boca en boca entre; los descontentos del neino de Portugal, y llegó a los; oídos de vuestro tío el prior de Ocrato don Antonjo, que, fuera del reino, protegido abiertamente p o r E n r i q u e V I I I de Inglaterra, pretendía, amenazando constantemente las costas portuguesas con los barcos y los soldados que ü n r i q u e V I I I le prestaba y le presta, la Corona de Portugal. Esto alarmó seriamente a don Antonio y disgustó a Enrique, VIII. A don Antonio, porque vuestra existencia echaba a tierra todos sus proyectos, y a Enrique V I I I porque esperaba sacar m á s partido de Portugal estando sobre su Trono un Rey débil, como lo será, si lo es, aunque lo veo muy difícil, el pr or de Ocrato, que estando vos sjbre él T r o n o porque en e! poco tiempo que reinasteis disteis claras muestras de ser un Rey bravo y poco a propósito para recibir consejos y ceder a influencias; pero, én cambio, vuestro nombre era y es un talismán para los portugueses, mientras que don Antonio no ha sido, ni es, ni puede ser para Portugal m á s qué una conveniencia, más que un medio para sacudir el yugo extranjero. Determinóse, pues, por Enrique V I I I y por el prior de Ocrato ceder a la fuerza de las c i r custancias y ayudaros hipócritamente en ¿vuestra empresa de reconquistar e Trono de vuestros abuelos. Pero era necesario poneros desde muy ¡temprano al lado de la traición; era necesario un miserable acostumbrado a venderos, que hubiese adquirido por completo vuestra irreflexiva confianza y $i e, preparado ya de mucho tiempo antes, no vacilase para emponzoñar vuestra copa o vuestro plato Je Rey, consiguiendo de este modo dejar vacante la Corona, que se ceñiría fácilmente, como heredero yjuestro, el prior de Ocrato don Antonio. Pero yo tengo hijos, mi noble primo de Francia contesté a Enrique I V L o s niños se mueren con suma facilida mi imprudente primp de Portugal me contestó sonriendo de una manera fría Enrique I V E l nombre, el nombre de ese traidor a quien han de poner a mi lado le pregunté. N o han. de ponerle, está y -porque el hombre que ha de vivir a vuestro lado, ue ha de escuchar vuestras más insignificantes palabras, quo ha de sorprender lo que murmuréis durante vuestro sueño, que lo ha de transmitir secretamente a don Antonio, es mucho antes de ser Rey de Francia, y ha tenido grandes ocasiones de conocer a los hombres; ese Rey, fray Miguel, es Enrique I V Rey de Francia y de Navarra. -Han engañado a Su Majestad, si Su Majestad ha dicho de mí que yo soy un traidor. -Oíd lo que me dijo mi primo el Rey de F r a n cia hace dos meses, encerrado conmigo en una torrecilla del L o u v r e Allá vais con Dios y vuestra buena ventura, hermano don Sebastián; pero ved bien de quién os servís y con quién habláis, que puede ser que cuando os Creáis más seguro, os encontréis más vendido, y os brinde la muerte en copa de oro la mano que creáis m á s amiga; tened por cierto que en todas partes hay Catalinas de Médicis v Césares Borgias; cuenta, hermano, que. vais en busca de vuestra Corona de Portugal, como yo he andado en busca de mi Corona de Francia, y aprended de mí y sed tan sagaz como yo lo he sido, no sea que 3 a muerte se os cruce en el camino coronada de flores y sonriéhdoos con amor; ya sabéis que cuando la Reina Catalina de Médicis, la buena madre de m i buena esposa Margot de Valois, me abrazaba y me besaba en la boca, llamándome su hijo, su querido hijo, yo recibía el beso con la boca fuertemente cerrada, me frotaba fuertemente los labios en cuanto Catalina de Médicis volvia la cabeza, por temor de que la Reina Catalina hubiese querido envenenarme con su atiento, y mucho tiempo después no comía m á s que los huevos que iba a coger del nido dé las gallinas, ni bebía más agua que la que cogía en el hueco de mi mano de las fuentes públicas, y no me quitaba ni para dormir la cota de mallas, v dormía con un ojo abierto y con el. puñal desnudo debajo de la almohada; v aunque he sido y soy muy aficionado a las mujeres hermosas, no hacia caso de ninguna mientras tenía el m á s leve recelo, ni oía la más sencilla palabra de los que me hablaban, sin hilar, alambicar, retorcer aquella palabra, estrujándola, buscando en ella un doble sentido; y así, con la mano en el timón y los. ojos en ¡a brújula, encubriéndome y haciéndome el simple para no ser conocido, para ver mejor, he llegado por entre terribles sirtes dejándome arrastrar por tempestades tan bravias como la horrible soche de Saa Bartolomé, en que se dio
 // Cambio Nodo4-Sevilla