Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
QA EN S E L E C T 1 V i D A O RA de I y 4 yálvuks, ninguna interferencia. HA de 3 y 4 válvulas, de corriente continua. LOS ÚNICOS PARA 110 VOLTIOS Exclusiva en España: estañados, de 10 a 50 litros. Construcción esmerada y garantida. A g e n cia Bidones S c h m i d Igualdad, 51, Barcelona. i AtME SCH LOS PADRAZO; 20. baratísimos. Visítenos. Fuencarral, 90. Milaneses, 3. 0 F 0 S i Olt 1 ES: II A UH T A. M l E ü T 0 Y A LA- D I P U T A C I Ó N JE MADRID Plazas con 3.000 ptas. No se exige título. Para el programa, contestaciones y preparación en las clases o por correo, diríjanse al INSTITUTO KEUS, PRECIADOS, 28; PUERTA D E L SOL, 13, Y MAYOR, 1, MADRID. Regalamos prospecto. Tenemos internado US 4 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ E L PASTELERO D E MADRIGAL Doña Ana, que tenía los ojos afijos en el suelo, tomó el pliego con mano trémula, rompió el sello, y encontró bajo el sobre una carta dei Papa y tres Breves pontificios. Ahí. te envío, mi querida hija- -decía la. carta después del encabezamiento de fórmula- a mi muyquerido hijo el fidelísimo Rey de Portugal don Sebastián, cuyas desgracias merecen el amparo de todo el que tenga un corazón bueno y generoso. E l va en tu busca como el náufrago va en busca del puerto en que espera encontrar abrigo y seguridad. Tus votos fe impedían escuchar sus pretensiones, que son graves y muy importantes para la salud del sometido Portugal, y para el bien de Europa y de toda la cristiandad; por lo mismo, yo, que he recibido de Jesucristo la potestad de atar y desatar, te he absuelto de tus votos, dejándote libre, para que. puedas contraer matrimonio con el Rey don Sebastián, y ayudarle y ampararle como co a propia tuya, sin cometer en ello pecado ni ofender a Dios ni ál. mun- do. Asimismo, comoJ; ú necesitas servidores leales para ayudar en su propósito; al Rey don Sebastián, he absuelto también de sus votos, para que, sin oferi- der a Dios, puedan ayudarte, a- las dos monjas profesas agustinas del convento de Nuestra Señora de Gracia la Real de la villa de Madrigal, doña Luisa de Grado y doña María Nieto, que, según, he sido informado por el maestro fray Miguel de los Santos, te sirven y gozan de tu confianza. Asimismo te encargo la mayor prudencia y sigiló en este grave asunto, que es tal, que si se trasluciese, acontecerían grajndes desgracias, que todos tenemos el deber de evitar. Continúa, pues, y que continúen tus dos sirvientes, siendo éíí la apariencia religiosas y evitando todo lo que pudiera causar escándalo visto en una moíija y causar agravio a la buena reputación del convento. -Será aprensión, señora; como os habéi; metido en una tan grande empresa, y tan dura y tan peligrosa, nada tiene de extraño que el miedo me haya hecho ver visiones negras. -Por lo mismo, Luisa, es necesario tener mucho valor y mucha prudencia; no se llega al logro de una grande empresa sin haber dominado el temor, sin haber sufrido, sin haber luchado; sé valiente, Luisa mía, y cuando hayamos vencido, tendrás tanta más alegría y tanto más orgullo cuanto más fuerte, hayas sido en la lucha. ¡Ah, señora! Nada temáis de mí ni de mi hermana María, que venimos de nobles, abuelos; y aunque mujeres, no mancharemos la buena fama que ha ganado su noble sangre; pero acá dentro hay un poco de miedo- -añadió sonriendo la joven- y un poco de miedo es muy bueno; porque el miedo, cuando es poco, hace muy prudente a las personas. -Pues es necesario, Luisa, de todo punto necesario, prudencia y valor. -Y a está aquí el buen fray Miguel de los Santos y viene con él el honrado Gabriel de Espinosa- -dijo, entrando, María. Inmediatamente tras la joven entraron el agustino y Gabriel. Doña Ana, que al oír la voz de María había fijaido la vista en la puerta, al ver a fray Miguel y a Espinosa cambió de color, y se puso sucesivamente y con una misma intensidad, pálida y encendida. -Dejadnos solos- -dijo con voz apagada a las dos ¡jóvenes, que salieron, y continuó mirando de una manera intensa a Gabriel de Espinosa, que, algo avanzado a fray Miguel de los Santos, adelantaba hacia doña Ana con una dignidad, una soltura y una gallardía que enamoraban a la monja. Por algún tiempo nada dijeron ninguno de los tres personajes: ni doña Ana, ni Gabriel, ni fray Miguel. Al fin, Gabriel de Espinosa sacó un pliego- envuelto en un paño de seda, le desenvolvió, le besó sobre el sello, que era el sello pontificio, se acercó más a doña Ana, y la dijo, entregándola el pliego: -Antes de que hablemos una sola palabra, señora, acerca de nosotros, ved lo que para vos me ha entregado nuestro. Santísimo Padre- Gemente V I H 1 Una inmensa alegría uminaba el semblante de dona Ana; sin acabar de le i; la carta del Papa, desdobló los otros tres pliegos A los examinó. Estaban escritos en latín y V r a n tres Breves que anulaban los votos de doña Ana de Austria y de las otras dos jóvenes. X. Doña Ana se levantó, guardó en n secreter aquellos. papeles, volvió a sentarse en eljeanapé, y dijo-
 // Cambio Nodo4-Sevilla