Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Confecciones MMSI rtURALLAh Trincheras para señora, -caballero y niños. Superan a todas las marcas nacionales, en corte, confección y calidad. Comprando trincheras M U R A L L A h a b r á empleado bien su d i nero. P í d a l a en todas partes. E n v í o gratis el catálogo general ilustrado de mis confecciones a los comerciantes que lo soliciten. M U ü f A I U M gfg U R L L A 5 MARCA R E G I S T R A B A Manuel tf. Gutiérrez Apartado 203, Santander. Depósito: Farmacia R o m á n y Saco, Orense. E n M a d r i d TJrquio ía y farmacia Gayoso. Agua de Sungora N O M A S C AJÍ A S ni cabellos débiles. OE LUJO Y ESTELO MAQUINARIA Y ÚTILES PARA FABRICAS DE ENVASES DE HOJALATA y OE ARTÍCULOS METÁLICOS XJn nuevo braguero sin palas. i ra s CNDÍiKWOOD Gold Standard desde seis pesetas semanales, diez años de g a r a n t í a Entrega inmediata. CASA ORGA, Caballero de Gracia, 24, M A D R I D económicos y de AÍQuHcr. i 1 hoyos viruela antiguos; cutis levantado, erupciones piel y herpétieas, escrófulas, manchas, paño embarazo y sol, pecas, arrugas, espinillas, granos. Cura lepra, v i ruela y la erisipela en el acto. Suaviza y blanquea. E n Madrid, por mayor, Centros específicos. Principales perfs. drogs. y farms. Frasco, 4 y 7,50 ptas. uita HÍ 1 S 1 EÍB Cómodo y racional, para evitar el gran peligro de vuestras hernias voluminosas. V. Sobrino. -Infantas, 7, M A D R I D dSOO ata fes piel a cualquier- prea y facilidades de pagos. Renares, echarpes, pieles sueltas en todas clases, a precios increíbles. Reclamo: Petit- gris, 3,50 ptas. L A C A S A D E L A S F I E L E S Caballero de Gracia, 50, Madrid. Contra el pelo y vello, EXTIRPADOR DOCTOR B E R E N G U E R inofensivo. Gayoso, Arenal, 2, Madrid, y en todas partes y Centros. Lea P BLEMOQ Y fOBQ i6 z FERNANDEZ Y GÜNZALEZ EL PASTELERO D E MADRIGAL 163 la hicisteis vuestra, y sin ser amada la sin ventura os dio hijos? ¡A h Rey don Sebastián! ¿Y por qué desde este punto no dejo yo de amaros, al conoceros desagradecido e insensible para esa mujer que os ha dado más de l o que yo puedo daros, y en vez de perder el amor que os tengo, os amo más, y más por vos me empeño? -P o r q u e el amor baja del cielo- -dijo Gabriel de Espinosa- y no amamos porque queremos, sino porque el amor nos roba la voluntad y nos hace sus esclavos; no se ama de agradecido, n i hay beneficio que, llevándose más allá del agradecimiento, nos embargue el alma y la entregue enamorada a quien ha sido tan bienhechor nuestro que le debemos a un tiempo la vida, la honra y la fortuna. Y o quise poder más que Dios, trocar mi agradecimiento en amor; soñé, y desperté de m i sueño demasiado tarde: M a ría se había convertido por m i amor; María había creído las palabras y las promesas que yo la di y la ¡hice, fingiéndome enamorado, o creyéndome tal vez enamorado de agradecido; yo mandé a mi corazón que amase, que yo creía poder mandar en mi corazón; yo quise que m i alma dijese por medio de mis ojos amores a aquella desdichada, y hubo un p- unto en que su gran hermosura me quitó la razón; hubo un punto en que yo, que nunca había amado, creí amor lo que sólo era agradecimiento y deseo. Pero yo no amaba; yo me encontré obligado sin voluntad, empeñado sin placer, cautivo de m i agradecimiento, i Gabriel de Espinosa se detuvo. Entonces, que protestaba de sus relaciones con Sayda M i r l a n delante de doña A n a amaba con toda l a violencia de su alma a Sayda Mirian. ¡Y cosa horrible! A pesar del amor intenso que por Sayda M i r i a n sentía, la altiva belleza de doña A n a esa belleza espiritual, típica, por decirlo así, de las damas de la Casa de Austria, fascinaba, dominaba, envolvía a Gabriel de Espinosa; y l a fuerte pureza de doña A n a la delicadeza voluptuosa de su esbelta y dulce forma, un no sé qué de verdaderamente noble y grande que de ella fluía, la nítida y transparente blancura de su tez, el rubio pálido y bellísimo de sus cabellos, l a mirada de sus grandes ojos celestes, fija, ansiosa, enamorada, en los ojos de Gabriel le hacían desearla con un empeño voraz. Pero al mismo tiempo Gabriel de Espinosa veía entre la mirada celeste de doña A n a y l a suya la. ne- GUAItDO S I L E N C I O G A B R I E L D E ESPINOSA. E I N C L I N O L A CABEZA SOBRE E L PECHO gra e incontrastable mirada de Sayda Mírian, y mientras hablaba, escuchaba en su oído el terrible acento de la sultana, que le decía: Mientes al afirmar a esa mujer que no me amas; o estás loco o eres un villano. j. Y Gabriel de Espinosa, no pudiendo resistir a
 // Cambio Nodo4-Sevilla