Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 10 DE ENERO DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 11 JACK HOLT PROTAGONISTA DE E L SUBMARINO VISTO POR CEERIAN lícula sonora, en jerga yanqui, constituye una tentativa más de americanizar el mundo. Donde no se puede introducir ese idioma por ¡a fuerza- -como en Puerto Rico. Filipinas, Haití- -se trata de darlo disuelto en una diversión, a fin de que se vaya despertando la apetencia de conocerlo. Uno de los grandes dirigentes de la producción cinematográfica alemana- -M. M i l l a k o w s k i- -acaba de realizar un viaje a París, para formalizar el intento de emancipar a Europa del monopolio cinematográfico ultramarino. A esa tentativa ayudará la curiosidad que; el público siente por los films sonoros. E n el silencioso, el monopolio se pudo establecer, y se mantuvo fácilmente. Fué una cuestión de dólares. Y además, ejercía su influjo con cierto pudor, con cierto respeto a los demás puebios, puesto que para Iosepígrafes adoptaba su lengua en cada caso, y así no desenmascaraba la intención de colonizarlo. Mientras que desde el momento en que se ha pretendido introducir con las películas el idioma extraño, la sensibilidad de los públicos que no la han perdido totalmente se han rebelado contra lo que parect un propósito humillante. Aquí el capitalis mo norteamericano ha tropezado con resistencias espirituales, de las que no se venceh con dinero. Ese exceso de imperialismo ha llevado en sí mismo el remedio adonde quería llevar el mal, puesto que ha hecho breves películas, que deparaban idea exacta de los horizontes abiertos ante el séptimo arte por la sincronización perfecta de la v i sión y el sonido. Esta segunda sesión ha constado de dos partes: en la primera- -aná oga, por su materia, a la precedente- -se ha proyectado u film, obtenido por el movietone, cuyo asunto era la presentación hablada de unas cuantas estrellas de la pantalla; en la Otra conocimos una película sincronizada a base de discos, cuya técnica no difiere de las producciones mudas. Naturalmente, a los aficionados les ha comp cido más el primer sistema, muy próJUAN P U J O L ximo ya a la perfección, que será alcanzada cuando se consiga dar a la voz y a los E L E M P L E O D E R U I- sonidos su volumen exacto. Por cierto D O S E N E L C I N E M A- rida película que Sombras blancas- -la refesincronizada- -es, prescindando de los sonidos, que están muy bien loTÓGRAFO grados, de lo mejor del año. L a ha editado la Metro Goldwyn Mayer, y con sus U n a opinión interesante principales intérpretes, inspiradísimos, R a L a Sovkino rusa ha probado, con buen quel Torres y Montes Blüe. resultado, el empleo del diálogo en algunas de sus últimas películas. A este respecto, El ayudante del Zar el productor de El fin de San Petersburgo, V L Pudovkin, ha declarado a un perioEste film, de las Selecciones Gaumont dista alemán: (Diamante A z u l) nos presenta a una bella L a marcha triunfal del film sonoro no nihilista italiana, que, enamorada de un ayupuede ser ya contenida; pero, a mi juicio, dante del Zar, lucha entre sus compromisos los métodos que se emplean hoy para pro- sectarios y su pasión, hasta que, claro es, ducir el film sonoro son equivocados y no el corazón triunfa, no sin que antes nos hacorresponden al objeto que se busca. Coja- yamos aburrido ligeramente. mos, por ejemplo, los films sonoros yanquis. Aparte la lentitud del asunto, esta pelícuNo hay duda que, técnicamente, están muy la- -discretamente interpretada por Carmen bien y que reproducen perfectamente los ¡o- Boni e Ivan Mojouskine- -sólo merece elonidos. Pero dan la impresión de una gran gios, pues son excelentes su dirección por frivolidad y de que si utilizan la palabra Wladimiir Strijesosky; la propiedad del es porque se empeñan en hacer films sono- tecnicolor, el