Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC. VIERNES 3 DE ENERO DE 1930. E D I C Í Ó N DÉ ANDALUCÍA. P A G 10 NO NOS HAGAMOS ILUSIONES E l conocido director español don Nemesio M Sobrevila nos envía las siguientes cuartillas cerca de l a producción cinematográfica n a cional y de l a arrolladura competencia extranjera. L a actualidad del tema y la competencia y ecuan i m i d a d del Sr. Sobrevila prestan a su. escrito u n extraordinario i n terés. Iberoamérica con provecho moral y material. ¿Conseguirá el Gobierno la unión de estos tres organismos, como base firme para la implantación de su anunciada protección? Mientras tanto tenemos que seguir realizando con muy poco dinero lo que las C a sas extranjeras no pueden hacer con mucho género chico, toros, costumbres locales, etc. y sin pensar en hacerlo de una manera artística y depurada, porque ésto cuesta dinero y nuestro público importante- -e l popular- -absorbe nuestras cintas con gran avidez, sin echar de menos esos detalles. NEMESIO M S O B R E V I L A Esperar que las Casas extranjeras colaboren con nosotros en la creación de una industria nacional cinematográfica, es una vana esperanza que nos ha hecho perder mucho tiempo. E s muy importante el mercado de habla castellana para que nos ayuden a conquistarlo, y conviene que sepan todos los que confían en la ayuda norteamericana que todas las grandes Empresas cinegráficas de aquel país tienen ele- gido presidente de las misma a M r W i l l H Hays, antiguo ministro, probable presidente de su nación, y actualmente, de hecho, ministro interior y exterior de la c i negrafía norteamericana. (Los franceses conocen las consecuencias de sus buenos deseos hacia Francia y el resultado de sus conversaciones con M íHerriot. Este señor no es un industrial; es un hombre de E s tado, de quien depende toda esta industria, y que, como e de suponer, no tendrá ningún interés en ayudarnos en nuestra empresa. Más fácil es que podamos hacer algo con F r a n c i a L a Prensa francesa dice: Penses aux Espagnols e invita a sus grandes industriales a elaborar cintas de buena- calidad en español para uso de América del Sur y de España y añade que se puede ganar dinero a pesar de los Estados Unidos. ¿N o saldrá entre nosotros el M r Hays, que nos evite esta vergüenza? Nuestro mal no sólo está en la falta de relación entre el editor y el distribuidor, y entre éste y el exhibidor; está, además, entre los elementos de cada rama. Los editores sueltos, recelosos, como guerrilleros que van a cometer una fechoría al abordar un asunto cinegráfico. Los distribuidores desun dos, muchos con una sola cinta, recorriendo pueblos y librando una batalla en cada sala contra el poderoso invasor, que llega armado con sus producciones, selecciones, superproducciones, etc. etc. Y luego, los empresarios, luchando entre ellos por arrebatarse las producciones que creen que han de ser de éxito. Y dominando este desconcierto, en el que todos se desenvuelven mal y precariamente, los E E U U aprovechándose de nuestra falta de método y pfganización. Nosotros podemos traer materiales y técnicos del extranjero y realizar buenas producciones; pero sin tener conseguido el mercado interior, estas cintas serán siempre un mal negocio. ¿Cómo vamos a competir con C sas extranjeras que colocan en España su producción- -evaluada en muchos millones de dólares- -sin cubrir sus gastos de propaganda y distribución, y con reservas suficientes para gastar varios miles de duros eií banquetes v homenaies? -De no organizarse la producción nacional a base de la exhibición, todos los esfuerzos que se realicen para crear una c. inegirafía nacional serán nulos. N o puede existir esta industria sin la perfecta unión del sus tres ramas: edición, distribución y exhibición, y ninguna de ellas debe de desarrollarse a expensas de las otras. Así lo han realizado los Estados Unidos. Rusia y el Japón, y así lo. debemos de realizar nosotsos, pues tenemos salas más que suficientes para poder amortizar una producción naciona importante; producción que, amortizada en España, podrá colocarse en 1 Ese canto, como no se trataba todavía de A bordo de un paquebote, cierta coinci- cine sonoro, no ha sido demasiado molesto. dencia de apellidos entre un soltero y su Cantó hvndú es una producción de la U f a prometida origina una confusión, en conse- basada en una copla india y dotada de un cuencia de lo cual, y suponiéndoles casados, tierno asunto amoroso, en el que toca ia m i les dan un camarote común. sión un bella esclava que prende en sus enSe ha abusado bastante en las películas cantos a cierto reja, que por ella desdeña- -tanto, por lo menos, como en el teatro- -a la hija del visir, que se muere por sus pedel género de tramas urdidas sobre tal cladazos. L a hermosa paria, abandonada de se de equívocos; y, sin embargo, en éste- -de pequeña en la selva, resulta ser nada menos la. casa Paramount, proyectada en el P a- que hija de una princesa. L