Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 4 DE ENERO DE 1930. E P I C I O N D E A N D A L U C Í A PAG. 6 día y el r e c u r s o h e r o i c o de l a guillotina fuer o n medios o p o r t u n o s y acertados, cuva efic a c i a se v e r á cuando se v u e l v a n a a b r i r ¡as C o r t é s S ó l o c o n mantener esos preceptos y c o n c o p i a r a l g ú n a r t í c u l o de las C o n s t i t u c i o nes de la p o t g u e r r a sobre el quorum prec i s o p a r a los votos de c e n s u r a se acabaría con l o s abusos y c o r r u p t e l a s del p a r l a m e n t a r i s m o y se daría a l P o d e r ejecutivo toda l a i n dependencia que necesita. M a u r a en fin, fué u n hombre h o n r a d o y de plena i n t e g r i d a d m o r a l Recuerdo que, c u a n d o S o l y O r t e g a combatió en e! Senado a M a u r a m e z c l a n d o su n o m b r e con e! C a n a l de S a n t i l l a n a o r g a n i z ó el ilustre o r a d o r r e p u b l i c a n o u n a manifestación pública de protesta, que, naturalmente, M a u r a no trató de i m p e d i r Y o estaba u n día en casa de M o r e t c u a n d o l l e g a r o n unos a m i g o s suyos a d e c i r l e que debía i r a la m a n i f e s t a c i ó n y recuerdo que contestó D S e g i s m u n d o -N i y o n i n i n g u n o d e m i s a m i g o s debem o s a s i s t i r P o r l o m i s m o que algunas veces se nos h a h e c h o víctimas de análogas c a m p a ñ a s no a d m i t o en ese punto la reciproc i d a d porque esos ataques a la m o r a l i d a d de l o s gobernantes c a l a n más h o n d o y suben m á s alto de l o que l a gente se figura. -E n p o l í t i c a- -i n t e r r u m p i ó un e x a l t a d o- -h a y que a p r o v e c h a r todos los medios p a r a d e r r i b a r a u n enemigo que tanto le h a c o m b a t i d o a usted. -Y o n o s é- -r e p l i c ó M o r e t- -s i será pretencioso que y o h a g a mías unas frases de: ¡Roberto P e e l pero lo c i e r t o es, a m i g o s míos, que y o n o me muevo p o r el P o d e r me muev o por la autoridad. P a s a r o n los años, sufrió M o r e t las amarg u r a s de l a implacable hostilidad y de la c r i s i s del Miércoles de C e n i z a pasaron m á s años t o d a v í a perdió M a u r a l a j e f a tura del p a r t i d o c o n s e r v a d o r y es fama que una tarde fué D A n t o n i o M a u r a a la calle de Doña B l a n c a de N a v a r r a v él, y Morf departieron íntima v cordia mente. i D e qué h a b l a r o n los dos grandes h o m bres? Seguramente que el uno y el otro se h i c i e r o n entonces, j u s t i c i a que, si pudié ramos saber o que se d i j e r o n tendríamos explicada la h i s t o r i a política de E s p a ñ a en ios últimos diez años. ANTONIO R O Y O VILLANOVA 1 U L 1 0 1914 (U n libro acusador) E n t r e todos los l i b r o s de E m i l L u d w i g este último, Jidio: 1914, será, me parece, el que alcance m a y o r resonancia y provoque más polémicas. L a razón es harto comprensible. U n autor de biografías, por muy a d m i r a b l e s que sean, sólo atrae a u n público selecto aficionado a la H i s t o r i a o a la l i t e r a t u r a y suscita únicamente el interés de los críticos y los eruditos. M i e n t r a s que una obra nueva sobre u n tema tan vasto y complejo como el de las responsabilidades de la g u e r r a m u n d i a l se sale de la esfera l i t e r a r i a a ia h i s t o r i a política de nuestro s i g l o e x a l t a las pasiones nacionales y desencadena tormentas en la op nión pública. E s o es precisamente lo que ha o c u r r i do con la aparición en diversos i d i o m a s de Julio: 11) 14. E m i n e n t e s políticos y periodistas de diversos países se h a n visto ya en la necesidad de protestar, i n d i g n a d o s contra las acusaciones aplastantes de E m i l L u d w i g P o r q u e en efecto, el l i b r o de L u d w i g es un t e r r i b l e acto de acusación (p a r e c i d o al memorable ¡Ye aniso! de Z o l a cuando l Affaire Dreyfus) contra los p o í í t x o s y los m i l i t a r e s europeos de V i e n a S a n P e tersburgo, Berlín y P rís. en aquel verano aciago. T a l es el o r d e n de las r e s p o n s a b i l i dades, según el tamoso e s c r i t o r a emán. A d i f e r e n c i a de las más interesantes sobre l a g r a n g u e r r a (en que los estadistas y los generales sólo h a n pretendido lavarse unos de sus culpas y justificar otros sus e q u i v o c a c i o n e s) ésta de L u d w i g parece el n f o r me t e r r i b l e de un fiscal pidiendo la m á x i m a pena p a r a los instigadores del confl cto. H a bla ante el alto T r i b u n a l de la H s t o n a seña ando al b a n q u i l l o de los acusados, donde comparecen Soberanos, cancilleres, e m b a j a dores y jefes de E s t a d o M a y o r Se sitúa, a l hacerlo, p o r e n c i m a de las fronteras y de las n a c i o n a l i d a d e s queriendo encarnar l a conciencia u n i v e r s a l N i n g ú n p u e b l o- -a s e gura L u d w i g- -h a q u e r i d o l a g u e r r a s i n o unos cuantos hombres en e P o d e r cegados por el o d i o la ambición, la r i v a l i d a d y la e n v i d i a Y entre éstos, en p r i m e r l u g a r los condes de la g u e r r a como él llama a los austríacos B e r c h t o l d y F o r g a c h p r i n cipales causantes de la catástrofe en su i n sensato deseo de aplastar a S e r v i a m i l t a r mente, imponiéndole, a sabiendas, un u l timátum inaceptable. Después vienen ei m i n i s t r o ruso Z a z o n o f f el e m b a j a d o r Is- o l s k y y el presidente P o i n c a r é influyendo en el débil á n i m o del pacífico Z a r Nicolás II con la u r g e n c i a de una intervención Por último, dei lado alemán, V o n í a g o w B e t h mann y el K a i s e r G u i l l e r m o I I que tampoco quiere la g u e r r a pero c u y a i m p u l s i v i d a d l i g e r e z a en sus i n d i c a c i o n e s con guen acelerar el t r á g i c o m o m e n t o hasta que la
 // Cambio Nodo4-Sevilla