Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r i o pero su reinado fué breve y sin esplendores gloriosos; por eso no tiene un nombre decorativo... Sobre sn reinado se prolongó la sombra de su madre, como sobre un macizo de tulipanes se prolonga, hacia el atardecer, la sombra de un abeto gigante y aún no se ha puesto el sol, y ya no se ve apenas el iris de las flores... E n las M e morias de madame Campan, y con ocasión del viaje del Emperador austríaco a F r a n cia, hay un capítulo dedicado a José I I E n ese capítulo he aprendido a estimarle, aunque la intención de l a buena señora no fué, ciertamente, la de presentar al hermano de la desgraciada María Antonieta como hombre juicioso. E l le reprochaba a L u i s X V I- -d i c e- -que no hubiera visitado el hotel de Inválidos ni la Escuela M i l i t a r y hasta le aseguraba en nuestra presencia que debía conocer, no solamente todo o que existía en P a rís, sino viajar por F r a n c i a y residir a l gunos días en cada una de sus grandes ciudades... L a Reina acabó por mostrarse resentida de la indiscreta sinceridad de su hermano... U n día, en que la Reina estaba firmando órdenes de pago para las gentes de su casa, el Emperador se paseaba por la estancia; de pronto se detuvo ante ella para reprocharle severamente la manera de firmar aquellos papeles, sin leerlos... Sabiendo que M C a m p a n llenaba las funciones de bibliotecario, le hab ó de los libros que debían componer la biblioteca de una R e i n a y después de conientar nuestros autores más célebres, el asar le hizo dec i r Seguramente no hay aquí libros sobre la Hacienda y ¡a Administración. A l final, la que después fué preceptora de la Reina (Hortensia, reprueba, con un gesto de dómine con faMas, la falta de tacto y de dignidad del aún Emperador impartibus de A u s t r i a pero es posible que no se llegaran a conocer las amarguras del 89 al 93, si aquella familia hubiera tenido por consejero y hermano a este Emperador tan sin gloria, que hasta ha perdido l a escasa de dar su nombre a una calle de L i n z 1 MARIANO TOMAS G. (Potos A UN RINCÓN PINTOLAS RESCO QUE D E LINZ. UNEN ARCADAS LLEJUELAS OBSCURAS LAS CAANGOSTAS
 // Cambio Nodo4-Sevilla