a felicidad la a l thé- -nos divierten las incidencias cómicas, canza al fin, bajo la forma usual en estos desarrollada con mucho donaire, del asunto: casos, del casamiento con el hombre amado. singularmente, los recursos a que tiene que L o bueno que hallamos en Canto hindú acudir el muchacho para que no padezca su es la ausencia de artistas que hagan el inpudor. dio. Aquí lo son de verdad todos los i n A v a l o r a las risueñas escenas del film una térpretes, que, actualmente, trabajan con feliz interpretación por Ruth Taylor, James mucha propiedad. Además, como varios raH a l l y Harrison F o r d jas han puesto a. disposición de los editores sus espléndidos palacios, la película pre Los amores de una actriz senta escenarios magníficos, bien reproduEsa actriz- -famosa, claro es- -del título, cidos por una fotografía excelente y mejor dispuesto por la inteligente dirección cíe Iha sido encarnada por Pola Negri. EnamoHimauser R a i que es también el más notable rada semilocamente, la comedianta se quita intérprete del film, más celebrado por los la vida- -solución irremediable, en l a cual clientes del Pathé. la señora Negri está muy entrenada por anteriores suicidios- para no ser un obstáculo en el camino de la felicidad de su amado. A m o r o s o s delitos Sin ser una joya, la película está bien L a acusación de asesinato que pesa sobre realizada; su fotografía es excelente, y una un individuo incapaz de matar ni siquiera cosa muy seria- -Pola siempre es así- -el el tiempo, le coloca en trance apurado, pues, trabajo de la figura primordial. por caballerosidad, no puede decir en dónde Los. amares de um, actriz procede tam- pasó la noche de autos. bién de la Paramount, y l a ha reflejado soCuando ya la condena es inminente, surIbre l a misma pantalla que la anterior. ge una señora casada y confiesa que fué ella quien le acompañó durante las horas trágicas. E l Tribunal y el marido se declaran E l pecado sintético satisfechos. U n a bella joven, ansiosa por llegar a ser A v a l o r a esta película de la Universal, que actriz célebre, consigue representar en su está bien tramada y dirigida, con bella fotierra tm papel de mujer fatal en un drama original de un su amigo. S i no como tografía, la hermosura y el talento de L a u mujer, como comedianta está fatal l a pobre, ra L a Plante. L u g a r de los hechos: el teatro Lloréns. y la hacen fracasar la inexperiencia y l a falta de mundo. Pero, firme en su intención, va a Nueva Y o r k donde en un hotel de obsE S T R E N OS EN cura categoría, entre gente del hampa, se M A DR 1 D alecciona en las cosas de la vida. De aquella madriguera, no escarmentada todavía, la El submarino saca el dramaturgo, que consuma el drama más ideal de su existencia, casándose con ella. Los americanos han llevado a la pantalla E s una película que empieza muy bien, el drama terrible y sombrío del naufragio realzada su amenidad por la deliciosa tradel submarino, que en más de una ocasión vesura de Colleen M o o r e pero acaba bajo ha conmovido al mundo con la visión de la una traza detectivesca de menos que meagonía lenta y espantosa de una tripulación diana calidad. abandonada a su suerte después de intentaN o es mejor el trabajo de Antonio M o dos todos los medios disponibles de salvareno. mento. El pecado sintético lo ha cometido l a F i r s t Estas escenas son lo esencial de la acción, National y lo ha pasado Lloréns. y en vano se trata de entretener la atención del púbico con los necesarios episodios que Feria de corazones han de componer y dar forma al cinedrama. L o teatral, digámoslo así; esto es, aquella U n a japonesita, artista de circo, inspira parte de comedia que aparece enredada al una ruin pasión a cierto clown de la comtronco de la acción, para adornar con más pañía, quien con sus manejos ocasiona la flores el fondo del cuadro, es como casi muerte de un compatriota y protector de la todo lo que a diario se produce; pero las joven. Pero ésta le rechaza y, al huir de él, tres o cuatro escenas compuestas con eleva a parar al estudio de un pintor, a quien mentos reales, que presentan las maniobras también enamora su hermosura. Rompen ambos por razones que no recordamos bien, de la escuadra norteamericana y. loa su r LOS E S T R E N O S D E L A SEMANA E N SEVILLA y tiempo adelante coinciden en N i z a ella, acompañada de un rico barón que la protege; él, en unión de su novia. Sacrificio hnal: la niponita. enamorada del artista, se esfuma, no obstante, comprendiendo que sus derroteros son diferentes. Feria de corazones es producto de la Brithis International Pictures, y está muy bien cuidada y dirigida. Contiene bellos alardes de técnica y primorosas fotografías, entre las cuales son particularmente lindas las que ofrecen vistas de París de noche y de N i z a y su Carnaval. Además, Anná M a y W o n g interpreta muy bien el rol de la japonesa. Esta película ha sido estrenada en L l o réns. Canto hindú
 // Cambio Nodo4-Sevilla