Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Piamonte, 7. MADRID Antigua y acreditada Academia, dedicada a la preparación para el ingreso en la ACADEMIA GENERAL. MILITAR y ESCUELA NAVAL Profesorado competentísimo de Jefes del Ejército y la Armada. Excelente internado. Oposiciones, el 15 de mayo y l.o de junio próximo, pudiendo prepararse simultáneamente para ambas. En las últimas celebradas, esta Academia obtuvo 21 plazas, entre ellas el número 2 de la Escuela Naval. Pida informes y reglamentos. aa i g ü P o r 50 pesetas! Vajilla ñna i a SBSHBiáil Para seis cubiertos. SerwICl 11 UC so café, seis tazas. CristaleI S 3 ría grabada con inicial o flores, precioso jarro tapa niquelada. Vinagrera pie niquelado y precioso cenicero. ¡71 piezas! ¡Cuidado! ¡Todo por 50 pías. No equivocarse: CARLOS VELILLA, Concepción Jerónima, núm. 13, Madrid. Provincias, pedid catálogos. Regalos prácticos a nuestros compradores todos los días de la semana. ÉE blanca vicio EMQU SIMIA parala FABRICACIÓN de LADRILLOS MACIZOS y HUECOS Detalles y presupuestos: ALMIRANTE, t 5, Madrid. GISZÍÜU. I. E. ra PURA RAZA PRAT LEONADA a 18 y 21 ptas. dna. franco embalaje. Producción: 40.000 polluelos. Población: 5.000 aves. LA MAS IMPORTANTE D E ESPAÑA Pídanos catálogo a Consejo de Ciento, S 03, Barcelona. POLLUELOS GARANTÍA ABSOLUTA Por su filamento especial, al bario metálico, y siendo único en el mercado mundial, estas válvulas para T. 8. H, dan insuperable satisfacción. Un ensayo les Pídanse convencerá. a folletos y catálogos LAMPARAS TUNGSRAM Madrid, MONTERA, 10 Apartado 1.039, Barcelona: Diputación, 280. Lea U. BLRNGO Y HE 6 B 0 156 F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ E L PASTELERO D E MADRIGAL 153 a Gabriel de Espinosa y a fray Miguel, con el semblante resplandeciente de alegría: -Sentaos vos, señor, y vos también, padre, y perdonad si no os lo he dicho antes. L a carta y los Breves de nuestro Santísimo Padre Clemente VIII me han causado tal turbación y ta! alegría, que el gozo de verme libre de unos votos que había pronunciado contra mi voluntad, no me dejaba pensar en otra cosa. Gabriel de Espinosa y fray Miguel se sentaron, y el primero dijo a doña Ana, que le miraba con ansia de escucharle, las siguientes palabras, o por mejor decir, el siguiente discurso: -Por dichoso debo, tenerme y me tengo, señora, puesto que mis ojos ven ya la celestial hermosura de que el cielo con pródiga mano os ha dotado y que tanto anhelaba ver y admirar. A buena fortuna tengo desde este momento mis negras desdichas y mis largos y penosos trabajos, que sin ellos no llegara yo al venturoso punto en que estoy y no os hablara y os viera. Creed, señora, que si para mí tienen gran precio la Corona- y la honra que he perdido, le tiene- más la esperanza de que vos. me ansiéis y seáis mía, y. tengan en vos felice y próspero fin mts- desventuras; Por vos anhelo y por vos ansio; y más- t uiero la Corona por ceñirla a vuestra hermosa frente, que por volverla a poner sobre: la vieja y ya cansada cabeza mía; que tanto estoy ya acostumbrado a los contratiempos, a las fatigas y a las desventuras, que bien podría pasar sin ser dichoso, a no ser vos mi única dicha, y acabar obscuro y des- venturado y tenido por muerto como he vivido des- de mi juventud hasta ahora. -í A lo cual contestó doña Ana, con la vista baja y las mejillas teñidas de rubor: -No sois vos, señor, el que ganáis con que yo os ame, sino yo la que gano tanto con ser ama- da por vos, que me parece sueña y fantasía el que hayáis puesto en mí los ojos para llevarme a vos, poniéndome sobre vuestro cafazón, eligiéndome vuestra esposa. Desde el mgfriento en que vi vuestro retrato, que ha más de año, vivo turbada y combatida, porque mis vcíto ¡prohibían amaros, y mi corazón, rebelde ojf aniaba, y mi. pensamiento no podía echar de sí Vuestra imagen ni olvidaros un solo punto. Y era la verdad, señor, que cuanto más rae INMEDIATAMENTE, TRAS LA JOVEN, Y GABRIEL ENTRARON E L AGUSTINO ñora; se lo encargué con mucho encarecimiento. Voy al momento a ver lo que haya. Y María salió. -Yo no sé por qué a mí también, señora- KÜjo Luisa- me causa terror ese don Rodrigo de Santillana; tres noches seguidas he soñado que me agarraba y ponía en el tormento. ¡Jesús! No digas eso, por Dios, Luisa; me das espanto- -dijo doña Ana, poniéndose pálida, como un cadáver.