lujo de los interiores y la feros, no por exigencias de la obra de arte. liz disposición de las escenas. Es totalmente superfluo subrayar con palaL a ha proyectado el Pathé Cinema. bras una acción dramática o cómica. S i un hombre besa a una mujer no se necesita acentuar la situación con las palabras- T e L o s cosacos amo M i s ideas acerca de la significación E n esta cinta, de l a Metro Goldwyn M a genuina y de las posibilidades reales de los yer, George H i l l nos hace conocer algo de la ruidos en el cine son muy diferentes. vida cosaca, atenida al lema del hombre para Pondré como ejemplo la siguiente situa- ¡a guerra; la mujer, para la labor, y Dios, ción: Una mujer acompaña a su marido a sobre todas las cosas. la estación. E l tren va a salir en seguida. L a obra traduce el ambiente escogido con E n aquel mismo mohiento recuerda ella- que realismo perfecto, reproduciendo admirabletiene que decir algo importante a su esposo. mente los arriesgados ejercicios y acrobaPero no consigue recordar lo que es. A l g o cias de los famosos jinetes y un dramátimuy grave, desde luego, pero ¿qué? Y. mien- co encuentro, de singular verismo, entre cotras intenta, desesperadamente, hacer memo- sacos y circasianos. ria, oye- ¡terrible alucinación! -el pito del L a fotografía es admirable, y afortunatren que sale, el ruido isócrono de las rue- da la interpretación que realizan John G i l das. Se halla tan excitada que no puede do- bert, Renée Adorée y Ernest Torrence. minar sus pensamientos; sabe que dentrode L a hemos contemplado en el teatro pocos minutos partirá su esposo. E l ruido Lloréns. del tren suena en sus oídos. Pero el tren continúa, a su lado, inmóvil. Giraldine Este ruido proporcionará una gran intenN o es cinta de grandes pretensiones, pero sidad a la situación dramática. T a l es. en efecto, la utilidad del cine sonoro: dar más sí más divertida por el interés de los epivigor a la expresión dramática. Y tal es sodios de la comedia que le da argumento. mi posición ente a los ruidos en la panDe buena fotografía y dirección atinada, talla. Por sí mismos estos ruidos no tienen procede de la Julio César, y la ha pasado el ningún valor. Es preciso saberlos émp ear. Pathé. M u y bien Eddie K u i l l a n y Marión Nixon. E n Rusia no aspiramos a llevar el teatro a la pantalla, sino que deseamos crear un nuevo medio de expresión. Sobre las huellas reaccionar violentamente a las muchedumbres. Quiéralo o no- -dice Gastón Thierry, en un estudio reciente- el cinematógrafo americano va a nacionalizarse, y su acción exterior, por lo mismo, a disminuir Por consiguiente, opina, decrecerá su influencia en el extranjero. Y este es el momento de que cada nación- -sobre todo las. que tienen, como la nuestra, tantos elementos adecuados- -recupere la dirección de ese poderoso instrumento ci e propaganda, por lo menos a l d o n de el idioma sería para ella una ventaja, v un obstáculo para sus posibles concurrentes. 1! LOS ESTRENOS D E L A SEMANA E N SEVILLA E l cine sonoro E l suceso culminante de la semana tenebrosa ha sido la presentación, por el señor Lloréns, del cine sonoro. Y a el año pasado el propio Sr. D. Vicente, tan pronto siempre aapartarse de las sendas rutinarias, nos ofreció un sugestivo avance de aquella interesanfe novedad al proyectar una serie de También la hemos conocido en el Pathé, y es película muy emocionante, debida a la Casa Gaumont. Transcurre la acción en el Canadá, y le dan singular interésalas movidas luchas que presenta entre un criminal y un polic a, inspirado éste en los sentimientos de abnegación característicos en la Real Po icía M o n tada de aquel país. Sobre las huellas está hermoseada por lindas fotografías de paisajes nevados. Aumenta- sus atractivos el acierto con que trabajan Ruth Miller, Rex Larrey y demás intérpretes.